Mes Nacional del Corazón: Tome acción para proteger su salud

¡Febrero es el Mes Nacional del Corazón! Para ayudar a correr la voz sobre la salud del corazón, los científicos y empleados de EPA escribirán cada semana sobre el esfuerzo del Corazón Verde por la Agencia con el fin de educar al público sobre la conexión entre la contaminación del aire y el corazón. ¡Asegúrese de consultar nuestro blog cada semana para aprender más, y ver los consejos acerca de lo que puede hacer para mantenerse saludable!

Por Wayne E. Cascio, MD

Febrero es el Mes Nacional del Corazón. Aprovechamos esta oportunidad para hacer un recordatorio para pensar en lo que podemos hacer para mantenernos saludable y mantener la salud de nuestros corazones. Como cardiólogo, el enfoque del mes sobre el corazón me da una gran oportunidad para compartir información con mis pacientes – y ahora con suerte con cualquier persona quien lea este blog – sobre cómo pueden proteger su corazón. También, me hace pensar en las cosas que hago que pueden hacer daño o ayudar mi propio corazón.

Las enfermedades cardíacas siguen siendo la principal causa de muertes en los EE.UU. para los hombres y las mujeres. Menos del uno por ciento de los estadounidenses tienen un estado de salud ideal del corazón y unas 26.5 millones de personas tienen algún tipo de la cardiopatía.

Pero hay cosas que podemos hacer tanto como individuos como colectivamente para ayudar los corazones. El estudio La carga global de enfermedades 2010 recientemente publicado en la revista médica El Lancet describe los 67 factores que afectan la incapacidad y la muerte en América del Norte. Entre los 20 factores de riesgo principales, 19 están relacionados directamente a las decisiones que tomamos referente a nuestro comportamiento o estilo de vida como la dieta, el ejercicio, o el fumar; o las consecuencias de estas elecciones.

El principal factor de riesgo restante no está relacionado con las elecciones del estilo de vida, pero es mayormente una consecuencia de nuestras acciones colectivas, específicamente lo que hacemos como sociedad que ocasiona la contaminación del aire. La contaminación de partículas de materia del aire (también conocida como hollín) en particular está clasificada como el factor número 14 más importante.

En general, nosotros mismos no tenemos mucho control sobre la contaminación del aire donde vivimos, trabajamos, y nos divertimos, hay acciones que tomamos como sociedad que pueden tener impactos positivos de larga duración. La Ley del Aire Limpio, por ejemplo.

La Ley se esfuerza en asegurar que todos los estadounidenses respiren aire saludable. Una investigación realizada por parte de EPA y otros muestra que una mejor calidad de aire conduce a vidas más largas y saludables. Y gracias en gran parte a esta investigación, la Agencia recientemente fortaleció la norma de salud anual referente a la contaminación de partículas finas (PM 2.5) (de 15 a 12 microgramos por  metro cúbico) para hacer nuestro aire más saludable y limpio.

Mientras la EPA sigue trabajando para mantener el aire limpio, hay pasos que puede tomar para reducir su exposición personal a los contaminantes del aire. Primero, no fume y evite respirar el humo de los demás. Segundo, si tiene cardiopatía consulta el Índice de la calidad de aire (AQI, por sus siglas en inglés) como una parte de su rutina cotidiana. El índice provee información sobre la calidad de aire y cómo puede evitar las exposiciones dañinas cuando los contaminantes estén a niveles altos. Cosas sencillas como limitar o evitar ejercicios al aire libre durante los días en los cuales la contaminación esté elevada puede ayudar en proteger su salud y su corazón.

Por lo tanto, durante este mes del corazón, acuérdese de tomar decisiones saludables en su estilo de vida incluyendo una dieta sana y ejercicios regularmente, estando pendiente del reportaje local de la calidad de aire, y apoyando las acciones para apoyar el aire limpio son muchas de las cosas que todos podemos hacer para una corazón saludable.

Para más información (en inglés):
•    www.epa.gov/airscience/air-cardiovascular.htm
•    http://www.epa.gov/greenheart/
•    http://millionhearts.hhs.gov/index.html

Sobre el autor: El cardiólogo Wayne E. Cascio, MD es el director de la División de la Sanidad Pública y Ambiental de EPA, un profesor clínico de medicina en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, y un miembro de la Asociación del Corazón de América y el Colegio Estadounidense de Cardiología. Dr. Cascio investiga los efectos de la contaminación del aire sobre el corazón y los vasos sanguíneos.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

Preservando lugares de singular valor ecológico en Puerto Rico

Por  LuzV Garcia MS ME

Desde que escribí  acerca de los lugares de valor singular en Puerto Rico, tengo que mencionar la importancia de preserver estos  importantes ecosistemas.  Los  dinoflagelados, organismos microscópicos que produce la bioluminiscencia en las bahías de Puerto Rico, pueden ser destruidos fácilmente. ¿Cómo? Pues solo con el simple acto de nadar en la bahía.

Existe una tercera bahía luminiscente en Puerto Rico- Laguna Grande—en el pueblo de Fajardo al noreste de la Isla. El único nombre científico para este dinoflagelado es Pyrodinium bahamense y su bioluminiscencia es tan brillante como la que existe en la Isla de Vieques. Pero en el 2003, este único hábitat fue impactado negativamente por las prácticas de natación en el área. Por suerte, el Departamento de Recursos Naturales en Puerto Rico tomó acción y prohibió la natación en el área y la bahia bioluminiscente  fue restablecida.

Los dinoflagelados son sensitivos as otros microorganismos—como las bacterias y los ciliados —y estos pueden promover el crecimiento de una algas tóxicas que cambian el nivel del potencial de hidrógeno (pH) en el agua donde viven estos frágiles dinoflagelados.  La intervención humana promueve el crecimiento de bacterias. Este proceso de acidificación en las aguas crea un desbalance ambiental donde estos dinoflagelados  se ven acosados por el proceso de nitrificación creado por el brote de algas rojas.

Ya que el pueblo de Fajardo es un área donde los deportes acuáticos son parte de las actividades de la comunidad, parece ser que por el momento el deporte del “Kayak” no ha tenido un efecto adverso  en este singular hábitat. Yo creo que los seres humanos pueden vivir en una simbiosis facultativa con otras species. Sabiendo como nosotros los puertorriqueños amamos los deportes acuáticos,  creo que una vez creamos conciencia de la importancia de este recurso natural, podremos promover su preservación y valor único.

Acerca del autor: Ms. Luz V. García es una científica que tiene una maestría y pos-grados en ingeniería ambiental que ha trabajado en los programas de RCRA, Superfund, Pesticidas y Sustancias Tóxicas. Actualmente trabaja en la división de acatamiento y cumplimiento del derecho ambiental en la Región 2 de EPA en Nueva York.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

Cerrando la brecha del asma para los niños pobres y minoritarios

Los científicos de EPA y sus colaboradores están trabajando para comprender mejor por qué el asma afecta desproporcionadamente a los niños pobres y minoritarios.

Casi 26 millones de estadounidenses, incluyendo siete millones de niños, están afectados por el asma. Pero cuando se abren de golpe las puertas a la sala de emergencias debido a alguien que esté sufriendo de un ataque de asma, lo más probable es que el paciente sea un niño pobre y minoritario.
Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC en sus siglas en ingles), los niños minoritarios que viven en las condiciones socioeconómicamente más pobres están en el riesgo mayor. Por ejemplo, el 16% de los niños africanos-americanos padecieron de asma en 2010 en comparación con 8.2% de los niños blancos, y son dos veces más probable a estar hospitalizados como consecuencia de un ataque de asma y tienen cuatro veces más probabilidades de morir a causa del asma que los niños blancos. El índice de asma entre los niños quienes vivieron en la pobreza fue del 12.2% en 2010 en comparación con 8.2% entre los niños quienes vivieron en niveles socioeconómicos por encima del índice de pobreza.

“Alrededor de los Estados Unidos vemos que los niños y las familias pobres y de bajos ingresos tienen desproporcionadamente un riesgo mayor de padecer de asma y otras enfermedades respiratorias. La polución del aire y otros desafíos están teniendo efectos serios a la salud que agravan los desafíos económicos a través de las facturas medicas y las ausencias a la escuela y el trabajo,” dijo la administradora de EPA Lisa P. Jackson. “Como madre de un niño asmático, yo sé lo que significa para nuestros niños tener aire limpio y saludable para respirar.”

La administradora Jackson dijo estas palabras durante la inauguración del Plan Coordinado de Acción Federal para Reducir las Disparidades Raciales y Étnicas del Asma que es un plan de acción que representa cómo EPA y otras agencias federales pueden colaborar para reducir las disparidades asmáticas.  

Una parte importante de este esfuerzo consiste en el trabajo realizado por científicos de EPA y sus colaboradores explorando las causas y desencadenantes de asma incluyendo cómo los factores socioeconómicos contribuyen al asma infantil. La meta general consiste en iluminar los factores subyacentes del asma para apoyar el trabajo de estrategias de prevención e intervención.

¿Qué aumenta el riesgo en contraer el asma? Aunque una parte de la respuesta con certeza estriba en factores genéticos, ya que más de la mitad de todos los niños quienes padecen de asma también tienen familiares asmáticos, el medio ambiente también juega un papel clave. Los contaminantes del aire, alérgenos, moho, y otros agentes ambientales puede provocar reacciones asmáticas.

Los investigadores de EPA y sus colaboradores están dirigiendo los esfuerzos para desarrollar nuevos métodos científicos, modelos, y datos para evaluar cómo los desencadenantes aumentan el riesgo del asma y los ataques de asma. El impacto de esta investigación ya ha contribuido a los estándares reguladores actuales para dos de los principales contaminantes del aire que están regulados bajo los Estándares Nacionales de la Calidad del Aire Ambiental (NAAQS por sus siglas en ingles): ozono y material particulado (PM, por sus siglas en ingles). La investigación de EPA acerca del asma también ha figurado como parte de las evaluaciones de salud para las emisiones de diesel.

 

El próximo paso consiste en aprender los métodos para proteger mejor aquellos que están en mayor riesgo.

“Ahora estamos empezando a enfocarnos en el problema del asma que tiene que ver con las disparidades,” dijo Martha Carraway, MD, una investigadora de EPA. “Los niños con el asma mal controlado tienen más probabilidades de tener que recurrir a las salas de emergencia que aquellos niños con el asma controlado. Entonces para razones de salud pública tenemos que entender cómo los factores ambientales, incluyendo la contaminación del aire, afectan el control de asma en las poblaciones vulnerables.”

Para avanzar este trabajo, los investigadores de EPA y sus colaboradores se aprovecharon del incidente en el cual un relámpago cayó en el Refugio Nacional de Flora y Fauna de los Lagos Pocosin en Carolina del Norte en el 2008. El relámpago provocó que la turba cogiera fuego y que el incendio se extendiera unos 40,000 acres (16,000 hectáreas) despidiendo una espesa humareda.

En colaboración con los científicos del Centro de Medicina Ambiental, Asma y Biología Pulmonar de la Universidad de Carolina del Norte, un grupo de investigadores de EPA encabezado por David Diaz-Sanchez, PhD compararon las visitas a la sala de emergencia a causa de asma con los reportajes de la calidad del aire. Al mirar los resultados geográficamente, ellos descubrieron que los condados de bajos ingresos tuvieron mucho más visitas que los condados más prósperos aunque la calidad del aire y los niveles de exposición fueron iguales.. “Las investigaciones de EPA sugieren que los niños y otros viviendo en los condados de bajos ingresos podrían ser menos resistentes a la polución del aire, posiblemente a causa de los factores sociales como la nutrición insuficiente. Por ejemplo, si eres pobre y no está comiendo bien, puede ser que tu asma sea más grave,” dijo Nsedu Obot Witherspoon, MPH, Director Ejecutivo de la Red de Salud Medioambiental de Niños, una organización nacional y multidisciplinaria con la misión de proteger a los niños en desarrollo de los riesgos ambientales a la salud y promover un ambiente más saludable. “Por supuesto, también podrían haber otros factores involucrados, como si los niños toman los medicamentos correctamente y si tienen  acceso a buena asistencia médica.”

La investigación de EPA acerca de las disparidades de asma puede ayudar a dirigir los esfuerzos de intervención de maneras innovadoras y mejores a fin de reducir la exposición a los desencadenantes de asma y limitar los impactos de la enfermedad, ayudando así a cerrar la brecha para los niños pobres y minoritarios y mejorar la salud de los niños en todas partes.

Esta entrada en el blog es una traducción del reportaje publicado en la reciente edición de “Science Matters“.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

Dos lugares the valor ecológico singular en el Mundo se encuentran en Puerto Rico

Por Luz V. Garcia, MS, ME

Ahora que la Navidad se está acercando y pondremos nuestras luces navideñas, recuerdo cuando fui con mi familia una noche a la Bahía de La Parguera en Puerto Rico. Mi recuerdo de ese viaje nunca se me ha olvidado, ya que sin saber la causa de por qué las aguas brillaban, estaba hipnotizada por la estela de brillo color plateado que dejaba el bote navegando por los manglares. Solo recuerdo que durante el viaje de unos 30 minutos el agua brillaba como las estrellas.

Muchas veces olvidamos los ambientes únicos de nuestro terruño querido. En aquel momento yo desconocía el valor de nuestros recursos naturales , más aún, el valor único de esos recursos naturales. La Parguera también se conoce como la “Bahia Bioluminiscente”. ¿Por qué? Pues porque en las noche sin luna, si se navega por los manglares de Lajas, el bote parece estar deslizándose por un piso de plata.

Los organismos bioluminiscentes son organismos vivientes que emiten luz. El nobre científico es dinoflagelados y necesitan de la fotosíntesis para sobrevivir. Ellos también se encuentran en aguas saladas (océanos) –cuyo término es “bioluminiscencia marina”–, pero en el caso de Puerto Rico , están localizadas en las bahías.

En Puerto Rico hay dos lugares donde habitan los microorganismos bioluminiscentes- una en la Bahía Puerto Mosquito en la isla de Vieques y el otro en La Parguera en el pueblo de Lajas. Como estos microorganismos son muy frágiles, está prohibido bañarse en el agua. También , mientras más alta el conglomerado de estos organismos, mayor es su despliegue de luz. Este ecosistema puede ser destruido por la contaminacion o el desarrollo urbano. Se dice que la Bahía El Mosquito en Vieques es considerado el lugar de más alta concentración de dinoflagelados en el MUNDO.

Yo creo que en al mente de cualquier niño que haya visitado el lugar, todavía existe el recuerdo the aquellas aguas brillosas como si la bahía fuera el lugar donde cayeran las estrellas del cielo.

 

Acerca del autor: Ms. Luz V. García es una científica que tiene una maestría y pos-grados en ingeniería ambiental que ha trabajado en los programas de RCRA, Superfund,, Pesticidas y Sustancias Tóxicas. Actualmente trabaja en la división de acatamiento y cumplimiento del derecho ambiental en la Región 2 de EPA en Nueva York.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

Rachel Carson y la expansión de la conversación acerca del ambientalismo

(Esta entrada fue publicada inicialmente en inglés en el blog de la Administradora)

Por la administradora Lisa P. Jackson

Esta semana se conmemora el 50mo aniversario de la publicación del innovador libro de la ecóloga Rachel Carson, Primavera Silenciosa, en el 1962. Para el 1970, se había establecido la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU.

Eso no fue una casualidad.

La Primavera Silenciosa de Rachel Carson lanzó el movimiento ambientalista de hoy en día y cambió el mundo en el cual vivimos.

En su libro, Carson discutió el uso amplio y perjudicial de ciertos plaguicidas, especialmente el DDT, una sustancia tóxica que por poco elimina nuestro símbolo nacional, el águila calva. EPA prohibió el uso de ese plaguicida en 1972.

La obra de Rachel Carson ayudó a los estadounidenses a hacer las conexiones entre su salud y la salud del medio ambiente.  Sus esfuerzos ayudaron a encender la conversación acerca del ambientalismo en Estados Unidos.

Una de mis prioridades como administradora de EPA ha sido el continuar lo que Rachel comenzó al trabajar para expandir la conversación acerca del ambientalismo. El acercar a las personas a dialogar acerca de asuntos ambientales es esencial. Queremos que las madres y los padres sepan cuán importante es el aire, agua y tierra limpia para su salud y la salud de sus hijos.  Queremos continuar  fomentando la participación de áfrico-americanos y latinos para ampliar la conversación acerca de los retos ambientales para que podamos abordar las disparidades de salud que resultan de la contaminación que afecta a las comunidades de bajos ingresos y minoritarias. Se logrará la justica ambiental cuando todo el mundo disfrute del mismo grado de protección de los riesgos ambientales y a la salud y tengan el mismo acceso al proceso de toma de decisiones para tener un medio ambiente saludable donde viven, aprenden y trabajan.

A pesar de que hemos alcanzado un gran progreso desde la publicación de la Primavera Silenciosa, todavía tenemos mucho trabajo por hacer.  Las enfermedades del corazón, el cáncer y enfermedades respiratorias son tres de las cuatro amenazas fatales a la salud en los Estados Unidos. Estas representan más de la mitad de las muertes en la nación y las tres están vinculados a causas ambientales.  Los asuntos ambientales son asuntos críticos para la salud y necesitamos que todos los estadounidenses participen en esta conversación.

Rachel Carson ayudó a enseñarles a muchos estadounidenses que, aunque quizás no se consideren como ambientalistas, los asuntos ambientales sin lugar a duda juegan un papel importante en su salud y el futuro de la nación.

Su mensaje permanece tan cierto y tan crítico en la actualidad como lo fuera hace 50 años atrás.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.