El EJ 2020: la próxima generación de justicia ambiental de EPA

Por Gina McCarthy

 

Yo empecé a trabajar en los centros comunitarios de salud en Canton, Massachusetts. Hace más de 35 años de eso. Lo que me motivó entonces, todavía me estimula hoy, es mi deseo de ayudar a la gente a vivir vidas más saludables y seguras.

Con demasiada frecuencia, vemos cómo los grupos minoritarios, de bajos ingresos e indígenas son los más afectados por los retos medioambientales y de salud pública. Estoy orgullosa de que por más de veinte años, la EPA ha trabajado para asegurar que estas comunidades marginadas se beneficien de las mismas protecciones ambientales que las demás comunidades. Eso ha sido prioritario para mí desde mis primeros días trabajando en Canton, y ha sido una prioridad clave para nosotros aquí en la EPA.

Hemos logrado un progreso tremendo a lo largo de los pasados ocho años. Mediante el EJ 2014, el primer plan estratégico de la EPA, desarrollamos relaciones más fuertes con los líderes locales y comunitarios. Integramos la justicia ambiental en cada programa de la EPA. Y hemos fortalecido nuestros consorcios dentro de la familia federal.

Este progreso es importante, porque todavía tenemos mucho trabajo por hacer. Con el EJ 2020, el siguiente plan estratégico de los próximos cuatro años para la justicia ambiental, continuaremos construyendo sobre esos fundamentos a medida que trabajemos juntos para convertir este progreso en todavía más acción. Este plan fue desarrollado basado en un insumo público robusto—mediante miles de comentarios al plan borrador, de más de cientos de reuniones en todo el país, y cuatro seminarios web nacionales.

La Agenda de Acción EJ 2020 tiene tres metas primordiales:

  • Profundizar la práctica de justicia ambiental dentro de los programas de la EPA para mejorar la salud y el medio ambiente en comunidades marginadas.
  • Trabajar con los socios para ampliar nuestro impacto positivo en las comunidades marginadas.
  • Demostrar el progreso sobre los retos nacionales críticos de justicia ambiental.

Cada una de estas metas apoya nuestros esfuerzos para ampliar nuestra labor sobre el terreno y lograr un impacto todavía mayor y duradero donde nuestra ayuda es más necesaria. Y a medida que desarrollemos maneras más globales para medir nuestro progreso, aseguraremos mejor que cada persona en Estados Unidos disfrute de los beneficios de vivir en una comunidad más limpia y más sana.

El confrontar nuestros retos compartidos requiere soluciones innovadoras y una dedicación inquebrantable. En un periodo de crecientes retos relacionados al cambio climático y la infraestructura en deterioro, nuestra capacidad de confrontar nuestros obstáculos depende de la fortaleza de nuestros consorcios. El EJ 2020 provee una guía para ir hacia adelante, juntos, de una manera más productiva y holística. Eso significa escuchar a los líderes comunitarios y residentes y mejor entender las cargas a las cuales ellos se enfrentan para que nosotros podamos enfocar nuestros recursos estratégicamente. Esta es la manera en la cual podremos hacer una diferencia en las comunidades más marginadas de nuestro país.

El EJ 2020 no se trata solamente de unas palabras en papel. Se trata de estrategias concretas que nos guiarán por los siguientes cuatro años y más allá. Y cuando me recuerdo de las lecciones aprendidas en Canton, me enorgullezco de las vidas que la EPA ha cambiado y las comunidades que hemos fortalecido tanto en mi pueblo natal y en pueblos natales en el país. Todo lo que hemos logrado me hace aún más optimista para nuestro futuro compartido.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

El llamado del Papa Francisco en favor de la acción climática

Por la administradora de la EPA, Gina McCarthy, y el embajador de EE.UU. ante la Santa Sede, Kenneth Hackett
El mes pasado, el Papa Francisco publicó su segunda encíclica como pontífice, instando a todo el mundo a proteger nuestros recursos naturales y a tomar acción para afrontar el cambio climático. Dejó en claro nuestra obligación de prevenir los impactos del clima que amenazan la creación de Dios, especialmente para aquellos más vulnerables.

Como servidores públicos quienes laboran tanto en el ámbito de la política interna como en el de la diplomacia, entendemos la necesidad apremiante de tomar acción global. Los impactos climáticos como las sequías extremas, inundaciones, incendios olas de calor y tormentas amenazan a la gente en cada país—y los que tienen menos sufren más. No importa cuáles sean sus creencias o sus puntos de vista políticos, tenemos la obligación de tomar acción sobre el cambio climático para proteger nuestra salud, nuestro planeta y a los seres humanos.

Con anterioridad este año, en una serie de reuniones en el Vaticano sobre la encíclica con asesores papales clave, el cardenal Turkson habló sobre nuestra obligación moral de tomar acción climática no tan solo por los datos científicos contundentes, sino también por su experiencia personal en Ghana. Las reuniones terminaron con un sentido de urgencia, así como un sentimiento de oportunidad y esperanza también.

El primer ministro de Tuvalu, una nación isleña en el Pacífico, habló en una conferencia en el Vaticano la semana pasada y apeló al mundo que prestara atención a la amenaza existencial real al cual se enfrentan—que su país podría ser destruido si el alza de los mares y las tormentas más intensas continúan como consecuencia del cambio climático.

Por estas razones, el gobierno de EE.UU., a través de la EPA, está tomando pasos para cumplir con nuestra obligación moral. Luego este verano, la agencia finalizará una norma para limitar la contaminación de carbono que genera el cambio climático de la fuente principal en nuestra nación—las centrales eléctricas.

La contaminación de carbono viene acompañada del smog y el hollín que pueden ocasionar problemas de salud. Cuando limitemos la contaminación de carbono de las centrales eléctricas, los estadounidenses evitarán centenares de miles de ataques de asma y miles de ataques del corazón en el 2030.

Un reciente informe de la EPA encontró que si tomamos acción global ahora, tan solo Estados Unidos podrá evitar hasta 69,000 muertes prematuras para el año 2100 por la calidad de aire deficiente y el calor extremo. Continuaremos asociándonos con organizaciones católicas y de base de fe en EE.UU., como la Conferencia Estadounidense de Obispos Católicos, y el Convenio Católico por el Clima, para comunicar el mensaje sobre la importancia de tomar acción para combatir el cambio climático.

El Presidente Obama y la EPA comparten la preocupación del Papa por la justicia ambiental—nuestra crisis climática es una crisis humana. Cuando limitamos la contaminación tóxica, mejoramos la salud de la gente, fomentamos la innovación, y creamos empleos. Le debemos a las comunidades vulnerables, a nuestros hijos, y a las futuras generaciones el asegurarnos que nuestro planeta permanezca como un hogar vibrante y hermoso.

El liderazgo de EE.UU. es un paso crucial, peo el cambio climático es un problema global que demanda una solución global.

Es por eso que Estados Unidos ha emitido anuncios internacionales conjuntos—el año pasado con China y más recientemente con Brazil—afirmando nuestro compromiso a favor de una acción más fuerte, incluyendo el recortar la contaminación de carbono más rápidamente que en el pasado, y detener la deforestación. Como tres de las economías más grandes del mundo se han unido, estamos confiados de que otras naciones se unan a nuestro compromiso—y que el mundo finalmente alcanzará un acuerdo climático a escala mundial luego este año en París.

El Papa Francisco está basándose audazmente en la fundación moral establecida por los Papas Benedicto XVI y Juan Pablo II, y se está uniendo a un coro de voces de líderes de fe alrededor del globo que están haciendo un llamado a favor de la acción climática—no tan solo porque protege nuestra salud, nuestra economía y nuestro estilo de vida—sino porque es la acción debida que hay que tomar. Esperamos darle la bienvenida al Santo Padre a Estados Unidos en septiembre para continuar a discutir estos y otros asuntos que nos afectan a todos.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

EJSCREEN: Una herramienta para poner justicia ambiental en acción

Por Matt Tejada

Muy a menudo en Estados Unidos, las comunidades minoritarias o de bajos ingresos cargan con el peso de la contaminación de nuestro país. Estas amenazas ambientales y de salud pública hacen más difícil que los niños con asma aprendan en las escuelas y que las personas que se afectan por la contaminación lleven una vida activa y saludable.

Hay muchas maneras en que la EPA trabaja para proteger a estas comunidades altamente afectadas. Durante los últimos dos años, hemos utilizado una herramienta de análisis y mapeo llamada EJSCREEN para informar nuestro trabajo, ya sea en la escritura de subvenciones, las decisiones sobre políticas o la aplicación de las leyes ambientales. Hoy tomamos un importante paso adelante al compartir EJSCREEN con el público, para amplificar su efecto, proporcionar una mayor transparencia de cómo la justicia ambiental se toma en consideración y fomentar la colaboración con nuestros aliados.

EJSCREEN utiliza mapas de alta resolución junto con datos demográficos y ambientales para resaltar lugares que puedan tener mayores cargas ambientales y poblaciones vulnerables. EJSCREEN puede ayudar a entender el peso de la contaminación que por ejemplo, confronta una comunidad localizada bien cerca al tráfico y que también tiene un alto porcentaje de personas con salud precaria, que tienen acceso limitado a la atención médica, faltos de recursos o habilidades lingüísticas o en etapas susceptibles de la vida. Este tipo de datos es esencial para organismos gubernamentales, organizaciones sin fines de lucro y cualquier otra entidad interesada en trabajar para hacer un impacto positivo en las comunidades estadounidenses afectadas por la contaminación.
061115 EJSCREEN Photo CHJ7-AjWgAEhbvL
EJSCREEN combina información ambiental y demográfica en “índices EJ” que dan al usuario una manera de medir los impactos para ayudar a entender mejor las áreas que necesitan protección medioambiental, acceso a servicios de salud, vivienda, mejoramiento de la infraestructura, revitalización de la comunidad y resiliencia climática.

Hace un tiempo hemos estado colaborando con nuestros aliados estatales y locales para asegurarnos que EJSCREEN es sólido y práctico. Muchos estados y grupos interesados están deseosos de usarlo, pero la EPA no obliga a los gobiernos estatales u otras entidades a que utilicen la herramienta o sus datos correspondientes. Además, esta herramienta no se debe utilizar como base para identificar qué áreas son comunidades EJ, tampoco es apropiado que sea la única herramienta para hacer una evaluación de riesgo. Está diseñada para informar la toma de decisiones, para que todos podamos hacer decisiones más completas y adecuadas en nuestros objetivos de protegernos contra la contaminación.

Esperamos que haga uso de la herramienta y nos deje saber cómo podemos mejorarla, tanto para el uso dentro de la EPA, como también para el uso de todos en los Estados Unidos.

Sobre el autor: Matthew Tejada es el director de la Oficina de Justicia Ambiental de la EPA.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

La integración de la justicia ambiental en nuestra labor

Por Cynthia Giles y Jim Jones

Trabajamos para lograr nuestra misión de proteger la salud pública y el medio ambiente en un sinnúmero de maneras al proveer subvenciones a los estados, programas de incentivos y asistencia técnica, sin embargo también emitimos normas. Y como estamos comprometidos con la justicia ambiental, queremos asegurar que nuestras normas sirvan a toda la gente, inclusive aquellos que muchas veces están más impactados por los daños ambientales y las preocupaciones de salud pública.

Hemos estado integrando la justicia ambiental a nuestras normas por años. Hoy, estamos avanzando nuestros esfuerzos para publicar nuestras Directrices para considerar la justicia ambiental durante el desarrollo de una acción normativa. Usando nuestras directrices interinas de julio del 2010 como fundamento, esta es una fuente esencial que ofrece a nuestros reglamentarios las herramientas, guías y estrategias específicas que ellos necesitan para considerar la justicia ambiental. Esta guía final ayuda a ampliar el alcance y el impacto que tenemos en las comunidades estadounidenses.

060115 NEWEJ-pic

Estas directrices también continuarán el compromiso que hemos tenido con la justicia ambiental desde que el Presidente Clinton firmara la Orden Ejecutiva 12898  la cual ordena a las agencias federales a abordar los efectos desproporcionalmente elevados y adversos a la salud humana y el medio ambiente en las poblaciones minoritarias y de bajos ingresos. Durante el pasado año, nuestros equipos reglamentarios han estado laborando arduamente en esfuerzos de alcance público en las comunidades, informándose acerca de los impactos ambientales que les afectan, y desarrollando normas con estas consideraciones en mente. He aquí algunos ejemplos:

• Con anterioridad este año, publicamos nuestra Definición de la Norma de Desechos Sólidos final, que abordaba los impactos desproporcionados en poblaciones minoritarias y de bajos ingresos donde los desechos peligrosos son administrados incorrectamente e enviados a reciclar. Realizamos un análisis riguroso de justicia ambiental donde examinamos la ubicación de instalaciones de reciclaje y su proximidad y potencial impacto a los residentes adyacentes. Este proceso condujo a la norma final que fomenta el reciclaje seguro y legítimo y ofrece a las comunidades una voz antes de que comiencen las operaciones de reciclaje

• En junio del 2014, propusimos una norma actualizada para lograr mayores controles en las emisiones de aire tóxico de las refinerías de petróleo. Además de evaluar los lecciones aprendidas de los acuerdos de acatamiento y el análisis de datos del esfuerzo extenso de recopilación de datos, realizamos unos esfuerzos robustos de alcance público comunitario Estos incluyeron llamadas de conferencias comunitarias, seminarios web, esfuerzos de capacitación, y audiencias públicas para aprender de las personas afectadas y ayudarles a entender cómo la propuesta norma les ayudaría. La propuesta norma incluye requisitos que beneficiarán estas comunidades, incluyendo control de emisiones para los tanques de almacenamiento, antorchas y unidades de coquización; una mayor eficiencia de combustión en las operaciones de antorchas; y el monitoreo de concentraciones de aire a lo largo de las vallas de las instalaciones de refinerías.

• En marzo del 2014, publicamos una propuesta norma para revisar el Estándar de Protección del Trabajador Agrícola diseñado para proteger los dos millones de trabajadores agrícolas y sus familias de la exposición a pesticidas. Ofrecerá a los trabajadores agrícolas protecciones de salud similares a las que ya disfrutan los obreros en otros trabajos. Al desarrollar las normas propuestas y finales, buscaremos el insumo amplio de la comunidad de trabajadores agrícolas. La norma final anticipada para este otoño ayudará a proteger a los trabajadores agrícolas y a sus familias mediante una mejor capacitación, mayor información, mejores protecciones de seguridad, estándares de cumplimiento modernizados.

Estos son tan solo tres ejemplos –vea otros al leer nuestro memorando—al personal de la EPA anunciando las directrices finales. Tomamos muy en serio nuestra obligación de liderar en materia de justicia ambiental, y de servir como ejemplo para los demás. La administradora McCarthy ha fijado la pauta y estas directrices finales apoyan su liderazgo. Es otra manera en la cual estamos haciendo nuestra parte para cumplir con el espíritu de la Orden Ejecutiva 12898 y para proteger nuestro ambienta y el derecho fundamental de todos en Estados Unidos a respirar un aire limpio, beber agua limpia y vivir en una tierra limpia.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

Puerto Rico destaca el poder de la participación comunitaria en la proteccion de las vías acuáticas

Por Mike Shapiro

031615 Blog OW PR-photo
Durante mi niñez, me acuerdo jugar en los lodazales en la bahía de Newark y preguntarme por qué el agua cercana era tan oscura y pegajosa. Luego aprendí que el agua y los lodazales estaban contaminados con petróleo y otras sustancias. Mientras la bahía de Newark todavía no está limpia conforme a nuestras normas vigentes, en la actualidad cuando regreso a mi pueblo puedo ver el progreso de la limpieza y la restauración que se están llevando a cabo.

Nuestra labor con las comunidades para mejorar la calidad de agua está haciendo una gran diferencia. Viajé Puerto Rico en febrero para visitar dos proyectos en los cuales se han realizado tremendos avances en mejorar la salud de las comunidades allí—gracias a los líderes dedicados de los proyectos quienes han apoderado a la gente local y han colaborado con las agencias locales y federales para proteger sus vías acuáticas.

Mi primera visite fue a Mulas Jagual en Patillas, en donde la ciudad y sus residentes están construyendo un filtro para tratar el agua donde servirán a unas 200 familias. Esto es un logro increíble para una comunidad, en donde hace tan solo unos años atrás, recibía su agua de un río local y la transportaba en tuberías directamente a los hogares sin ningún tipo de tratamiento. Mediante una subvención de la EPA, recibieron asistencia de capacitación y técnica de una universidad en Puerto Rico. Aprendieron acerca de la cloración y formaron una junta para ayudar a manejar su sistema comunitario de agua.

Mi segunda visita fue al Caño Martín Peña, un canal de 3.75 millas localizado dentro de la bahía de San Juan. A principios del Siglo XX, se construyeron casuchas dentro de los manglares que bordeaban el caño, usando basura como material de relleno. Más de 3,000 estructuras ahora descargan aguas negras sin tratar al caño. Los sistemas de alcantarillado deficientes que no reciben buen mantenimiento resultan en inundaciones y exponen regularmente a los 27,000 residentes a las aguas contaminadas. En el 2014, otorgamos una subvención de $60,000 para diseñar un nuevo sistema de drenaje para aguas residuales. En la actualidad estamos trabajando con nuestros socios federales en un importante proyecto de dragado que restaurará el flujo de agua dentro del canal.

Como declaró la administradora Gina McCarthy durante el Mes de la Justicia Ambiental, proveer a las comunidades minoritarias y de bajos ingresos acceso a la información y una oportunidad para proteger su salud. El agua limpia es una pieza vital del rompecabezas para la salud y la seguridad de todos los estadounidenses.

 

Acerca del autor: Mike Shapiro es el subadministrador adjunto de la Oficina de Agua donde ejerce una variedad de funciones de política pública y operacionales para asegurar la implementación eficaz del Programa Nacional de Agua.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

Las mamás son importantes en nuestra lucha en contra del cambio climático

Gina McCarthy Gina McCarthy

Por Gina McCarthy, Lisa Hoyos, Harriet Shugarman, Kuae Mattox, y Dominque Browning

Nuestros hijos lo son todo para nosotras. Como madres, cuando decimos que debemos cumplir con nuestra obligación moral de dejar para la siguiente generación un mundo que sea seguro y saludable, lo decimos de todo corazón. Para nosotras las mamás, se trata de algo personal. Son nuestros hijos y nuestros nietos los que están sufriendo en la actualidad los efectos de la contaminación. Son nuestros hijos y nuestros nietos los que integran las generaciones futuras que cada uno de nosotros está obligado a proteger. Este marzo conmemoramos el Mes de la Historia de la Mujer; un momento para reconocer la fortaleza inquebrantable de las madres que trabajan juntas para organizarse, expresar su sentir, y defender la salud de sus hijos.

031115 Momsblog1
La EPA desempeña un papel crucial en la protección de nuestros niños de la contaminación al mantener nuestro aire limpio y nuestra agua limpia y segura, y al tomar pasos históricos para luchar en contra del cambio climático. Y resulta que los esfuerzos para combatir el cambio climático también sirven para proteger la salud pública. La contaminación de carbono que fomenta el cambio climático viene acompañada de muchos otros contaminantes peligrosos que ocasionan el smog y el hollín. Cuando tenemos 1 en cada 10 niños en los Estados Unidos en la actualidad ya están bregando con el asma, y la incidencia en las comunidades de color es aún más elevada, todos tenemos que hacer lo máximo posible para reducir la exposición nociva.

Es por eso que el esfuerzo de la EPA en establecer por primera vez en la historia los límites sobre nuestra principal fuente de contaminación, las centrales eléctricas, es tan importante. La EPA está orgullosa de trabajar con madres como nosotras en todo el país, que se han comprometido a tomar acción en nombre de la salud de nuestros hijos y la salud de las generaciones venideras.
Es con mucho placer que destacamos las palabras de nosotras, las madres, que eligimos llevar la carga de la lucha en contra de la contaminación y el cambio climático para que nuestros hijos no tengan que llevar una carga de salud más onerosa si no tomamos acción hoy:

  • Lisa Hoyos de Climate Parents: “Las familias latinas y comunidades de color más ampliamente, están desproporcionalmente impactadas por la contaminación de las centrales eléctricas y abogamos firmemente a favor de la energía limpia. El Plan de Energía Limpia nos ayudará a ampliar la energía segura para el medio ambiente y sana para nuestro hijos en todos los cincuenta estados”.
  • Harriet Shugarman de Climate Mama: “Ha llegado nuevamente el momento para que nosotros nos levantemos y nos expresemos y exijamos acción sobre lo que claramente es un asunto definitivo y el reto mayor al cual nos enfrentamos, el cambio climático. El abordar el cambio climático tiene que ser el punto focal de todo lo que decimos y todo lo que hacemos”.
  • Kuae Mattox de Mocha Moms: “Como mujeres de color, sabemos que nuestros hijos y nuestras familias están desproporcionalmente afectados por el cambio climático y serán los más perjudicados Muchas de nuestras comunidades sufren los efectos devastadores de vivir cerca de las centrales eléctricas a base de carbón…El derecho a tener aire limpio es tan fundamental como cualquier otro derecho, y muchas de nosotras no cesaremos en nuestro empeño hasta que no logremos mejores avances.
  • Dominique Browning de Moms Clean Air Force: “Sea que estemos luchando por asuntos de justicia, poder, derechos civiles, pobreza o educación, las mujeres hemos sido fuerzas motrices…Por eso, las mujeres estamos aunando nuestros esfuerzos, sacando partido a nuestro poder, nuestra sabiduría, y nuestra compasión, y sí, a nuestro amor, para luchar en contra del cambio climático que está poniendo en peligro el futuro mismo de la civilización humana”.

 

Eleanor Roosevelt dijo una vez que “una mujer es como una bolsa de té, no puedes determinar cuán fuerte es hasta que no la coloques en agua caliente”. El cambio climático nos pone a todos en aguas calientes. Todos lo vemos. Muchas de nuestras familias lo sienten. Gracias a mujeres y madres listas y fuertes trabajando juntas, podemos confiar en que tenemos todo lo necesario para hacer algo al respecto.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.

Mi primera “introducción”’ a César Chávez, defensor de los trabajadores agrícolas y líder obrero

Por Jim Jones

 En marzo del 1968, el senador de EE.UU. y candidato presidencial Robert F. Kennedy se unió a César Chávez y 8,000 trabajadores agrícolas en Delano, CA para poner fin a la huelga de hambre de 25 días de Chávez. A pesar de que era joven, la imagen del Sr. Kennedy y del Sr. Chávez en la televisión se me grabó en la mente. Era la primera vez que yo escuchaba acerca de las huelgas de hambre y aprendí que había gente en este país, particularmente los trabajadores agrícolas, a los cuales no se les trataba justamente. Esa fue mi primera introducción a la necesidad de la justicia social.

033114 Chavez RFK picture

En la actualidad, soy un administrador adjunto en la Agencia de Protección Ambiental y una de mis responsabilidades es ayudar a asegurar que las protecciones de la exposición a pesticidas estén en vigor para los trabajadores agrícolas. Dos millones de trabajadores agrícolas cultivan, cuidan, cosechan nuestros alimentos. Ellos merecen estar protegidos.

Durante esta semana, la 15ta Semana de Concienciación del Trabajador Agrícola anual que concluye con un día nacional para conmemorar el legado de César Chavez, reconocemos la importante contribución de los trabajadores agrícolas a nuestra economía y a nuestras comunidades locales.

Durante los últimos dos años, he visitado campos y granjas de trabajadores agrícolas en todo el país, incluyendo algunos en Michigan, Florida, y Carolina del Norte. Me chocaron varias cosas:

1.       Los trabajadores agrícolas trabajan largas jornadas extenuantes y extensas períodos de cosecha bajo el calor y la lluvia y muchas veces madrugan y trabajan hasta el anochecer.

2.       Están sujetos a la exposición a plaguicidas como ninguna otra persona en este país. Ellos aplican pesticidas y trabajan en contacto directo con las cosechas que todavía tienen residuos de pesticidas. Piense en estos escenarios cuando coja el fruto rodeado de las hojas del árbol.

3.       Tienen muy poca capacitación y adiestramiento en asuntos de seguridad. Muchos trabajadores agrícolas me dijeron que no habían recibido ningún tipo de entrenamiento de seguridad. En la actualidad se requiere que los trabajadores agrícolas reciban entrenamiento cada 5 años. (Estamos proponiendo cambiarlo a un entrenamiento anual y mejorarlo para que los trabajadores entiendan el conjunto de protecciones que se les ofrece).

4.       Ellos se sienten vulnerables. Ellos están preocupados de que puedan ser deportados o de que los despidan si se quejan. Ellos no se sienten cómodos tomando tiempo libre si se sienten enfermos por los plaguicidas o por otros asuntos de salud.

Por estas y otras razones, la agencia propuso revisiones a la Norma de Protección del Trabajador Agricola, actualizando la regulación de hace 20 años para proveer mayores protecciones a los trabajadores agrícolas de la exposición a plaguicidas.

Los nuevos requisitos propuestos incluyen adiestramiento mandatorio sobre el manejo seguro de pesticidas casa año, además áreas de amortiguamiento de 25 a 100 pies alrededor de los campos en los cuales se prohíbe la entrada donde los pesticidas han sido aplicados, por primera vez se requiera la edad mínima para el manejo de pesticidas, rotulación mandatoria con rótulos de alerta alrededor de las áreas tratadas con los pesticidas más peligrosos, contabilidad de documentos mandatorios por dos años, y el hacer la información sobre los peligros de los plaguicidas y sus aplicaciones disponibles para los trabajadores agrícolas y las personas que abogan por sus derechos. Sin embargo, la propuesta norma continúa las exenciones para granjas familiares.

El periodo de 90 días de comentarios concluye el 17 de junio del 2014. Instamos que comenten sobre la propuesta.

Jim Jones es el administrador adjunto de Seguridad Química y Prevención de Contaminación de la EPA.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.