Hogares saludables: protegiendo a los niños de los riesgos ambientales

Por Paula Selzer 102914 childrens-health

A lo largo de la frontera entre los Estados Unidos y México, hay centenares de comunidades que se llaman colonias. Estos asentamientos rurales no incorporados a menudo no tienen acceso al agua potable, electricidad, ni las condiciones de vivienda seguras. Carreteras sin pavimentar, un sistema insuficiente de eliminación de aguas residuales y agua sin tratar es la norma.
Estudios han demostrado una fuerte conexión entre las condiciones de las viviendas y problemas de la salud como el asma, cáncer de los pulmones, intoxicación del plomo y otros daños. Generalmente los niños, pero especialmente los que viven en colonias, son más vulnerables a este tipo de problemas de salud que los adultos. Debido a que los niños comen, beban y respiran más que los adultos en proporción a su peso corporal, están en riesgo padecer enfermedades agudas o a largo plazo. Los niños son pequeños, sus órganos todavía se están desarrollando, y sus conductas de jugar y aprendizaje los exponen a más riesgos ambientales. Por ejemplo, los niños juegan cerca del piso y ponen sus manos en su boca, ingiriendo contaminantes dañinos. Cuando un niño está corriendo a gran velocidad, como en un juego de fútbol, pueden respirar hasta 20 o 50 por ciento más aire y más contaminantes de aire que un adulto haciendo la misma actividad. Además, los niños tienen ciertas etapas en su desarrollo que los dejan más vulnerables.
Los impactos de los problemas de salud que surgen debido a las malas condiciones de vivienda se extiendan a otras áreas, incluyendo la educación. A medida que se enferman los niños, su asistencia a la escuela disminuye. Este año, el Programa de la Frontera entre los Estados Unidos y México en la oficina de la EPA Región 6 proveyó financiación para apoyar el entrenamiento de Viviendas Saludables del Centro de Educación para la Salud del Área Sur (SoAHEC, por sus siglas en inglés) en la Universidad Estatal de Nuevo México. El entrenamiento de Viviendas Saludables está diseñado para enseñar a los padres, a los proveedores de cuidado infantil, a los trabajadores sanitarios de la comunidad y a los administradores de casos, cómo crear y mantener un hogar más seguro, más sano para proteger a los niños de los riesgos de salud ambiental. Para llegar a aquellos que de otra manera no podrían viajar a los sitios tradicionales del salón de clases, los educadores de salud de SoAHEC llevaron el entrenamiento directamente a las colonias a lo largo de la frontera entre los Estados Unidos y México.

102914 Principles healthy-homesLas clases abarcaron los siete principios de los Hogares Saludables, con un énfasis especial en la salud ambiental pediátrica, calidad del aire interior, prácticas de limpieza seguro, y la gestión integrada de plagas.
Nuevo México tiene una de las proporciones más altas de pobreza infantil en la nación. Al entrenar más de 350 personas gracias a esta subvención, SoAHEC calcula que los resultados a largo plazo beneficiarán a más de 3.000 personas que continuarán teniendo beneficios a largo plazo mientras sus hijos crezcan en hogares saludables.

Las clases de Viviendas Saludables se ofrecen en comunidades desfavorecidos por toda la nación como una de la EPA iniciativas para proteger la salud infantil.

Para aprender más sobre la salud infantil, mire la proclama presidencial para el Día de Salud Infantil o visite el sitio web de la Oficina de la Protección de la Salud Infantil.

 

 

Sobre la autora: Paula Selzar empezó a trabajar en la EPA en 1994 y trabajó en programas de asma y ambientales escolares por muchos años en Washington, DC. En el 2006, se mudó a Dallas donde está sirviendo como la coordinadora del Programa de Salud Infantil de la EPA’s región 6. Ella ha estado dirigiendo la iniciativa de Hogares Saludables para el Programa de Salud Infantil por los últimos cuatro años. Antes de trabajar en la EPA, era voluntaria para el Cuerpo de Paz de EE.UU. en la Republica Dominicana.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.