Desarrollemos nuestro Lórax interior

Normal
0

false
false
false

EN-US
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin-top:0in;
mso-para-margin-right:0in;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0in;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

Por Isabel Long

“You’re in charge of the last of the Truffula Seeds.
And Truffula Trees are what everyone needs.
Plant a new Truffula Tree. Treat it with care.
Give it clean water.  And feed it fresh air.
Grow a forest. Protect it from axes that hack.
Then the Lorax
And all of his friends
May come back.”

Dr. Seuss, The Lorax

Normal
0

false
false
false

EN-US
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin-top:0in;
mso-para-margin-right:0in;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0in;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

Traducción de la cita del libro El Lórax por Dr. Seuss:

“Estás a cargo de la última de las semillas de los Truffula.

Y los árboles Truffulla son lo que todos necesitan.

Siembra un nuevo árbol Truffula. Trátalo con cariño.

Dale agua limpia. Y aliméntalo con aire fresco.

Siembra un busque. Protégelo de las hachas que talan.

Entonces el Lórax.

Y todos sus amigos.

Podrían regresar.”

 

El idioma inglés no es mi lengua materna, por lo que no crecí escuchando las rimas de los libros de Dr. Seuss.  Pero  algunos meses atrás, mi marido le compró el libro “El Lorax” a nuestro hijo de tres años   Un día, entré en la habitación cuando leían las últimas páginas que mostraban la destrucción de los espectaculares árboles  “Truffula .”  Mi hijo tenía una mirada seria.  Llegamos a la última página, cuando el “Once-Ler” lanza su llamado a la acción. La escena me cautivó. Sin un vocabulario científico, en una forma bien gráfica, este cuento exponía la historia que hemos visto reiteradas muchas veces, el  daño producido por el uso ilimitado de los recursos naturales.

La historia toca un tema que ha estado en mi mente por algún tiempo, especialmente después de ser madre: cómo y cuándo la ética medioambiental comienza a desarrollarse.  El famoso naturalista, Aldo Leopoldo en una de mis citas favoritas dice: “La evolución de una ética medioambiental  es tanto un proceso intelectual, como emocional.”  En mi caso, la relación emocional con la naturaleza ha estado conmigo por mucho tiempo  como un visitante silencioso, sin conocimiento de la discusión intelectual.  En mi niñez  las conversaciones de sobremesa eran sobre temas políticos, sobre arte o literatura, nunca sobre ciencia.

No fue hasta que trabajé para una de las organizaciones medioambientales más grandes del país que mi ética medioambiental se conectó con el proceso intelectual.  Y clic, el círculo se completo.  Obviamente  trabajando en Washington DC  me informé de la discusión política,  pero lo más importante fue que aprendí la relación personal que existe entre esos maravillosos paisajes naturales  que adoro y nuestra responsabilidad que nos cabe como sociedad, no solo por estas tierras, sino también por el agua que bebemos y el aire que respiramos. 090313 Blog PHOTO NPLD Isabel

Y fue unos meses atrás que escuché el mismo mensaje en la Conferencia de La Casa Blanca, “Mujeres y Medio Ambiente.”  En un discurso convincente, la administradora de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA en sus siglas en inglés), Gina McCarthy,  nos llamaba a conectar a nuestros niños  con la naturaleza, más aún, McCarthy, recalcaba la importancia de la relación visceral que tenemos que tener con la naturaleza.  McCarthy precisaba que  solo así nos daremos cuenta de lo que está en peligro si no protegemos nuestro medio ambiente.

Es por esto que una vez más, defenderé la importancia de la conexión emocional con la tierra y la naturaleza que Aldo Leopoldo y Gina McCarthy reflexionaron.  La ética intelectual sobre el tema naturalmente se desarrollará si la parte emocional está en nosotros.  Pero si carecemos de esta última, seremos sólo individuos discutiendo, no líderes.  Seamos más como el Lorax, defendamos los árboles Truffula, protejamos esos maravillosos paisajes vírgenes esparcidos por el mundo, demandemos aire y agua pura para nuestras familias y las generaciones futuras. 

 

Acerca de la autora: Isabel Long es originalmente de Chile. Labora en la Oficina de Administración de Terrenos (BLM, por sus siglas en inglés)—Estados del Este en el Departamento del Interior de EE.UU. Ella es la co-fundadora del Proyecto de Excursiones de Diversidad Juvenil de los Estados del Este en consorcio con el Sierra Club, la Coalición Nacional de Cambio Climático (NLCCC, por sus siglas en inglés), el Consejo Nacional Hispano Ambiental (NHEC, por sus siglas en inglés), y la Escuela Charter César Chávez en Washington, D.C.

 

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

Naturaleza, maternidad y la Madre Tierra: Celebrando la naturaleza en el Mes de la Hispanidad

Por Isabel Long

Recuerdo con nostalgia los picnics con mi familia en mi querido país de origen, Chile.  Sí, allá abajo, lejos en Sudamérica.  Empezábamos los arreglos con la preparación de los sandwiches y el cocido de huevos (“Huevos Cocidos” son un clásico de la cultura de picnics de Chile).  Mis padres no eran precisamente fanáticos de las actividades al aire libre, pero sin duda toda la familia disfrutaba de nuestras aventuras en la naturaleza, con la constante compañía de los majestuosos Andes a nuestro alrededor.  Ahora, cada vez que salgo a disfrutar con mi hijo del Parque Glencarlyn al lado de mi casa, las memorias de esos picnics se me vienen a la cabeza, especialmente cuando veo grupos de familias, mayoritariamente latinas, haciendo picnics cerca del riachuelo. 

Creo que no es un cliché que los latinos somos apegados a nuestra familia y que las comidas se comparten como una comunión fraternal entre la familia y los buenos amigos, o  que ante la llegada de buenas noticias no podemos omitir la celebración correspondiente.  Por esto creo que si bien tenemos el mismo amor y pasión por la naturaleza, estamos más cerca de la “experiencia social” que las “caminatas solitarias” del conservacionista estadounidense John Muir.

Como hispanos, muchos de nosotros tenemos una herencia cultural indígena que ha sido asimilada en la conexión con nuestras raíces, con la Madre Tierra, con la Pachamama como la llaman los pueblos andinos.  Es este sentimiento que quiero pasar a mi hijo.  La Madre Tierra nos provee, por lo tanto, es nuestro deber tener una relación sustentable con ella.  Y la naturaleza nos entrega mucho más, de especial importancia para los niños; el valor de lo simple, el conocimiento de la interconectividad de medio ambientes (ecosistemas en la jerga científica), y finalmente, nos provee simplemente con belleza para nuestro espíritu.
En un mundo donde estamos bombardeados con la “necesidad” de cosas materiales, con el sobrevalorado individualismo y con el sobre producido concepto de “belleza”, creo que la experiencia en la naturaleza,  se traducirá en emociones positivas, memorias entretenidas, e interesante conocimiento que pasarán a mi querido hijo.  Serán regalos de vida.  Será la herencia de la Pachamama, transmitida por su madre, para acompañarlo durante toda su vida.

Isabel Long es originaria de Chile.  Tiene un bachillerato en periodismo, un magister en ciencias políticas y un diplomado en Project Management.  Trabaja para el Bureau of Land Management (BLM) – Eastern en el Departamento del Interior de EE.UU. Isabel es la cofundadora del proyecto juvenile BLM-Eastern States, Diverse Youth Outings Project, en alianza con el Sierra Club, la National Coalition on Climate Change (NLCCC), la National Hispanic Environmental Council (NHEC), LULAC National Educational Service Centers (LNESC), y el Cesar Chavez Public Charter Schools en Washington DC.
Isabel vive en Arlington con su marido, Jonathan y su hijo de dos años y medio, Dante.  Entre sus variados pasatiempos está el pasear en bicicleta y caminar con su hijo Dante por los parques de Virginia, practicar yoga, cocinar recetas vegetarianas, cuidar sus plantas, leer y viajar.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.