Despierte la pasión con la ciencia ciudadana

Por: Grace Robiou

La ciencia ciudadana nos está obligando a re-pensar cómo se hace la ciencia, para quién es la ciencia, y cuál es su rol en nuestra sociedad.

En esencia, se refiere a la participación del público en las actividades de investigación científica. La meta central es lograr la participación ciudadana para que personas no expertas en las ciencias aporten sus ideas y evaluaciones a los esfuerzos científicos. Básicamente, la ciencia ciudadana motiva a los no científicos a desarrollar un nuevo conocimiento que contribuye hacia un mejor entendimiento del rol de la ciencia en nuestra sociedad. De igual forma que ha ido ganando relevancia a lo largo de los años el concepto del periodismo ciudadano – con blogs y tuits, difundiendo las noticias del momento– la ciencia ciudadana está ganando terreno. La mayoría de las disciplinas de la ciencia pronto tendrán algunos elementos de participación de la ciencia ciudadana en sus investigaciones.

En la actualidad, en Puerto Rico existen varios proyectos de ciencia ciudadana. El Programa Ciudadano Científico que opera Para La Naturaleza, una unidad del Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico, es bastante avanzado. Ellos realizan investigaciones en arqueología, botánica, costas, aves, el juey común y murciélagos. Hasta el momento, el programa ha involucrado a más de 2,100 ciudadanos científicos en la recopilación de datos y el manejo de diferentes aspectos de los proyectos investigativos.

También se destacan el Programa del Estuario de la Bahía de San Juan con su monitoreo de calidad de agua; el Sierra Club – Capítulo de Puerto Rico que ha logrado, con mucha tenacidad, preservar el Corredor Ecológico del Noreste; BasuraCero, una iniciativa para lograr cero desperdicios en la Isla; y la Sociedad Ecoambiental que efectúa actividades con los estudiantes de ciencias naturales en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Por su parte, Junte Ambiental, Mi Puerto Rico Verde, y el Instituto Estudios del Caribe también promueven la ciencia ciudadana.

Cuando un niño o un adulto analiza una muestra de agua del río que queda a la vuelta de la esquina de su casa o emprende un paseo en la naturaleza para identificar las especies, una transformación personal ocurre en ese individuo. La participación pública en la ciencia concientiza a esos individuos acerca de sus alrededores y los convierte en defensores de nuestro medio ambiente.

La ciencia es y debe ser una pasión compartida entre los miembros de la sociedad. La ciencia puede cambiar el mundo. Mediante la ciencia ciudadana, usted puede participar. ¿Quiere unirse a nosotros?

 

Acera del autor: Grace M. Robiou es la directora de la Oficina de Estándares Nacionales de Calidad de Agua de EPA. Una abogada de profesión, ha laborado en la EPA por más de 26 años.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

Cómo las ciencias ofrecen un placer visual en el otoño y más allá

Por Luz v Garcia, MS, ME

Siempre me ha gustado ver los cambios del follaje en otoño. Recuerdo cuando en mi terruño natal en Puerto Rico, me fascinaba  mirar las fotografías del color naranja en el otoño. Y recuerdo mi primera experiencia como inspectora de la EPA viajando en octubre por el norte de Nueva York y disfrutando el hermoso cambio de la temporada

El otoño siempre me trae recuerdos de mi niñez, cuando en la escuela intermedia se discutía el efecto del pigmento de clorofila en el proceso de fotosíntesis. Gracias a dicho proceso, con la ayuda de los rayos del sol, la naturaleza manifiesta esa hermosa gama de colores.  

Aún ahora, como científica de la  EPA, reconozco la importancia del proceso de fotosíntesis en al preservación del ecosistema. Lo que visualizamos superficialmente como la manifestación de un color en la naturaleza, tiene un valor más intrínseco. ¿Por ejemplo, sabía usted que los ríos manifiestan su estado con un cambio  en su color, entre otros factores?  Un indicador físico y biológico para determinar la calidad del un cuerpo de agua se puede observer visualmente antes de que se confirme a través de un análisis de muestreo. Por ejemplo, el color azul en el agua puede ser además de un reflejo del color del cielo, un indicador de la presencia de algas verdes o azules. El color rojo puede ser causado por la abundancia de algas rojas. También el color verde puede ser causado por  “fitoplancton” que utiliza el pigmento verde de la clorofila.

La turbidez, siendo una prueba importante que mide la transparencia del agua, se considera como uno de los métodos de medir las características físicas y químicas de los cuerpos del agua. Por ejemplo, una medida de “alta” turbidez puede causar un brote de algas rojas en los estuarios. Nosotros los científicos podemos ver un color marrón o negro en las aguas y saber inmediatamente que hay presencia de substancias orgánicas  y que el color indica descomposición biológica.

Aún en la naturaleza, las especies despliegan colores preciosos que algunas veces son particulares en cada género de sexo.  Recientemente leí un estudio donde se condujeron experimentos genéticos con un pez de aguas dulces, donde se encontró una relación directa entre el sexo de la especie y el factor hereditario del color.

Por lo tanto, cuando la EPA conduce investigaciones y monitoreo para determinar indicadores de disturbios adversos a los ecosistemas, debemos considerar que detrás de la belleza en los colores de las estaciones, existen elementos intrínsecos que aparte del despliegue visual  indican una complejidad biótica causada por cambios físicos o químicos en la naturaleza.

Por lo tanto, la próxima vez que observe los bellos colores en el otoño, trate de mirar con los ojos de un científico y celebrar la belleza de la naturaleza.

Acerca del autor: Ms. Luz V. García es una científica que tiene una maestría y pos-grados en ingeniería ambiental que ha trabajado en los programas de RCRA, Superfund,, Pesticidas y Sustancias Tóxicas. Actualmente  trabaja en la división de acatamiento y cumplimiento del derecho ambiental en la Región 2 de EPA en Nueva York.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

Curioso visitante da un enorme salto para el hombre en Marte

Por Lina Younes
Como muchas personas en Estados Unidos, el pasado domingo por la noche estuve pegada a la pantalla de mi computadora esperando impacientemente por la confirmación del exitoso aterrizaje en Marte del laboratorio científico móvil llamado Curiosidad.  Esta hazaña tecnológica es similar en envergadura a la primera llegada del hombre a la luna.  El lunes, cuando aún estaba maravillada y discutiendo con un grupo de colegas el significado del aterrizaje de la nave Curiosidad, alguien en el grupo planteó la pregunta que me ha motivado a escribir este blog. Básicamente, la pregunta se centraba en el por qué este evento nos debería de importar aquí en la Tierra. Le he estado dando vueltas en la cabeza a ese planteamiento desde el lunes.  ¿Por dónde empiezo?
La exploración espacial nos permite contestar muchas preguntas relacionadas con la vida aquí en la Tierra. Mediante la investigación realizada a bordo de la Estación Espacial Internacional y misiones espaciales, así como datos recopilados por satélites de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), obtenemos un mayor conocimiento del espacio sideral y de nuestro Planeta.  Esta investigación científica también nos permite predecir eventos climatológicos extremos, aprendemos más acerca de nuestro clima, y los orígenes de nuestro universo. Esta investigación científica y colaboración entre agencias federales y socios internacionales también es clave para nuestra misión aquí en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU.  (EPA, por sus siglas en inglés).
Durante la misión de la nave Curiosidad, el laboratorio móvil enviará datos a la Tierra que proveerán respuestas a preguntas acerca de si hubo vida en Marte. ¿Si hubo señales de vida, cómo existió? ¿En que estado o forma? Y quizás de mayor importancia para nosotros acá en el tercer planeta de nuestro sistema solar, ¿si hubo vida en Marte, por qué dejo de existir? ¿Qué la hizo desaparecer? Respuestas a esas preguntas nos ayudarán a adquirir valiosos conocimientos para mejorar salvaguardar nuestro Planeta Tierra hoy. Por lo tanto, en respuesta a la pregunta original planteada por uno de mis colegas, “¡Sí, esta misión significa mucho para nosotros aquí en la Tierra!”

Además, la innovación científica desarrollada mediante el programa espacial es sumamente valiosa para la fortaleza de nuestra nación y nuestra economía. ¿Qué tenemos que hacer para lograr mayores avances tecnológicos tanto aquí en la Tierra como en el espacio sideral? Necesitamos estudiantes que estudien carreras profesionales en STEM, las siglas en inglés de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas. Al igual que Edwin P. Hubble, Neil Armstrong y Sally Ride , necesitamos una nueva generación que busque alcanzar las estrellas.
Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como portavoz hispana de la Agencia, así como enlace de asuntos multilingües de EPA. Además, ha laborado como la escritora y editora de los blogs en español de EPA durante los pasados cuatro años. Antes de unirse a la Agencia, dirigió la oficina en Washington, DC de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales a lo largo de su carrera profesional en la Capital Federal.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.