Un juego peligroso

Por Elías Rodríguez, M.P.A.

Cuando ere un chico pasaba muchas horas en el sol de Borinquén (Puerto Rico) buscando una diversión. Durante mis quehaceres de alimentar a las gallinas y limpiar el corral de los cerdos siempre tenía el ojo abierto para alguna aventura nueva o descubrir un tesoro escondido. Este mes, la EPA anunció que había removido mercurio de varias viviendas y escuelas ubicadas en una comunidad de Ciales, Puerto Rico. El incidente nos enseña el peligro de jugar con sustancias toxicas.

Basado en entrevistas hechas por nuestro equipo de investigación en la Isla parece ser que los niños de la comunidad descubrieron el mercurio alrededor de un buzón público en la comunidad de Parcelas de La Cordillera. Luego, los niños echaron los granos de mercurio en botellas de píldoras y bolsitas plásticas y lo regaron inadvertidamente en sus hogares y escuelas cercanos.

Popularmente llamados “azogue” – el mercurio es tóxico. Mercurio puede lesionar al sistema nervioso central, corazón, riñones, pulmones y sistema inmunológico. Las mujeres embarazadas y los niños son especialmente vulnerables.

Durante el curso de su investigación, la EPA evalúo cuatro escuelas, 43 viviendas, una iglesia y un parque infantil. En tres casas, se determinó que era necesario llevar a cabo limpiezas del mercurio y el monitoreo del aire para asegurar que el riesgo había sido eliminado. También se removieron la ropa y pertenencias personales contaminadas de los hogares y las familias serán reembolsadas por la pérdida de dichos artículos.

El mercurio es un metal líquido que se encuentra a menudo en viejos termómetros, barómetros, termostatos, interruptores eléctricos y laboratorios de ciencias. Exposición a incluso relativamente pequeñas cantidades de mercurio puede causar problemas graves de salud, especialmente en los niños.

Abrir envases de mercurio permite vapores de mercurio escapar y ser inhalados por las personas en el área. Derrames de mercurio son peligrosos porque el líquido puede filtrarse en pisos, alfombras y otras superficies y se evapora con el tiempo, exponiendo a las personas a los vapores tóxicos.

Es importante limpiar los derramamientos de mercurio adecuadamente y rápidamente e informarlos a las autoridades apropiadas cuando necesario. El mercurio no es un juego y nuestros niños deber aprender que no todo lo que brilla es una diversión saludable.

Acerca del autor: Elías Rodríguez sirve como portavoz de la EPA en la Región 2. Antes de unirse a la EPA, el nuyorican trabajó en Time Inc. para las revistas Time, Life, Fortune y People. Es un graduado de Hunter College, Baruch College y el Instituto Teológico de la Asamblea de Iglesias Cristianas en Nueva York.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

Mes Nacional del Corazón: Tome acción para proteger su salud

¡Febrero es el Mes Nacional del Corazón! Para ayudar a correr la voz sobre la salud del corazón, los científicos y empleados de EPA escribirán cada semana sobre el esfuerzo del Corazón Verde por la Agencia con el fin de educar al público sobre la conexión entre la contaminación del aire y el corazón. ¡Asegúrese de consultar nuestro blog cada semana para aprender más, y ver los consejos acerca de lo que puede hacer para mantenerse saludable!

Por Wayne E. Cascio, MD

Febrero es el Mes Nacional del Corazón. Aprovechamos esta oportunidad para hacer un recordatorio para pensar en lo que podemos hacer para mantenernos saludable y mantener la salud de nuestros corazones. Como cardiólogo, el enfoque del mes sobre el corazón me da una gran oportunidad para compartir información con mis pacientes – y ahora con suerte con cualquier persona quien lea este blog – sobre cómo pueden proteger su corazón. También, me hace pensar en las cosas que hago que pueden hacer daño o ayudar mi propio corazón.

Las enfermedades cardíacas siguen siendo la principal causa de muertes en los EE.UU. para los hombres y las mujeres. Menos del uno por ciento de los estadounidenses tienen un estado de salud ideal del corazón y unas 26.5 millones de personas tienen algún tipo de la cardiopatía.

Pero hay cosas que podemos hacer tanto como individuos como colectivamente para ayudar los corazones. El estudio La carga global de enfermedades 2010 recientemente publicado en la revista médica El Lancet describe los 67 factores que afectan la incapacidad y la muerte en América del Norte. Entre los 20 factores de riesgo principales, 19 están relacionados directamente a las decisiones que tomamos referente a nuestro comportamiento o estilo de vida como la dieta, el ejercicio, o el fumar; o las consecuencias de estas elecciones.

El principal factor de riesgo restante no está relacionado con las elecciones del estilo de vida, pero es mayormente una consecuencia de nuestras acciones colectivas, específicamente lo que hacemos como sociedad que ocasiona la contaminación del aire. La contaminación de partículas de materia del aire (también conocida como hollín) en particular está clasificada como el factor número 14 más importante.

En general, nosotros mismos no tenemos mucho control sobre la contaminación del aire donde vivimos, trabajamos, y nos divertimos, hay acciones que tomamos como sociedad que pueden tener impactos positivos de larga duración. La Ley del Aire Limpio, por ejemplo.

La Ley se esfuerza en asegurar que todos los estadounidenses respiren aire saludable. Una investigación realizada por parte de EPA y otros muestra que una mejor calidad de aire conduce a vidas más largas y saludables. Y gracias en gran parte a esta investigación, la Agencia recientemente fortaleció la norma de salud anual referente a la contaminación de partículas finas (PM 2.5) (de 15 a 12 microgramos por  metro cúbico) para hacer nuestro aire más saludable y limpio.

Mientras la EPA sigue trabajando para mantener el aire limpio, hay pasos que puede tomar para reducir su exposición personal a los contaminantes del aire. Primero, no fume y evite respirar el humo de los demás. Segundo, si tiene cardiopatía consulta el Índice de la calidad de aire (AQI, por sus siglas en inglés) como una parte de su rutina cotidiana. El índice provee información sobre la calidad de aire y cómo puede evitar las exposiciones dañinas cuando los contaminantes estén a niveles altos. Cosas sencillas como limitar o evitar ejercicios al aire libre durante los días en los cuales la contaminación esté elevada puede ayudar en proteger su salud y su corazón.

Por lo tanto, durante este mes del corazón, acuérdese de tomar decisiones saludables en su estilo de vida incluyendo una dieta sana y ejercicios regularmente, estando pendiente del reportaje local de la calidad de aire, y apoyando las acciones para apoyar el aire limpio son muchas de las cosas que todos podemos hacer para una corazón saludable.

Para más información (en inglés):
•    www.epa.gov/airscience/air-cardiovascular.htm
•    http://www.epa.gov/greenheart/
•    http://millionhearts.hhs.gov/index.html

Sobre el autor: El cardiólogo Wayne E. Cascio, MD es el director de la División de la Sanidad Pública y Ambiental de EPA, un profesor clínico de medicina en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, y un miembro de la Asociación del Corazón de América y el Colegio Estadounidense de Cardiología. Dr. Cascio investiga los efectos de la contaminación del aire sobre el corazón y los vasos sanguíneos.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

Cerrando la brecha del asma para los niños pobres y minoritarios

Los científicos de EPA y sus colaboradores están trabajando para comprender mejor por qué el asma afecta desproporcionadamente a los niños pobres y minoritarios.

Casi 26 millones de estadounidenses, incluyendo siete millones de niños, están afectados por el asma. Pero cuando se abren de golpe las puertas a la sala de emergencias debido a alguien que esté sufriendo de un ataque de asma, lo más probable es que el paciente sea un niño pobre y minoritario.
Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC en sus siglas en ingles), los niños minoritarios que viven en las condiciones socioeconómicamente más pobres están en el riesgo mayor. Por ejemplo, el 16% de los niños africanos-americanos padecieron de asma en 2010 en comparación con 8.2% de los niños blancos, y son dos veces más probable a estar hospitalizados como consecuencia de un ataque de asma y tienen cuatro veces más probabilidades de morir a causa del asma que los niños blancos. El índice de asma entre los niños quienes vivieron en la pobreza fue del 12.2% en 2010 en comparación con 8.2% entre los niños quienes vivieron en niveles socioeconómicos por encima del índice de pobreza.

“Alrededor de los Estados Unidos vemos que los niños y las familias pobres y de bajos ingresos tienen desproporcionadamente un riesgo mayor de padecer de asma y otras enfermedades respiratorias. La polución del aire y otros desafíos están teniendo efectos serios a la salud que agravan los desafíos económicos a través de las facturas medicas y las ausencias a la escuela y el trabajo,” dijo la administradora de EPA Lisa P. Jackson. “Como madre de un niño asmático, yo sé lo que significa para nuestros niños tener aire limpio y saludable para respirar.”

La administradora Jackson dijo estas palabras durante la inauguración del Plan Coordinado de Acción Federal para Reducir las Disparidades Raciales y Étnicas del Asma que es un plan de acción que representa cómo EPA y otras agencias federales pueden colaborar para reducir las disparidades asmáticas.  

Una parte importante de este esfuerzo consiste en el trabajo realizado por científicos de EPA y sus colaboradores explorando las causas y desencadenantes de asma incluyendo cómo los factores socioeconómicos contribuyen al asma infantil. La meta general consiste en iluminar los factores subyacentes del asma para apoyar el trabajo de estrategias de prevención e intervención.

¿Qué aumenta el riesgo en contraer el asma? Aunque una parte de la respuesta con certeza estriba en factores genéticos, ya que más de la mitad de todos los niños quienes padecen de asma también tienen familiares asmáticos, el medio ambiente también juega un papel clave. Los contaminantes del aire, alérgenos, moho, y otros agentes ambientales puede provocar reacciones asmáticas.

Los investigadores de EPA y sus colaboradores están dirigiendo los esfuerzos para desarrollar nuevos métodos científicos, modelos, y datos para evaluar cómo los desencadenantes aumentan el riesgo del asma y los ataques de asma. El impacto de esta investigación ya ha contribuido a los estándares reguladores actuales para dos de los principales contaminantes del aire que están regulados bajo los Estándares Nacionales de la Calidad del Aire Ambiental (NAAQS por sus siglas en ingles): ozono y material particulado (PM, por sus siglas en ingles). La investigación de EPA acerca del asma también ha figurado como parte de las evaluaciones de salud para las emisiones de diesel.

 

El próximo paso consiste en aprender los métodos para proteger mejor aquellos que están en mayor riesgo.

“Ahora estamos empezando a enfocarnos en el problema del asma que tiene que ver con las disparidades,” dijo Martha Carraway, MD, una investigadora de EPA. “Los niños con el asma mal controlado tienen más probabilidades de tener que recurrir a las salas de emergencia que aquellos niños con el asma controlado. Entonces para razones de salud pública tenemos que entender cómo los factores ambientales, incluyendo la contaminación del aire, afectan el control de asma en las poblaciones vulnerables.”

Para avanzar este trabajo, los investigadores de EPA y sus colaboradores se aprovecharon del incidente en el cual un relámpago cayó en el Refugio Nacional de Flora y Fauna de los Lagos Pocosin en Carolina del Norte en el 2008. El relámpago provocó que la turba cogiera fuego y que el incendio se extendiera unos 40,000 acres (16,000 hectáreas) despidiendo una espesa humareda.

En colaboración con los científicos del Centro de Medicina Ambiental, Asma y Biología Pulmonar de la Universidad de Carolina del Norte, un grupo de investigadores de EPA encabezado por David Diaz-Sanchez, PhD compararon las visitas a la sala de emergencia a causa de asma con los reportajes de la calidad del aire. Al mirar los resultados geográficamente, ellos descubrieron que los condados de bajos ingresos tuvieron mucho más visitas que los condados más prósperos aunque la calidad del aire y los niveles de exposición fueron iguales.. “Las investigaciones de EPA sugieren que los niños y otros viviendo en los condados de bajos ingresos podrían ser menos resistentes a la polución del aire, posiblemente a causa de los factores sociales como la nutrición insuficiente. Por ejemplo, si eres pobre y no está comiendo bien, puede ser que tu asma sea más grave,” dijo Nsedu Obot Witherspoon, MPH, Director Ejecutivo de la Red de Salud Medioambiental de Niños, una organización nacional y multidisciplinaria con la misión de proteger a los niños en desarrollo de los riesgos ambientales a la salud y promover un ambiente más saludable. “Por supuesto, también podrían haber otros factores involucrados, como si los niños toman los medicamentos correctamente y si tienen  acceso a buena asistencia médica.”

La investigación de EPA acerca de las disparidades de asma puede ayudar a dirigir los esfuerzos de intervención de maneras innovadoras y mejores a fin de reducir la exposición a los desencadenantes de asma y limitar los impactos de la enfermedad, ayudando así a cerrar la brecha para los niños pobres y minoritarios y mejorar la salud de los niños en todas partes.

Esta entrada en el blog es una traducción del reportaje publicado en la reciente edición de “Science Matters“.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

Una inspección de su escuela mejorará la calidad del aire y la salud de estudiantes y maestros

Por Carmen Torrent

¡Atención personal escolar! La temporada  de regreso a la escuela es una oportunidad perfecta para revisar el programa de gestión de calidad del aire interior (CAI) de su escuela para asegurar que el nuevo año escolar sea lo más posiblemente saludable y exitoso. ¿Sabía usted que una buena calidad del aire interior puede ayudar a mejorar la salud de los estudiantes, productividad de maestros y personal, y reducir el ausentismo?

Una buena manera de comenzar a evaluar las condiciones actuales de su edificio escolar es conducir un recorrido e investigación exhaustiva de toda la escuela. El Action Kit de la EPA incluye cuatro listas en español: Construcción y Mantenimiento de Suelos,    Servicio de AlimentosManejo Integrado de Plagas (MIP),   Manejo de Deshechos.  ¡Usted puede descargar estas listas en formatos PDF o Word, y adaptarlos a las necesidades de su escuela!

Al realizar un recorrido, usted puede utilizar sus sentidos básicos para identificar los problemas de IAQ:

• Mire el nivel general de la limpieza en las clases y salas de máquinas. Busque fuentes de contaminantes potenciales, incluyendo el moho, productos químicos incorrectamente guardados, o filtros de aire y ductos excesivamente sucios. Busque pistas de daños por agua, lo que puede indicar un problema más grave. Busque libros o papeles en la parte superior de los ventiladores o contrachapado (plywood) cubriendo entradas de aire exterior.
• Huela y busque olores únicos o malos, incluyendo el moho, mildiu,  y olores “químicos”,  al pasar de una sala a otra. Tenga en cuenta todas las fuentes potenciales de estos olores.
• Sienta y busque  temperaturas interiores incomodas, corrientes de aire, y humedad alta o baja. Verifique  el flujo de aire entrando por las rejillas y saliendo por los ventiladores.
• Escuche las preocupaciones de los ocupantes de la escuela con respecto a calidad del aire interior. ¿Se experimentan síntomas relacionados con la calidad del aire interior en las clases? ¿Guardan y utilizan sus propios sprays para el control de plagas? ¿Apagan el ventilador durante la clase porque es demasiado ruidoso? Escuche y busque ruidos inusuales de equipos que puedan indicar problemas potenciales.

Además de estos consejos, el archivo de la EPA contiene seminarios técnicos sobre recorridos escolares y el video de un recorrido virtual de la agencia Northwest Clean Air son buenos recursos para la detección temprana de los problemas de calidad del aire interior en su escuela.

Tener un plan de gestión de calidad del aire interior sólido establecido al inicio del año le ayudará a encontrar y resolver proactivamente los problemas de calidad del aire interior y evitar posibles peligros en el futuro. Visite el sitio web de la EPA Calidad del Aire Interior en español para aprender más sobre el manejo de calidad del aire interior en su escuela.

¡Los pasos para mejorar la gestión de calidad del aire interior y la realización de un recorrido escolar son comprobados y eficaces, pero requieren el apoyo y el compromiso de personas como usted!

Sobre la autora: Carmen Torrent es especialista de relaciones públicas en la Oficina de Aire Interior de EPA.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

Rachel Carson y la expansión de la conversación acerca del ambientalismo

(Esta entrada fue publicada inicialmente en inglés en el blog de la Administradora)

Por la administradora Lisa P. Jackson

Esta semana se conmemora el 50mo aniversario de la publicación del innovador libro de la ecóloga Rachel Carson, Primavera Silenciosa, en el 1962. Para el 1970, se había establecido la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU.

Eso no fue una casualidad.

La Primavera Silenciosa de Rachel Carson lanzó el movimiento ambientalista de hoy en día y cambió el mundo en el cual vivimos.

En su libro, Carson discutió el uso amplio y perjudicial de ciertos plaguicidas, especialmente el DDT, una sustancia tóxica que por poco elimina nuestro símbolo nacional, el águila calva. EPA prohibió el uso de ese plaguicida en 1972.

La obra de Rachel Carson ayudó a los estadounidenses a hacer las conexiones entre su salud y la salud del medio ambiente.  Sus esfuerzos ayudaron a encender la conversación acerca del ambientalismo en Estados Unidos.

Una de mis prioridades como administradora de EPA ha sido el continuar lo que Rachel comenzó al trabajar para expandir la conversación acerca del ambientalismo. El acercar a las personas a dialogar acerca de asuntos ambientales es esencial. Queremos que las madres y los padres sepan cuán importante es el aire, agua y tierra limpia para su salud y la salud de sus hijos.  Queremos continuar  fomentando la participación de áfrico-americanos y latinos para ampliar la conversación acerca de los retos ambientales para que podamos abordar las disparidades de salud que resultan de la contaminación que afecta a las comunidades de bajos ingresos y minoritarias. Se logrará la justica ambiental cuando todo el mundo disfrute del mismo grado de protección de los riesgos ambientales y a la salud y tengan el mismo acceso al proceso de toma de decisiones para tener un medio ambiente saludable donde viven, aprenden y trabajan.

A pesar de que hemos alcanzado un gran progreso desde la publicación de la Primavera Silenciosa, todavía tenemos mucho trabajo por hacer.  Las enfermedades del corazón, el cáncer y enfermedades respiratorias son tres de las cuatro amenazas fatales a la salud en los Estados Unidos. Estas representan más de la mitad de las muertes en la nación y las tres están vinculados a causas ambientales.  Los asuntos ambientales son asuntos críticos para la salud y necesitamos que todos los estadounidenses participen en esta conversación.

Rachel Carson ayudó a enseñarles a muchos estadounidenses que, aunque quizás no se consideren como ambientalistas, los asuntos ambientales sin lugar a duda juegan un papel importante en su salud y el futuro de la nación.

Su mensaje permanece tan cierto y tan crítico en la actualidad como lo fuera hace 50 años atrás.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

No son pequeños adultos

Por Lina Younes

Cuando miro a los niños de hoy en día, me parece que son mucho más avanzados que cuando teníamos su edad. Así lo he visto en mis propios hijos. Aun juzgando por mi hija menor que ahora tiene casi once años, muchas veces me deja asombrada por las cosas perspicaces que dice que denotan una sabiduría que va mucho más allá de su edad cronológica.  Además, muchas veces me quedo maravillada cuando veo cómo los niños de hoy en día son adeptos entusiastas de la tecnología.  Mientras yo todavía estoy en el primer paso tratando de descifrar el último avance o artefacto tecnológico, mis hijos normalmente ya se encuentran diez pasos más adelantados que yo.  No exagero.

Mientras frecuentemente vemos a los niños demasiado precoces para su edad, esto no significa que los debemos tratar como “pequeños adultos”. De hecho, sus cuerpos todavía están en pleno desarrollo. Consecuentemente, son más vulnerables a los riesgos medioambientales. Por lo tanto, cualquier exposición a sustancias químicas y contaminantes tendrá un impacto mayor en sus órganos y cuerpos.  Esto aplica al aire que respiran, el agua que toman, y las áreas donde juegan y aprenden.

Durante el mes de octubre celebramos el Mes de la Salud Infantil para concientizar a los padres acerca de cómo mejor proteger a sus niños de los factores de riesgos ambientales donde viven, juegan y aprenden. ¿Qué puede hacer para proteger a los niños de los riesgos ambientales?

Comencemos con algunos consejos para proteger a los niños en el área donde tenemos mayor control, nuestro hogar.

• Mantenga las sustancias químicas caseras fuera del alcance de los niños para prevenir envenenamientos.
• Lea la etiqueta antes de aplicar plaguicidas, usar productos caseros, e incluso tomar medicamentos
• Si vive en una casa construida antes de 1978, haga la prueba del plomo en su hogar
• Laven las manos de sus hijos, sus botellas y juguetes con frecuencia

Cuando sus niños salgan afuera a jugar o ir a la escuela, protéjalos del sol con sombreros o gorras o ropa protectora. Los bebés mayores de seis meses pueden usar crema protectora solar con SPF de 15 o más. Aplíquelo generosamente y con frecuencia. Si su hijo padece de asma, consulte el índice de calidad de aire en www.airnow.gov antes de salir afuera. Aprenda cuáles son sus factores ambientales desencadenantes de asma para reducir sus ataques de asma. También tenga un plan de acción para el manejo del asma.

Con estos pasos sencillos podrá asegurar que sus hijos tengan un medio ambiente más saludable durante el Mes de la Salud Infantil y todo el año.

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como portavoz hispana de la Agencia, así como enlace de asuntos multilingües de EPA. Además, ha laborado como la escritora y editora de los blogs en español de EPA durante los pasados cuatro años. Antes de unirse a la Agencia, dirigió la oficina en Washington, DC de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales a lo largo de su carrera profesional en la Capital Federal.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

¡Empiece el año escolar con un comienzo saludable – Cree un Plan de Gestión de Calidad del Aire Interior (CAI) para su escuela!

Por Carmen Torrent
¡Nuevas caras, horarios ocupados y el inicio de la temporada de fútbol estadounidense sólo pueden significar una cosa: es tiempo de volver a la escuela! Ayude a mejorar la salud de los estudiantes y el personal docente y la productividad mediante el establecimiento de un Plan de Gestión de Calidad del Aire Interior (CAI)  en su escuela.

La creación de un plan de gestión de calidad del aire interior requiere el apoyo de todos los miembros de la comunidad escolar, incluyendo a los maestros, administradores, personal de mantenimiento, y padres de familia. Sin embargo, no se requiere una gran cantidad de dinero. De hecho, un plan de gestión de calidad del aire interior puede ayudar a ahorrar dinero, mejorar la salud y reducir el ausentismo a través de acciones simples y de bajo costo.

Revise algunos de los recursos de la EPA para tener un buen comienzo del año escolar y aprender más acerca del mejoramiento de la calidad del aire interior en su escuela.
• Herramientas de Calidad del Aire Interior para las Escuelas Marco Operativo para la Gestión Efectiva de la Calidad del Aire Interior Escolar detalla paso a paso las acciones para ayudar a desarrollar y mantener un programa de gestión de calidad del aire interior. Esta guía ha ayudado a miles de escuelas en todo el país crear ambientes de aprendizaje saludables para los estudiantes y el personal.
• El Marco operativo incluye los Seis Impulsores Claves  que identifican las principales estrategias programáticas que  un plan de gestión de calidad del aire interior exitoso debe contener. Estas estrategias ponen énfasis en la comunicación efectiva entre todos los miembros  involucrados y aseguran que mediciones correctas estén en el lugar para ayudar a evaluar su programa.
• Las Seis Soluciones Técnicas del Marco Operativo ofrecen estrategias sencillas y consejos que le ayudarán a controlar los problemas de la calidad del aire interior más comunes en su escuela, incluyendo el control del moho y la humedad, la gestión del control de origen  de los contaminantes y el uso de prácticas de limpieza ecológicas y saludables.

• El Paquete de Acción Herramientas para la Calidad del Aire Interior para las Escuelas de la EPA incluye listas de comprobación que ayudan a evaluar la escuela y poner el marco operativo en acción. Descargue las listas en formatos PDF o Word, y adáptelos a las necesidades de su escuela. Cuatro de estas listas se encuentran en español: Mantenimiento del Edificio y SuelosServicio de AlimentosManejo Integrado de Plagas (MIP)  y Manejo de Deshechos.

Estos son sólo algunos de los recursos que la EPA ofrece para ayudarle a crear un ambiente escolar sano. Los recursos están disponibles en español para ayudarle a aprender más acerca de la importancia de la calidad del aire interior y buen manejo efectivo del asma en su escuela. Visite el sitio web de la Calidad del Aire Interior de la EPA en español y revise los recursos en español de la EPA para obtener más información y consejos que puede utilizar para asegurar que el ambiente escolar sea saludable y seguro.

Sobre la autora: Carmen Torrent es especialista de relaciones públicas en la Oficina de Aire Interior de EPA.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

¿Dónde estaba ese día?

Por Lina Younes

Hay eventos históricos que se arraigan a nuestros recuerdos colectivos. Estoy hablando de esos eventos que, hasta muchas décadas más tarde, recordamos exactamente qué estábamos haciendo cuando recibimos la noticia por primera vez.  Algunos de estos eventos como el asesinado del Presidente John F. Kennedy, el desastre del transbordador espacial Challenger, o el 11 de septiembre obviamente están vinculados a tragedias.  Sin embargo, un evento en particular captivó al mundo por su magnitud y significado. Casi medio siglo más tarde, ese acontecimiento, ese paso singular lanzó una nueva era de ciencia y tecnología y exploración. ¿A qué suceso significativo me estoy refiriendo? La llegada del hombre a la Luna.

Con la reciente muerte del ex astronaut Neil Armstrong,  muchos de nosotros compartimos nuestros pensamientos acerca del fallecimiento de este gran estadounidense. Para aquellos que presenciamos ese momento en la historia,  las discusiones mediante los medios sociales nos permitieron compartir estas vivencias y recuerdos de cómo experimentamos al ver ese primer alunizaje. ¿Dónde estábamos? ¿Qué estábamos haciendo en ese momento? ¿Acaso entendíamos plenamente el significado del momento? Fue interesante notar que hasta el mismo Neil Armstrong, que los que lo conocían personalmente han descrito como un héroe humilde, no quiso clasificar este acontecimiento trascendental como una hazaña solo para los Estados Unidos, sino como “un salto gigante para la humanidad”.

Como he mencionado en blogs con anterioridad,   la exploración espacial ha abierto un nuevo mundo de ciencia y tecnología que nos ha beneficiado aquí en la Tierra aunque muchos lo tomemos por sentado.  ¿Sabía que los satélites de la NASA han abierto un nuevo mundo de comunicaciones que ha facilitado innovaciones en la tecnología móvil que usamos en la actualidad? ¿Qué le parecen las innovaciones en las ciencias ambientales para analizar la calidad de nuestro aire y otros recursos naturales? ¿Sabía que los materiales desarrollados por científicos de la NASA han contribuido a tecnologías verdes como los paneles solares? ¿Sabía que la tecnología desarrollada como resultado del programa espacial también ha contribuido al desarrollo de la ortopedia y prótesis y robótica usada en la medicina para el beneficio de toda la humanidad?   Estos son tan solo algunos de los resultados positivos del programa espacial que son posibles por inversiones en la ciencia y la tecnología.  Nuevos logros serán posibles si más estudiantes estudian las ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas. Estoy segura que ahora mismo hay un futuro Neil Armstrong o Sally Ride entre nosotros listo para abrir las puertas a nuevos mundos. Las estrellas son el límite.

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como portavoz hispana de la Agencia, así como enlace de asuntos multilingües de EPA. Además, ha laborado como la escritora y editora de los blogs en español de EPA durante los pasados cuatro años. Antes de unirse a la Agencia, dirigió la oficina en Washington, DC de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales a lo largo de su carrera profesional en la Capital Federal.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

¡Limpie esos filtros!

Por Lina Younes

Con las temperaturas récord que arroparon el país recientemente, estoy segura que muchas unidades de aire acondicionado estaban funcionando a capacidad para mantener las casas medianamente frescas. Sin embargo, hay muchas maneras de asegurar que usted pueda usar su aire acondicionado eficientemente sin tener que pagar una factura de electricidad exorbitante. ¿Quiere un consejo útil para permanecer fresco, ahorrar dinero y energía mientras también protege su salud? ¡Limpie esos filtros! Al darle mantenimiento a su sistema de aire acondicionado regularmente y limpiar los filtros, aumenta el rendimiento eficiente de su aire acondicionado  y mantiene su casa cómoda. Además, el filtro también le ayuda a reducir las partículas de polvo en su hogar que, a su vez, pueden ser muy irritantes para las personas que padecen de alergias o de asma. Para un listado sobre las acciones a tomar para darle el mantenimiento adecuado a su aire acondicionado con regularidad, visite el sitio Web de Energy Star.

¿Quiere otros consejos útiles para que su casa permanezca fresca y ahorrar dinero en la factura de electricidad en su hogar?

• Instale un termostato programable.  Esto es ideal para las familias que permanecen fuera de la casa durante horas establecidas diariamente  o durante la semana. Si programa las temperaturas regularmente, un termostato programable le podría ahorrar hasta $180 anualmente en costos de electricidad.
• Instale un abanico de techo y úselo todo el año. Al ajustar la dirección en la cual rotan las aspas del abanico conforme a la temporada (para verano, deben rotar en contra del reloj y en invierno conforme a la dirección de las manecillas del reloj) usted podrá refrescar el aire y usar la energía de manera más eficiente.
• Reemplace las bombillas de luz incandescentes con bombillas de luz compactas que son más eficientes y producen menos calor. Esto le ayudará a mantener la casa más fresca.
• Si alquila su apartamento o casa, consulte los consejos para inquilinos  para ahorrar energía y dinero mientras contribuye a reducir los riesgos del cambio climático.
• Si tiene muchos cargadores o equipos electrónicos en el hogar, use regletas de enchufes múltiples para poder apagar los dispositivos electrónicos en un punto central cuando estos no estén en uso.

¿Qué está haciendo para permanecer más fresco durante el verano? Con estas temperaturas extremas, me pregunto: ¿Qué hacíamos durante aquellos veranos años atrás cuando no teníamos unidades de aire acondicionado en nuestros hogares?

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como portavoz hispana de la Agencia, así como enlace de asuntos multilingües de EPA. Además, ha laborado como la escritora y editora de los blogs en español de EPA durante los pasados cuatro años. Antes de unirse a la Agencia, dirigió la oficina en Washington, DC de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales a lo largo de su carrera profesional en la Capital Federal.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

¡A su salud!

Por Lina Younes

Recientemente cuando llevé a mi hija menor al campamento durante un día muy caluroso y soleado, le aconsejé que se aplicara la crema protectora solar con frecuencia durante el día. Su respuesta perspicaz me motivó a escribir este blog. “¡Mami, deberían tener una aplicación para eso!”

De hecho, muchos llamados teléfonos inteligentes tienen aplicaciones móviles que nos sirven de recordatorio para numerosas actividades. A pesar de que no tenemos una aplicación móvil para recordarnos específicamente de la aplicación de la crema protectora solar, sí tenemos una aplicación que promueve la seguridad bajo el sol. Tenemos una aplicación acerca del Índice de Rayos Ultravioletas (UVI, por sus siglas en inglés) que ofrece un pronóstico de la radiación U V en su localidad. Con esta valiosa información, la gente puede tomar las decisiones correctas para protegerse del sol.

¿Está interesado en aprender acerca de las condiciones ambientales en su comunidad? Para aprender acerca de la calidad de aire en su ciudad, visite www.airnow.gov para descargar una aplicación móvil gratuita para teléfonos inteligentes llamada AirNow Enviro Flash. Esta información es de mucha utilidad especialmente para aquellos grupos más vulnerables a la contaminación atmosférica como los asmáticos, los ancianos y los niños. 

Eso me lleva a otro asunto en el cual las tecnologías innovadoras se pueden desarrollar para aplicar datos ambientales para beneficiar la salud humana.  ¿Estaría interesado en desarrollar tecnología móvil como un sensor portátil que pudiese medir las condiciones del aire a su alrededor y detectar en tiempo real los efectos fisiológicos en su cuerpo? Pues nosotros estamos muy interesados en esa tecnología también por los beneficios a la salud que pueden producir.  Por eso hemos emitido un reto a los innovadores y desarrolladores de tecnología cibernética para que produzcan semejantes prototipos.  Durante la primera fase de este reto, se seleccionarán hasta cuatro finalistas que recibirán $15 mil cada uno. Dichos finalistas avanzarían a la segunda fase. El ganador del reto final recibirá $100,000.

La meta del reto consiste en apoderar a las personas con información acerca de su salud y del aire que les rodea. Al tener un sensor portátil, las mediciones de salud se podrán tomar en tiempo real lo cual ofrecerá datos incalculables para el individuo como para su doctor. Resultaría en una situación muy ventajosa para todos.

Visite el sitio web de Challenge.gov para más información sobre este reto,  la cronología de eventos, el criterio para revisar las propuestas y las reglas de eligibilidad. El plazo para enviar las propuestas es el 6 de octubre de 2012.

¿Qué tipo de tecnología innovadora quisiera ver para poder proteger mejor su salud y el medio ambiente?

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como portavoz hispana de la Agencia, así como enlace de asuntos multilingües de EPA. Además, ha laborado como la escritora y editora de los blogs en español de EPA durante los pasados cuatro años. Antes de unirse a la Agencia, dirigió la oficina en Washington, DC de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales a lo largo de su carrera profesional en la Capital Federal.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.