WPS

EPA participa de la tercera cumbre anual de la Asociación de Estudiantes de Medicina Latinos (LMSA) en Washington, DC

Por Ana Rivera Lupiáñez

Como una latina orgullosa, trabajando en la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés), siempre busco oportunidades para promover la misión de la Agencia, en particular aquellas iniciativas destinadas a proteger a las poblaciones vulnerables.

El pasado 22 de octubre, me ofrecí para participar en la tercera cumbre anual de política de la Asociación de Estudiantes Latinos de Medicina. La conferencia, para estudiantes de medicina a nivel nacional, fue auspiciada por la Asociación de Escuelas de Medicina Americanas en Washington, DC. La meta de la cumbre de política fue proveer a los estudiantes las herramientas para participar en los procesos de política de salud a fin de abordar y mejorar las disparidades de salud a las cuales se enfrenta la comunidad latina en Estados Unidos.

Kathy Sykes, asesora principal de adultos de la tercera edad y salud pública de la Oficina de Investigación y Desarrollo de EPA, hizo una presentación sobre los esfuerzos de la agencia para “Cerrar la brecha en disparidades de cuidado de salud hispana”. Los estudiantes estaban bien impresionados de aprender acerca de la participación de la EPA en el desarrollo de normas de política de salud ambiental diseñadas a mejorar las disparidades que enfrenta la población latina.

Image of EPA's 6th Edition annual Recognization and Management of Pesticide PoisoningsDespués de los talleres, los estudiantes tuvieron la oportunidad de visitar la exhibición, hacer preguntas y obtener materiales informativos. Yo me uní a Kathy Sykes (Oficina de Investigación y Desarrollo) y a Melissa Vargas (Oficina de Participación Pública) quienes trabajamos en la exhibición de la EPA. Los estudiantes de medicina estaban muy entusiasmados de recibir copias de la sexta edición del manual de la EPA sobre el Reconocimiento y manejo de envenenamientos por pesticidas (en inglés). El manual es una herramienta excelente para proveedores de cuidado de salud y sirve como un recurso de referencia rápida sobre la mejor información de toxicología y tratamiento para pacientes con exposiciones a pesticidas.

Para mí, fue muy grato ver a muchos estudiantes, particularmente los que procedían de áreas agrícolas de California y Texas, muy interesados en las recientes revisiones de la EPA del Estándar para la Protección del Trabajador Agrícola (WPS, por sus siglas en inglés). El WPS tiene el propósito de reducir el riesgo al envenenamiento y lesiones por pesticidas entre los trabajadores agrícolas y personas que manejan plaguicidas. El WPS revisado pone en vigor protecciones más estrictas para los dos millones de trabajadores agrícolas y sus familias que trabajan en las granjas, bosques, viveros e invernaderos a nivel nacional y también otorga a los trabajadores agrícolas protecciones de salud similares de los cuales otros trabajadores en otras industrias ya se benefician.

El entusiasmo de ver los rostros de estos jóvenes estudiantes y su interés en servir a las minorías vulnerables y marginadas representa un paso prometedor para poder cerrar la brecha en las disparidades de cuidado de salud hispana. ¡Definitivamente son motivo de orgullo para cualquier madre latina! Estoy esperanzada de que estos jóvenes estudiantes continúen trabajando para mejorar la salud y el medioambiente de hispanos en toda nuestra nación.

 

Acerca de la autora, Ana Rivera Lupiáñez es una especialista de protección ambiental en la Oficina de Programas de Pesticidas, División de Asuntos Externos, Rama de Certificación y Protección del Trabajador Agrícola de la Agencia de Protección Ambiental en Washington, DC.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Harvest of Shame

By Ashley Nelsen

Have you seen Edward R. Murrow’s documentary Harvest of Shame? It’s a Peabody-award winning film about the agricultural conditions of migrants in the 1960s. The opening scene is in Florida. It shows African Americans in a parking lot where labor contractors are repeatedly shouting, “Over here! Seventy cents!” while urging migrant workers to get on a bus to go work in the fields harvesting produce for 70 cents a day, often working in fields while they are being sprayed with harmful pesticides.

The Harvest of Shame vividly showed the American public the deplorable cycle of human poverty and labor abuse used to ensure the variety of produce at affordable prices we’ve come to expect. Fast forward to 2014, the demographic of migrant farm workers has changed to predominately Latino, but the challenges remain the same: poor and unsafe labor conditions and low wages.

My office at EPA, the Certification and Worker Protection Branch, realized that to reach this environmental justice population and educate them about pesticide safety would require more than the typical “top-down” government approach. To find such an invisible population we decided on a “bottom-up” approach involving partnerships with stakeholders who interact with farm workers on a regular basis.

Graphic for Recognition and Management of Pesticide Poisonings DocumentWe partnered with the Association of Farm Worker Opportunity Programs, a national network of trainers who deliver pesticide safety training. Their newest training module, co-developed with EPA, is Project LEAF, which educates farm workers and their families on the hazards of take-home pesticide exposure. Another wonderful partner we have is the Migrant Clinicians Network, an association of clinicians in rural areas that educates healthcare providers on how to recognize, treat, and report pesticide poisoning. We also recently collaborated with physicians and subject matter experts to update our “Recognition and Management of Pesticide Poisonings.” This manual is used nationally and internationally by healthcare professionals in treating patients with pesticide-related illnesses. Pesticides are often colorless and odorless, and symptoms of exposure mimic the cold and flu, making this manual instrumental for those providing healthcare for farm workers.

REI 3 CroppedWe also recently proposed changes to the Worker Protection Standard (WPS). The WPS, originally enacted in 1992, was developed to reduce the risk of pesticide poisoning and injury among agricultural workers and pesticide handlers. The proposed changes would require annual mandatory pesticide safety training, expanded posting of no-entry signs for some of the most hazardous pesticides, and, for the first-time ever, children under the age 16 would not be allowed to handle pesticides (unless on a family farm).

Language barriers, cultural differences, documentation status and physical migration continue to make the farm worker population virtually invisible in this country. However, by working with stakeholders who have the common interest of improving the well-being of the American farm worker, we at EPA are working to help end the harvest of shame.

NOTE: If you would like to support the proposed changes to the agricultural Worker Protection Standard by leaving a comment please visit: EPA-HQ-OPP-2011-0184. Comments must be received on or before August 18, 2014. Additionally, you can click here for tips on how to effectively comment on EPA proposed rules and changes.

About the author: Ashley Nelsen began working at the EPA’s HQ Office in Washington, DC, September 2009. She became passionate about farm worker issues after serving as a Peace Corps Volunteer and Kiva Fellow in Latin America.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

¿Sabes quién cultiva tus alimentos?

Foto cortesía de la Asociación de Programas de Oportunidades para Trabajadores Agrícolas

Foto cortesía de la Asociación de Programas de Oportunidades para Trabajadores Agrícolas

Por Jim Jones

 

Dos millones de trabajadores agrícolas contribuyen a la siembra, cultivo y cosecha de los alimentos que llevamos a nuestras mesas cada día. Ellos son las madres, los padres, las hermanas y los hermanos cuyo arduo trabajo durante largos días, nos permite gozar de alimentos saludables y abundantes. Muchas veces estos trabajadores están expuestos a los peligros de exposición a los pesticidas y merecen la protección laboral que otros trabajadores en la industria han tenido por décadas.

Hace 20 años que no han habido cambios a la reglamentación que provee protección a los trabajadores agrícolas. En febrero del año corriente, la agencia propuso cambios al Estándar de Protección a los Trabajadores Agrícolas o WPS, por sus siglas en inglés. La propuesta es el resultado de numerosas discusiones a través del país con trabajadores agrícolas, granjeros, oficiales estatales y otros sectores interesados, sobre las eficiencias y deficiencias del reglamento vigente y maneras para mejorarlo.

Hoy, estamos extendiendo hasta el 18 de agosto de 2014, el periodo para someter comentarios a los cambios propuestos como respuesta a la solicitud de parte de los sectores agrícolas, industriales y estatales, así como defensores del trabajador agrícola. Queremos asegurarnos de extender la participación a la mayor diversidad de sectores interesados de manera que tengamos un estándar que garantice la protección de este sector laboral por años venideros.

La revisión de esta norma es una oportunidad única, por ello, estamos comprometidos a hacer un buen trabajo. Desde febrero hemos recibido un sinnúmero de correos electrónicos y llamadas telefónicas, hemos participado en talleres cibernéticos y reuniones con trabajadores agrícolas y sus defensores, granjeros y funcionarios estatales de cumplimiento, y otros, para explicar las revisiones propuestas y obtener insumo a la misma. Continuaremos con estos esfuerzos de comunicación durante el periodo de extensión para recibir comentarios.

La revisión de esta regulación para salvaguardar a los trabajadores agrícolas de la exposición a los pesticidas, y que ya tiene 20 años, es una prioridad para la EPA. Las revisiones propuestas incluyen un aumento en la frecuencia de los cursos obligatorios de capacitación (de uno cada cinco años a uno cada año) y la adición de restricciones de entrada a los campos tratados con plaguicidas y áreas circundantes estableciendo una zona de amortiguamiento de 25-100 pies del área tratada. Incluye además, por primera vez, la imposición de un requisito de edad legal mínima de 16 años para el manejo de pesticidas; ordena una expansión en la colocación obligatoria de rótulos para los pesticidas o plaguicidas más peligrosos; establece requisitos a los empleadores de mantener por un periodo de dos años los documentos con información sobre la aplicación específica de los pesticidas y les ordena proporcionar a los trabajadores agrícolas y a sus defensores información específica acerca de la aplicación de plaguicidas. La propuesta norma mantiene las exenciones para los miembros de familia que trabajan en granjas familiares.

El periodo para someter comentarios termina el 18 de agosto de 2014. Te exhortamos a comentar sobre la propuesta  en español o inglés.

Acerca del autor: Jim Jones es el administrador adjunto para la Oficina de Seguridad Química y Prevención de la Contaminación.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.