Proteja su piel bajo la lluvia o el sol

Normal
0

false
false
false

EN-US
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin-top:0in;
mso-para-margin-right:0in;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0in;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

Por Lina Younes

 

En los Estados Unidos, se considera el fin de semana del Día de Recordación por los Caídos como el comienzo extraoficial de la temporada veraniega donde descansamos, disfrutamos de las actividades al aire libre y nos divertimos bajo el sol.  Algunas personas deciden “prepararse” con antelación a su visita a la playa para no verse tan pálidas en traje de baño y optan por visitar los salones especiales para broncearse. ¿Sin embargo, sabía usted que al broncearse la piel, sea bajo el candente sol del mediodía o en una cama bronceadora, en efecto, se está haciendo daño a la piel? Ese “proceso de freírse” puede ocasionar cáncer de la piel una de las formas más comunes de cáncer en Estados Unidos.

Por dicha razón, EPA,  sus socios federales y el Consejo Nacional para la Prevención del Cáncer de la Piel se han unido para concientizar al público acerca de lo que puede hacer para proteger su salud y prevenir el cáncer de la piel. El viernes antes del Día de Recordación ha sido designado como el “Día de No Freírse para asegurarse que la gente en este país disfrute de las actividades al aire libre mientras se protegen del efecto de los poderosos rayos solares ultravioletas dañinos que brillan aún en los días más nublados.

Confieso que mi actitud hacia el sol ha cambiado a lo largo de los años. Cuando yo era adolescente, usaba esos aceites para broncear que básicamente me “freían”.  Sin embargo, con el tiempo y mayor concienciación sobre el tema, me di cuenta del daño que me estaba haciendo a mí misma y ahora uso crema protectora solar cuando voy a estar activa al aire libre. Me he esforzado en enseñarle a mis hijos que usen la crema protectora solar, gafas de sol, y sombreros cuando estaban en el equipo de natación o jugando afuera.  Por suerte, mi hija menor todavía sigue mis consejos y le encanta usar sombreros y gafas. Mientras ella lo hace para estar a la moda, yo me alegro de los beneficios de la protección solar que esos hábitos conllevan.

Además,  las personas de edad avanzada también tienen que tomar pasos para proteger su piel. Insolaciones y quemaduras de piel en su juventud pueden tener repercusiones adversas en sus años dorados. Los poderosos rayos UV también pueden ocasionar cataratas.  Mis padres, ambos con más de 80 primaveras, han vivido gran parte de su vida en Puerto Rico.  Mientras mi madre siempre ha usado crema protectora solar y gafas de sol, ahora padece de cataratas y los efectos nocivos que el sol le ha provocado en sus ojos.  Por su parte, mi padre casi nunca usa crema protectora solar y justo el año pasado le extirparon un carcinoma de células basales. Por suerte, detectamos el cáncer temprano y ahora se encuentra muy bien.

 Independientemente de su tez, su edad o donde viva, se debe proteger de los rayos ultravioletas dañinos. EPA ha desarrollado una aplicación móvil gratuita que puede descargar a su teléfono inteligente con el pronóstico del Índice de Rayos UV en su localidad.

Disfrute de sus actividades bajo el sol de manera segura. ¿Tiene algunos consejos que quisiera compartir con nosotros?

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como portavoz hispana de la Agencia, así como enlace de asuntos multilingües de EPA. Además, ha laborado como la escritora y editora de los blogs en español de EPA durante los pasados cuatro años. Antes de unirse a la Agencia, dirigió la oficina en Washington, DC de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales a lo largo de su carrera profesional en la Capital Federal.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

Melanoma es el cáncer más común en adultos jóvenes de 20 a 30 años de edad

Fue casi un año después de su diagnóstico inicial a los 26 años de edad, cerca del Día de Acción de Gracias, cuando nos enteramos que el melanoma de mi hermana menor, Melissa, se había extendido.  A partir de ese momento, la batalla de Melissa contra el melanoma era una situación nebulosa de cirugías, radiación y quimioterapia. Llegué a casa para estar con ella tan a menudo como podía, y me quedé con ella en el hospital cada vez que fue admitida. Dormiría en la silla al lado de su cama pero en varias ocasiones, a mitad de noche, la movía hacia el medio para dormir a su lado, igual que cuando éramos niñas. Estaba tan asombrada por su capacidad de recuperación. Ella iba al hospital para cirugía y estaba al teléfono dos días después conversando con sus clientes desde la cama del hospital. Yo no creo que muchos de sus amigos y compañeros de trabajo siquiera sabían la gravedad de su estado ya que era increíble su recuperación.
Al sentirnos tan lejos, mi esposo y yo decidimos mudarnos a Nueva York para estar más cerca de nuestras familias. Yo estaba embarazada de mi hijo cuando nos mudamos. Melissa acogió mi embarazo y esperaba con ansias la llegada de mi bebé. Ella se quedó conmigo en la sala de partos mientras yo daba a luz, limpiándome la frente, animándome y alentándome a ser fuerte. Al ser siempre mi inspiración, decidimos pedirle que fuera la madrina de mi hijo, y por supuesto, aceptó.
Fue poco después del bautizo de mi hijo en el otoño del 2003 que nos enteramos de que el cáncer de Melissa no sólo se había extendido a su cerebro, sino a sus nódulos linfáticos, su hígado, y su columna vertebral. Sus médicos comenzaron a tratarle con más quimioterapia, pero sabíamos que sólo que era cuestión de tiempo. Tres días antes de la Navidad, Melissa fue ingresada al hospital porque estaba muy débil. En la víspera de la Navidad, entró en coma y murió a los dos días. Mi familia estaba con ella cuando falleció, tomando sus manos y abrazándola. Era un momento de mucha paz, lleno de amor. Me siento bendecida por haber estado con ella.
Yo sé que como pediatra, tengo que hacer la diferencia. No puedo dejar que la muerte de mi hermana sea en vano. Los padres necesitan saber cómo proteger a sus hijos e hijas contra el sol y sus daños. Desde que Melissa murió, he decidido cambiar mi carrera para tratar de ser una fuerte voz en contra el melanoma. Pienso que al contarles a ustedes la historia de mi hermana, y dándoles a entender cuán malo es el melanoma, tal vez puedan prevenirse más muertes. Pienso además que es la mejor forma que puedo honrar la memoria de Melissa. Por favor, conozcan acerca de la protección solar y el Programa SunWise este viernes antes del Día de la Recordación, también conocido como el Día de No Freírse al Sol.
La doctora Maribeth Bambino Chitkara perdió a su hermana por melanoma, a la joven edad de 29 años, y quiere recordarles que adopten prácticas prudentes cuando salgan al sol este viernes el “Día de No Freírse” y  todos los días.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.