Recuerdos de las ballenas jorobadas y la investigación acerca del cambio climático

Normal
0

false
false
false

EN-US
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin-top:0in;
mso-para-margin-right:0in;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0in;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

Por Aaron Ferster

Fue publicado originalmente en el blog de EPA  Todo comienza con las cienciashttp://blog.epa.gov/

071113 Whale# (2)

Quedé fascinado la primera vez que vi una ballena jorobada saltar del océano. Esa enormidad imposible explotando a través las olas, suspendida en el aire por un momento, y luego cayendo estrepitosamente al mar. Una cascada de niebla y espuma marinas donde un animal de cuarenta toneladas existía.

Dentro de unos meses de ese primer encuentro, me presté como voluntario para recopilar datos en un barco que monitoreaba las ballenas.  Al poco tiempo me convertí en el primer oficial del barco y dediqué los siguientes veranos de mis años universitarios asegurando las líneas, limpiando la cubierta, subiendo al techo de la cabina de mando para mirar al horizonte para presenciar el próximo avistamiento.

¿Por qué me puse a pensar acerca de los días de mi juventud en que miraba las ballenas durante el reciente discurso del Presidente acerca del cambio climático? Debido a que el Presidente Obama habló acerca de su Plan de Acción de Cambio Climático y la necesidad de innovación y combustibles bajos en carbono, me recordé que muchos años atrás antes de que las ballenas se convirtieran en una atracción turística, para mucha gente su valor primario era como una fuente de energía. Las llamas quemaban la grasa de las ballenas y el aceite mantenía los hogares, negocios y lámparas en la calle alumbradas en la oscuridad.  En el pasado, las linternas de los faros funcionaban a base del atesorado aceite de la esperma de ballena (espermaceti) que adquirió tanto renombre en la novela Moby Dick.

En aquella época, la pesca de ballenas era un gran negocio, el elemento básico de la economía en pueblos costeros a lo largo de Nueva Inglaterra y otras costas. La situación empezó a cambiar con la llegada de los primeros focos y la electricidad.  Estos se convirtieron en las fuentes preferidas para alumbrar los faros ya que eran menos costosos y más abundantes ante la disminución de los suministros de espermaceti.

¿Cuándo llegará la próxima generación de energía?  Mientras las consecuencias son definitivamente más desalentadoras y abarcadoras que siglos atrás cuando la energía se cultivaba a base del arpón, me entusiasmó escuchar el mensaje optimista del Presidente Obama acerca de las oportunidades esperanzadoras que se abren ante las destrezas e innovaciones estadounidenses  equiparadas a los retos actuales.

Como un escritor científico de EPA, quizás es fácil para mí hablar de esta manera.  Sin embargo, mi labor en la Agencia también me ofrece la oportunidad de presenciar de primera mano el trabajo que están realizando algunos de nuestros científicos e ingenieros en sus investigaciones y soluciones técnicas para abordar, mitigar y facilitar la adaptación al cambio climático.

Parte de esta labor está destacada en la última edición de nuestro boletín científico “Asuntos de Ciencias de EPA”. Esta edición se centra en historias sobre cómo los investigadores de la agencia y sus socios están ayudando a las personas que toman decisiones para proteger la salud humana y el medio ambiente ante el clima cambiante.  Les invito a leer la edición y a unirse a la expansión de la conversación sobre cambio climático mediante este y otros blogs de EPA que estamos elaborando acerca de las investigaciones de EPA sobre cambio climático.

Acerca del autor: Antes de unirse a la EPA como escritor científico, la variada experiencia laboral de Aaron Ferster incluía trabajos como ser el primer oficial en un barco para avistar ballenas, ayudante de entrenador de elefantes, y escritor de exhibiciones de zoológicos.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.