La nueva generación de aplicación y cumplimiento de las leyes ambientales

v:* {behavior:url(#default#VML);}
o:* {behavior:url(#default#VML);}
w:* {behavior:url(#default#VML);}
.shape {behavior:url(#default#VML);}

Normal
0
false

false
false
false

EN-US
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin-top:24.0pt;
mso-para-margin-right:5.75pt;
mso-para-margin-bottom:0in;
mso-para-margin-left:5.75pt;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

091813 Photo CynthiaGiles2x3#

Por Cynthia Giles

Todos deseamos respirar aire limpio, beber agua limpia y estar seguros que nuestras comunidades están protegidas de la exposición a agentes químicos dañinos. Esos valores han sido fundamentales en la misión de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en ingles) desde su creación en 1970. Todos los días me centro en proteger el ambiente y la salud de los estadounidenses mediante un enfoque razonable de la aplicación de la ley que responsabiliza a los contaminadores y que hace más fácil cumplir las leyes que violarlas.

 

Estoy orgullosa de lo que hemos logrado en más de 40 años, pero me doy cuenta que los nuevos retos nos obligan a innovar y a mejorar nuestro trabajo de aplicación y cumplimiento de la ley. En el más reciente ejemplar del The Environmental Forum, ofrezco los detalles de una estrategia creada para lograr exactamente esa meta, llamada la Nueva Generación de Cumplimiento (o “NextGen”, por su nombre en inglés: Next Generation Compliance).

 

NextGen no es sólo una estrategia prospectiva sino también un programa que actualmente implementamos. Está diseñada para beneficiar a todas las partes interesadas, desde entidades reguladas hasta los residentes de comunidades altamente afectadas . NextGen ayuda a disminuir los costos y ahorra tiempo y recursos, a la vez que mejora el cumplimiento y la exactitud de la monitorización y los informes. Aquí les muestro un vistazo de los elementos de NextGen que están siendo puestos en acción:

 

  1. Queremos que no sea complicado cumplir con las normas de la EPA. Así que la EPA está desarrollando normas con el cumplimiento integrado. Un buen ejemplo es en el sector de gas y petróleo en plena expansión. En la norma propuesta para el control de emisiones publicada en abril, la EPA presenta la idea de simplificar el cumplimiento y disminuir sus costos relacionados. La EPA le pediría a los fabricantes certificar como “listo para el cumplimiento” el equipo para el control de la contaminación y así las empresas de extracción de energía podrían comprar esos modelos y eliminar la necesidad de pruebas de campo individuales. La certificación del usuario puede entonces cotejarse con la confirmación de venta del fabricante, lo cual simplifica la verificación del cumplimiento.

 

  1. La EPA también está haciendo uso de las tecnologías avanzadas de monitorización para hacer más fácil y fiable la identificación de la contaminación. Estas nuevas tecnologías también facilitan la monitorización del desempeño de las empresas para que así puedan encontrar y resolver los problemas de contaminación, a menudo ahorrándoles dinero en el proceso. La monitorización en tiempo real se usa hoy día tanto para aire como para agua. En el río Charles, de Boston, por ejemplo, la EPA usa aparatos de monitorización continua operados con energía solar que pronto serán capaces de transferir los resultados directamente a las computadoras de la agencia, y más programas de este tipo están por comenzar.

 091813 OECA BLOG PHOTO giles###

Empleado de la EPA que inspecciona las emisiones del equipo de una instalación usando una cámara infrarroja FLIR.

 

La imagen de la cámara infrarroja FLIR muestra el exceso de emisiones (invisible a simple vista) de una instalación de producción de gas

 

  1. Apenas el mes pasado, propusimos una norma para convertir la información que hay que reportar por los requisitos de la Ley de Agua Limpia a un enfoque de informes electrónicos de datos. Con el cambio de informes impresos a informes electrónicos, ahorramos en conjunto aproximadamente unos $29 millones por año en costos de transacciones, mejoramos los resultados y aumentamos la transparencia para que cualquiera tenga acceso a los datos de la contaminación que pudiese estar afectando sus comunidades.

 

Estos son solamente tres ejemplos de cómo progresamos en la implementación de NextGen. Tenemos estrategias que aumentan aun más la transparencia. Aprendemos de las prácticas más eficaces en la aplicación de la ley y la innovación y las expandimos a mayor escala. La conclusión: Estamos preparados para hacer uso de las tecnologías más avanzadas y los procesos disponibles para proteger la salud humana y el medio ambiente en tiempos de presupuestos limitados. Lo hacemos para beneficiar a todos los estadounidenses, que incluye los negocios que siguen las reglas del juego y que no deberían tener que competir con aquéllos que eluden las leyes. Con el aumento en la transparencia, que es esencial para el éxito de NextGen, los ciudadanos como ustedes reciben el poder para monitorizar nuestro progreso y mantenerse involucrados. Honestamente espero que así lo hagan.

Normal
0

false
false
false

EN-US
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin-top:24.0pt;
mso-para-margin-right:5.75pt;
mso-para-margin-bottom:0in;
mso-para-margin-left:5.75pt;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

Cynthia Giles es la administradora adjunta de la EPA en la Oficina de Aplicación y Cumplimiento del Derecho Ambiental, donde dirige los esfuerzos de la EPA para aplicar las leyes ambientales de la nación y fomentar la justicia ambiental. Giles tiene más de 30 años de servicio en los sectores público, privado y sin fines de lucro. Tiene una licenciatura de la Universidad de Cornell, un doctorado en leyes de la Universidad de California en Berkeley y una maestría en administración pública de la Escuela de Gobierno Kennedy de la Universidad de Harvard.

 

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

Recuerdos de las ballenas jorobadas y la investigación acerca del cambio climático

Normal
0

false
false
false

EN-US
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin-top:0in;
mso-para-margin-right:0in;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0in;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

Por Aaron Ferster

Fue publicado originalmente en el blog de EPA  Todo comienza con las cienciashttp://blog.epa.gov/

071113 Whale# (2)

Quedé fascinado la primera vez que vi una ballena jorobada saltar del océano. Esa enormidad imposible explotando a través las olas, suspendida en el aire por un momento, y luego cayendo estrepitosamente al mar. Una cascada de niebla y espuma marinas donde un animal de cuarenta toneladas existía.

Dentro de unos meses de ese primer encuentro, me presté como voluntario para recopilar datos en un barco que monitoreaba las ballenas.  Al poco tiempo me convertí en el primer oficial del barco y dediqué los siguientes veranos de mis años universitarios asegurando las líneas, limpiando la cubierta, subiendo al techo de la cabina de mando para mirar al horizonte para presenciar el próximo avistamiento.

¿Por qué me puse a pensar acerca de los días de mi juventud en que miraba las ballenas durante el reciente discurso del Presidente acerca del cambio climático? Debido a que el Presidente Obama habló acerca de su Plan de Acción de Cambio Climático y la necesidad de innovación y combustibles bajos en carbono, me recordé que muchos años atrás antes de que las ballenas se convirtieran en una atracción turística, para mucha gente su valor primario era como una fuente de energía. Las llamas quemaban la grasa de las ballenas y el aceite mantenía los hogares, negocios y lámparas en la calle alumbradas en la oscuridad.  En el pasado, las linternas de los faros funcionaban a base del atesorado aceite de la esperma de ballena (espermaceti) que adquirió tanto renombre en la novela Moby Dick.

En aquella época, la pesca de ballenas era un gran negocio, el elemento básico de la economía en pueblos costeros a lo largo de Nueva Inglaterra y otras costas. La situación empezó a cambiar con la llegada de los primeros focos y la electricidad.  Estos se convirtieron en las fuentes preferidas para alumbrar los faros ya que eran menos costosos y más abundantes ante la disminución de los suministros de espermaceti.

¿Cuándo llegará la próxima generación de energía?  Mientras las consecuencias son definitivamente más desalentadoras y abarcadoras que siglos atrás cuando la energía se cultivaba a base del arpón, me entusiasmó escuchar el mensaje optimista del Presidente Obama acerca de las oportunidades esperanzadoras que se abren ante las destrezas e innovaciones estadounidenses  equiparadas a los retos actuales.

Como un escritor científico de EPA, quizás es fácil para mí hablar de esta manera.  Sin embargo, mi labor en la Agencia también me ofrece la oportunidad de presenciar de primera mano el trabajo que están realizando algunos de nuestros científicos e ingenieros en sus investigaciones y soluciones técnicas para abordar, mitigar y facilitar la adaptación al cambio climático.

Parte de esta labor está destacada en la última edición de nuestro boletín científico “Asuntos de Ciencias de EPA”. Esta edición se centra en historias sobre cómo los investigadores de la agencia y sus socios están ayudando a las personas que toman decisiones para proteger la salud humana y el medio ambiente ante el clima cambiante.  Les invito a leer la edición y a unirse a la expansión de la conversación sobre cambio climático mediante este y otros blogs de EPA que estamos elaborando acerca de las investigaciones de EPA sobre cambio climático.

Acerca del autor: Antes de unirse a la EPA como escritor científico, la variada experiencia laboral de Aaron Ferster incluía trabajos como ser el primer oficial en un barco para avistar ballenas, ayudante de entrenador de elefantes, y escritor de exhibiciones de zoológicos.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.