Gracias–No lo podríamos lograr sin ustedes

Por Lina Younes

La ciencia es la piedra angular de todo lo que hacemos en EPA.  Esa es básicamente nuestra mantra. La investigación científica nos brinda la información clave que necesitamos para proteger la salud humana y el medio ambiente. Además, nos da los conocimientos para entender mejor los riesgos a la salud humana y a los ecosistemas, así como los medios para desarrollar soluciones innovadoras para prevenir la contaminación para lograr un mundo mejor. En fin, las ciencias son esenciales para el proceso de toma de decisiones de la Agencia.

Sin embargo, la ciencia no es una teoría abstracta que existe en un vacío.  Son parte de nuestra vida cotidiana.  La investigación científica es realizada por individuos, hombres y mujeres, ingenieros y científicos que son los verdaderos propulsores de las acciones de la Agencia. A fin de reconocer sus contribuciones, hemos destacado algunos de nuestros científicos e investigadores en nuestras páginas en inglés y español.  Recomiendo que visiten estas páginas para aprender más acerca de cómo se iniciaron en sus carreras y sus importantes contribuciones en favor de la protección ambiental.

Personalmente, espero que los perfiles de nuestros científicos ayudarán a inspirar la próxima generación de profesionales que dedicarán sus vidas a carreras en ciencia, tecnología, ingeniería y matemática (STEM, por sus siglas en inglés). Al leer sus perfiles, verán una diversidad de individuos con trasfondos variados que comparten muchos intereses y metas en común.  Nunca es tarde para comenzar.

Nuevamente, a nuestros científicos, gracias por lo que ustedes hacen diariamente para hacer este mundo más sano, saludable y VERDE.

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como portavoz hispana de la Agencia, así como enlace de asuntos multilingües de EPA. Además, ha laborado como la escritora y editora de los blogs en español de EPA durante los pasados cuatro años. Antes de unirse a la Agencia, dirigió la oficina en Washington, DC de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales a lo largo de su carrera profesional en la Capital Federal.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

Un viaje de toda la vida desde las aldeas de Guatemala

Por Ana Corado

Quiero contrales la historia de como resulté saliendo del Centro Sava en Belgrado, Serbia, una noche brumosa de viernes, después de una larga semana de discusiones relacionadas con la gestión de químicos a nivel internacional.

Mi historia empieza hace muchos años, como niña en Guatemala, donde nací y crecí.  Mis padres trabajaban con organizaciones comunitarias e internacionales dedicadas a la educación rural en un país que tiene más de 20 grupos étnicos indígenas.  Desde que recuerdo, mis vacaciones escolares consistían en vivir en aldeas remotas donde otros niños usaban ropas no tradicionales y hablaban lenguajes indígenas.  Aun ahora recuerdo el aire de las montañas, los nacimientos de agua, los bosques de pino y las noches estrelladas.  Las aldeas no tenían electricidad y la mayoría no tenían agua potable.  Nuestros días consistían en tareas básicas: recoger agua, lavar ropa a mano, ayudar a juntar el fuego, cocinar, o caminar por sembrados de maíz discutiendo prácticas agrícolas.  A pesar de los escasos recursos materiales, los campesinos en esas comunidades nos recibieron cordialmente en sus vidas.

 

 

Estas experiencias de la niñez me enseñaron una lección importante en la apreciación de otras culturas.  Esta lección la aplicaría al venir a los Estados Unidos a seguir estudios avanzados en ingeniería ambiental y luego al hacerme ciudadana.  Empecé mi carrera profesional en Los Angeles trabajando en asuntos relacionados a la protección del agua, y luego pasé a trabajar para la oficina regional de la EPA en San Francio, y después a la sede de la EPA en Washington, donde inicié my trabajo en la Oficina de Asuntos Internacionales y de Tribus.
Mi interés en asuntos técnicos me llevó a la Oficina de Prevención de la Contaminacion y Tóxicos de la EPA [http://www.epa.gov/oppt/index.htm] donde yo trabajo en asuntos de gestión de sustancias químicas a nivel internacional.  Diariamente, proveo la base técnica para los esfuerzos de EEUU con nuestros colegas a nivel internacional.  Asisto a reuniones internacionales donde los países discuten cómo van a trabajar juntos para asegurarse de que las sustancias químicas son usadas y producidas en formas que minimicen los posibles efectos negativos a la salud humana y al medio ambiente.   De nuevo, mis experiencias de la niñez con diferentes culturas me ayudaron a entender mejor la necesidad de trabajar diplomáticamente con colegas alrededor del mundo.  Este trabajo me llevó a esa noche fría en Belgrado, donde a pesar de sentirme cansada después de la larga semana de discusiones, tuve la satisfacción de que 150 delegados a la reunion concordaron en continuar los esfuerzos para reducir el uso de plomo en pinturas a nivel global y a promover el uso de alternativas para químicos perfluorinados.

Dr. Ana Corado es una ingeniera ambiental en la Oficina de Prevención de la Contaminación y Tóxicos y miembro del equipo de trabajo internacional.  Ella ha trabajado en asuntos ambientales por más de 20 años en los EEUU donde reside con su esposo e hija.  Ella continua dando apoyo a iniciativas educativas en Guatemala.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.