Celebrando las mujeres que posibilitan la protección ambiental

Por Gina McCarthy, administradora de la EPA

Al publicar su libro innovador en 1962, Primavera silenciosa, Rachel Carson convirtió la prosa en una poderosa herramienta para el bien. Ella transformó nuestra perspectiva sobre el mundo natural que nos rodea, al informarnos sobre los peligros de la aplicación rampante del DDT, un poderoso pesticida que envenenó a las aves. Su libro creó conciencia acerca de los peligros del uso excesivo de los plaguicidas y lanzó el movimiento medioambientalista.
Carson, una bióloga marina, trabajó por muchos años en el servicio público como una editora en el Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre (infórmese mediante una grabación que compartí con la Casa Blanca). Ella y muchas otras como ella, abrieron el camino para un sinnúmero de mujeres a lo largo de los años—científicas, investigadoras, activistas y organizadoras—que vencieron todos los obstáculos para decir las verdades que tenían que ser dichas.

 

Marzo es el Mes de la Historia de la Mujer, un momento para celebrar las mujeres valerosas que ayudaron a desarrollar y avanzar el progreso ambiental moderno.

 

A lo largo de los últimos 45 años de liderazgo de la EPA, hemos logrado tremendos avances—al recortar dramáticamente la contaminación del aire, al limpiar nuestra agua y tierra, y al proteger a las comunidades vulnerables del daño. Este mes, honramos a los líderes que surcaron los caminos para que las mujeres siguieran en sus pasos—desde las cuatro mujeres quienes fungieron como administradoras de la agencia previamente, a un sinnúmero de otras quienes vencieron el prejuicio para transformar la sociedad.

He aquí tan solo algunas de estas mujeres líderes, quienes moldearon y avanzaron el movimiento medioambientalista como lo conocemos hoy en día.

  • Rosalie Edge fue la primera mujer en fundar y liderar una organización defensora del medio ambiente en el 1928. También fue una sufragista consumada. Una aficionada a la observación de aves, ella fundó el Santuario Montañoso para Halcones, la primera reserva del mundo para aves de rapiña.
  • Polly Dyer ayudó a proteger las costas prístinas del Estado de Washington. Ella organizó y abogó a favor de la protección del Bosque Nacional Olímpico, y lideró los esfuerzos de muchos años por aprobar la Ley de Áreas Silvestres de 1964.
  • Peggy Shepard fundó WE ACT (Tomamos acción) para la Justicia Ambiental en el 1988 y lleva muchos años como líder de dicha organización. WE ACT fue la primera organización en Nueva York en enfocarse específicamente en la limpieza del medio ambiente para proteger la salud y mejorar las vidas de las personas de color.
  • Sylvia Earle, una destacada oceanógrafa, lideró más de 50 expediciones de investigación bajo el mar. A principios de los 1990, ella fue la primera principal mujer científica de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica. La Revista Time la catalogó como la primera Héroe del Planeta en el 1998.
  • Vivian Malone Jones luchó toda su vida por los derechos civiles. En el 1963, fue una de las primeras estadounidenses africanas en matricularse en la Universidad de Alabama cuando esta institución académica admitió estudiantes de origen africano. Como parte de su lucha por los derechos civiles, luego emprendió una carrera profesional en la EPA, donde pasó varios años como una importante campeona de la justicia ambiental.

En los años sesenta, gracias a la visión vanguardista de Carson, el President Kennedy tomó acción que condujo finalmente a la prohibición del DDT. Si ella nos pudiera ver ahora, Carson no tan solo estaría orgullosa de nuestra marcha hacia un medio ambiente más limpio, sino también por nuestra marcha hacia una sociedad más equitativa. En la actualidad, alrededor del 40% de los científicos e ingenieros en la EPA son mujeres. No obstante, sabemos que queda mucho por hacer en ambos frentes.

Yo espero que se unan a nosotros este mes y todos los meses en celebrar a estas mujeres increíbles y que ustedes también compartirán las historias de las mujeres visionarias que les han inspirado.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

Rachel Carson y la expansión de la conversación acerca del ambientalismo

(Esta entrada fue publicada inicialmente en inglés en el blog de la Administradora)

Por la administradora Lisa P. Jackson

Esta semana se conmemora el 50mo aniversario de la publicación del innovador libro de la ecóloga Rachel Carson, Primavera Silenciosa, en el 1962. Para el 1970, se había establecido la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU.

Eso no fue una casualidad.

La Primavera Silenciosa de Rachel Carson lanzó el movimiento ambientalista de hoy en día y cambió el mundo en el cual vivimos.

En su libro, Carson discutió el uso amplio y perjudicial de ciertos plaguicidas, especialmente el DDT, una sustancia tóxica que por poco elimina nuestro símbolo nacional, el águila calva. EPA prohibió el uso de ese plaguicida en 1972.

La obra de Rachel Carson ayudó a los estadounidenses a hacer las conexiones entre su salud y la salud del medio ambiente.  Sus esfuerzos ayudaron a encender la conversación acerca del ambientalismo en Estados Unidos.

Una de mis prioridades como administradora de EPA ha sido el continuar lo que Rachel comenzó al trabajar para expandir la conversación acerca del ambientalismo. El acercar a las personas a dialogar acerca de asuntos ambientales es esencial. Queremos que las madres y los padres sepan cuán importante es el aire, agua y tierra limpia para su salud y la salud de sus hijos.  Queremos continuar  fomentando la participación de áfrico-americanos y latinos para ampliar la conversación acerca de los retos ambientales para que podamos abordar las disparidades de salud que resultan de la contaminación que afecta a las comunidades de bajos ingresos y minoritarias. Se logrará la justica ambiental cuando todo el mundo disfrute del mismo grado de protección de los riesgos ambientales y a la salud y tengan el mismo acceso al proceso de toma de decisiones para tener un medio ambiente saludable donde viven, aprenden y trabajan.

A pesar de que hemos alcanzado un gran progreso desde la publicación de la Primavera Silenciosa, todavía tenemos mucho trabajo por hacer.  Las enfermedades del corazón, el cáncer y enfermedades respiratorias son tres de las cuatro amenazas fatales a la salud en los Estados Unidos. Estas representan más de la mitad de las muertes en la nación y las tres están vinculados a causas ambientales.  Los asuntos ambientales son asuntos críticos para la salud y necesitamos que todos los estadounidenses participen en esta conversación.

Rachel Carson ayudó a enseñarles a muchos estadounidenses que, aunque quizás no se consideren como ambientalistas, los asuntos ambientales sin lugar a duda juegan un papel importante en su salud y el futuro de la nación.

Su mensaje permanece tan cierto y tan crítico en la actualidad como lo fuera hace 50 años atrás.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.