¿Dónde estaba ese día?

Por Lina Younes

Hay eventos históricos que se arraigan a nuestros recuerdos colectivos. Estoy hablando de esos eventos que, hasta muchas décadas más tarde, recordamos exactamente qué estábamos haciendo cuando recibimos la noticia por primera vez.  Algunos de estos eventos como el asesinado del Presidente John F. Kennedy, el desastre del transbordador espacial Challenger, o el 11 de septiembre obviamente están vinculados a tragedias.  Sin embargo, un evento en particular captivó al mundo por su magnitud y significado. Casi medio siglo más tarde, ese acontecimiento, ese paso singular lanzó una nueva era de ciencia y tecnología y exploración. ¿A qué suceso significativo me estoy refiriendo? La llegada del hombre a la Luna.

Con la reciente muerte del ex astronaut Neil Armstrong,  muchos de nosotros compartimos nuestros pensamientos acerca del fallecimiento de este gran estadounidense. Para aquellos que presenciamos ese momento en la historia,  las discusiones mediante los medios sociales nos permitieron compartir estas vivencias y recuerdos de cómo experimentamos al ver ese primer alunizaje. ¿Dónde estábamos? ¿Qué estábamos haciendo en ese momento? ¿Acaso entendíamos plenamente el significado del momento? Fue interesante notar que hasta el mismo Neil Armstrong, que los que lo conocían personalmente han descrito como un héroe humilde, no quiso clasificar este acontecimiento trascendental como una hazaña solo para los Estados Unidos, sino como “un salto gigante para la humanidad”.

Como he mencionado en blogs con anterioridad,   la exploración espacial ha abierto un nuevo mundo de ciencia y tecnología que nos ha beneficiado aquí en la Tierra aunque muchos lo tomemos por sentado.  ¿Sabía que los satélites de la NASA han abierto un nuevo mundo de comunicaciones que ha facilitado innovaciones en la tecnología móvil que usamos en la actualidad? ¿Qué le parecen las innovaciones en las ciencias ambientales para analizar la calidad de nuestro aire y otros recursos naturales? ¿Sabía que los materiales desarrollados por científicos de la NASA han contribuido a tecnologías verdes como los paneles solares? ¿Sabía que la tecnología desarrollada como resultado del programa espacial también ha contribuido al desarrollo de la ortopedia y prótesis y robótica usada en la medicina para el beneficio de toda la humanidad?   Estos son tan solo algunos de los resultados positivos del programa espacial que son posibles por inversiones en la ciencia y la tecnología.  Nuevos logros serán posibles si más estudiantes estudian las ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas. Estoy segura que ahora mismo hay un futuro Neil Armstrong o Sally Ride entre nosotros listo para abrir las puertas a nuevos mundos. Las estrellas son el límite.

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como portavoz hispana de la Agencia, así como enlace de asuntos multilingües de EPA. Además, ha laborado como la escritora y editora de los blogs en español de EPA durante los pasados cuatro años. Antes de unirse a la Agencia, dirigió la oficina en Washington, DC de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales a lo largo de su carrera profesional en la Capital Federal.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

Curioso visitante da un enorme salto para el hombre en Marte

Por Lina Younes
Como muchas personas en Estados Unidos, el pasado domingo por la noche estuve pegada a la pantalla de mi computadora esperando impacientemente por la confirmación del exitoso aterrizaje en Marte del laboratorio científico móvil llamado Curiosidad.  Esta hazaña tecnológica es similar en envergadura a la primera llegada del hombre a la luna.  El lunes, cuando aún estaba maravillada y discutiendo con un grupo de colegas el significado del aterrizaje de la nave Curiosidad, alguien en el grupo planteó la pregunta que me ha motivado a escribir este blog. Básicamente, la pregunta se centraba en el por qué este evento nos debería de importar aquí en la Tierra. Le he estado dando vueltas en la cabeza a ese planteamiento desde el lunes.  ¿Por dónde empiezo?
La exploración espacial nos permite contestar muchas preguntas relacionadas con la vida aquí en la Tierra. Mediante la investigación realizada a bordo de la Estación Espacial Internacional y misiones espaciales, así como datos recopilados por satélites de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), obtenemos un mayor conocimiento del espacio sideral y de nuestro Planeta.  Esta investigación científica también nos permite predecir eventos climatológicos extremos, aprendemos más acerca de nuestro clima, y los orígenes de nuestro universo. Esta investigación científica y colaboración entre agencias federales y socios internacionales también es clave para nuestra misión aquí en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU.  (EPA, por sus siglas en inglés).
Durante la misión de la nave Curiosidad, el laboratorio móvil enviará datos a la Tierra que proveerán respuestas a preguntas acerca de si hubo vida en Marte. ¿Si hubo señales de vida, cómo existió? ¿En que estado o forma? Y quizás de mayor importancia para nosotros acá en el tercer planeta de nuestro sistema solar, ¿si hubo vida en Marte, por qué dejo de existir? ¿Qué la hizo desaparecer? Respuestas a esas preguntas nos ayudarán a adquirir valiosos conocimientos para mejorar salvaguardar nuestro Planeta Tierra hoy. Por lo tanto, en respuesta a la pregunta original planteada por uno de mis colegas, “¡Sí, esta misión significa mucho para nosotros aquí en la Tierra!”

Además, la innovación científica desarrollada mediante el programa espacial es sumamente valiosa para la fortaleza de nuestra nación y nuestra economía. ¿Qué tenemos que hacer para lograr mayores avances tecnológicos tanto aquí en la Tierra como en el espacio sideral? Necesitamos estudiantes que estudien carreras profesionales en STEM, las siglas en inglés de ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas. Al igual que Edwin P. Hubble, Neil Armstrong y Sally Ride , necesitamos una nueva generación que busque alcanzar las estrellas.
Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como portavoz hispana de la Agencia, así como enlace de asuntos multilingües de EPA. Además, ha laborado como la escritora y editora de los blogs en español de EPA durante los pasados cuatro años. Antes de unirse a la Agencia, dirigió la oficina en Washington, DC de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales a lo largo de su carrera profesional en la Capital Federal.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.