Practique actividades al aire libre para lograr mejores notas

Por Lina Younes

Mientras miraba uno de los programas matutinos que estaba cubriendo los Juegos Olímpicos esta semana, vi un reportaje acerca de una escuela elemental en Inglaterra que había incorporado clases de cocina en el currículo. La intención no era desarrollar futuros chefs de cocina a pesar de que muchos de los estudiantes habían adquirido nuevas destrezas culinarias.  El objetivo era lograr que los niños estuvieran activos al aire libre, que aprendieran acerca de la jardinería, que estuvieran conscientes de dónde venían sus alimentos y que comieran alimentos frescos para una vida más sana. Mientras que los talentos culinarios adquiridos representan beneficios adicionales, el programa destacaba muchos resultados positivos.  Lo que más me llamó la atención fue cuando la reportera le preguntó al director de la escuela si se había visto una mejoría en las calificaciones de los estudiantes en cursos tradicionales. El director respondió enfáticamente en lo afirmativo.

Muchos de los asuntos destacados en la escuela londinense eran similares a las metas de la iniciativa de la Primera Dama Michelle Obama “Let’s Move”  (Movámonos) que se enfoca en luchar en contra de la obesidad infantil al mejorar el acceso de los niños a los alimentos sanos en las escuelas y los hogares así como fomentar las actividades físicas. Me encantaría ampliar los beneficios del programa aún más. ¿Qué le parece si mejoramos también las oportunidades para que los niños tengan actividades físicas al aire libre? ¿Por qué no trabajamos para que los niños disfruten de la naturaleza? ¿Cuál sería el impacto a su salud y conocimientos?

De hecho, hay varios estudios pequeños que apuntan una correlación directa entre la educación ambiental y mejoras en aprovechamiento académico de los estudiantes y al éxito en las ciencias. Los estudios indican cómo las experiencias de aprendizaje directo mediante actividades al aire libre y la educación ambiental fomentan las destrezas en el proceso analítico de resolver problemas,  mejoras en el rendimiento en las ciencias mientras también fomentan un mayor alfabetismo y civismo ambientales. Me parece a mí una situación ganadora para todas las partes interesadas.

¿Entonces, si tenemos tiempo libre con nuestros hijos en lo que quedan de las vacaciones de verano, por qué no los invitamos a participar en actividades al aire libre lejos del televisor?  ¿Qué les parece?

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como portavoz hispana de la Agencia, así como enlace de asuntos multilingües de EPA. Además, ha laborado como la escritora y editora de los blogs en español de EPA durante los pasados cuatro años. Antes de unirse a la Agencia, dirigió la oficina en Washington, DC de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales a lo largo de su carrera profesional en la Capital Federal.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.