Razones por las que necesitamos el reglamento sobre agua limpia

Nota: Publicado en español en el Blog de la Casa Blanca el 27 de mayo de 2015: https://www.whitehouse.gov//2015/05/27/razones-por-las-que-necesitamos-el-reglamento-sobre-agua-limpia
Escrito por Gina McCarthy y Jo-Ellen Darcy

Nota del editor: Este blog se publicó originalmente en inglés por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos. Puede leer la publicación original aquí.

 

El día de hoy, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA en inglés) y el Ejército están por finalizar un reglamento sobre agua limpia para proteger los riachuelos y los humedales de los que dependemos para tener buena salud, reactivar la economía y sostener nuestro estilo de vida.

Ahora que se acerca el verano, muchos de nosotros tenemos pensado pasar el rato al aire libre con amigos y familia, ya sea pescando, remando, surfeando o nadando. Es importante que estén limpios los lagos y ríos que nos encantan, pero los riachuelos y los humedales que los alimentan también deben estarlo. Esta es solamente una de las muchas razones por las que este reglamento es tan importante. A continuación les presentamos algunas más:

El agua limpia es vital para nuestra salud.

Una de cada tres personas que viven en Estados Unidos obtiene agua potable de los riachuelos que carecían de protección contra contaminación sin el reglamento sobre agua limpia. Una vez finalizado el reglamento, este ayudará a proteger la salud de 117 millones de personas que viven en Estados Unidos.

Nuestra economía depende del agua limpia.

Los sectores económicos más importantes, desde manufactura y producción de energía hasta agricultura, servicios alimenticios, turismo y ocio, dependen del agua limpia para funcionar y florecer. Sin agua limpia, la actividad comercial se paraliza, lo cual es una realidad a la que muchos pequeños empresarios se enfrentaron en Toledo el año pasado cuando el agua potable estuvo contaminada por varios días.

El agua limpia ayuda a que las granjas progresen y este reglamento no deroga las exenciones para agricultores.

Las granjas de todo Estados Unidos dependen de agua limpia y confiable para el ganado, los cultivos y la irrigación. Actividades tales como la plantación, la cosecha y el traslado de cabezas de ganado a través de riachuelos han sido exentas de la Ley Federal de Agua Limpia; y el reglamento sobre agua limpia no lo modifica. El reglamento final no genera requisitos nuevos de obtención de permisos para la actividad agrícola, sino que conserva todas las exenciones y exclusiones que ya existen, e incluso agrega más exclusiones en los casos de lagos y estanques artificiales, depresiones llenas de agua por construcción y zanjas de pastizales; todo ello con el fin de dejar claro que nuestro objetivo no es entrometernos con el sector agrícola. Al igual que antes, solo se necesita un permiso en virtud de la Ley Federal de Agua Limpia si se contamina o destruye una fuente de agua; y todas las exenciones para el sector agrícola permanecen vigentes.

El cambio climático conduce a que la protección de nuestros recursos acuíferos sea aún más esencial.

Los efectos del cambio climático, como sequías más intensas, tormentas, incendios e inundaciones, sin mencionar temperaturas más cálidas y el aumento del nivel del mar, amenazan el suministro de agua.

No obstante, los arroyos y los humedales limpios pueden proteger a las comunidades al atrapar agua de inundaciones, conservar humedad durante sequías, recargar el suministro de agua subterránea, filtrar la contaminación y brindar un hábitat para los peces y la fauna salvaje. Al tener estados como California en medio de una sequía sin precedente, es más importante que nunca que protejamos el agua limpia que aún tenemos.

Tener protecciones claras se traduce en agua limpia.

La Ley Federal de Agua Limpia ha protegido nuestra salud por más de 40 años, y ha ayudado a nuestro país a limpiar cientos de miles de millas de canales contaminados. Sin embargo, las decisiones que el Tribunal Superior tomó en 2001 y 2006 dejó muchas preguntas sin contestar con respecto a la protección que gozaba el 60 por ciento de arroyos y millones de acres de humedales del país. Con el uso de lo último en la ciencia, este reglamento aclara la confusión mencionada anteriormente, ya que por primera vez en más de una década brinda mayor certidumbre sobre las fuentes de agua potable que es importante proteger.

La ciencia nos muestra las fuentes de agua potable que hay que proteger.

Para redactar el reglamento sobre agua limpia, los organismos encargados utilizaron los últimos descubrimientos científicos, entre ellos un informe que resume más de 1200 estudios científicos publicados y revisados por expertos en la materia, que demostraron que los riachuelos y los humedales desempeñan un importante papel para conservar limpios los canales en los que desembocan, como ríos y lagos.

Ustedes pidieron mayor claridad.

Integrantes del Congreso, funcionarios estatales y locales, grupos industriales, agrícolas y medio ambientales, científicos y el público en general le pidieron a la EPA y al Ejército que aclararan qué fuentes de agua están protegidas por la Ley Federal de Agua Limpia. Estos organismos están respondiendo a aquellas peticiones con este nuevo reglamento y también están abordando las decisiones del Tribunal Superior. La EPA y el Ejército realizaron cientos de reuniones con las partes interesadas de todo el país, revisaron más de un millón de opiniones públicas y escucharon detenidamente la perspectiva de todos los frentes. Toda esta información recopilada dio forma y mejoró el reglamento final que el día de hoy anunciamos.

Es importante mencionar que hay muchas cosas que el reglamento no cubre.

Este reglamento solo protege el agua potable que originalmente ha sido cubierta bajo la Ley Federal de Agua Limpia. No interfiere con derechos de propiedad privada y solamente abarca el agua, no el uso de la tierra. Tampoco regula la mayoría de las cunetas, ni el agua subterránea ni los flujos poco profundos del subsuelo y no modifica el reglamento sobre irrigación ni transferencia de agua.

Esta publicación presenta algunas de las muchas razones por las que es importante contar con este reglamento y con agua limpia; entérese de más aquí, y comparta sus razones usando la etiqueta #CleanWaterRules #AguaLimpia.

Gina McCarthy es la administradora de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos. Jo-Ellen Darcy es subsecretaria de Obra Civil del Ejército de Estados Unidos.

 

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.