Mes de Concientización sobre el Asma:

Por Elías Rodríguez

Criándome en la ciudad de Nueva York, junto a un sin número de otros niños, me enfrenté a muchos de los impactos ambientales comunes en un centro urbano. La pobre calidad de aire, pocos espacios verdes, y la basura fueron algunas de las desventajas de la vida en la llamada Ciudad que Nunca Duerme. En la escuela primaria me parecía que siempre tenía un compañero de clase que llevaba un inhalador de asma. Mayo es el Mes de Concienciación sobre el Asma  y es importante que los padres y los niños aprendan más sobre esta enfermedad y sus desencadenantes. De esta manera usted podrá prevenir ataques de asma y mejorar la protección su salud y la de sus hijos.

La contaminación de los vehículos, instalaciones industriales y otras fuentes se combinan con el aire caliente y estancado para formar el ‘smog.’ Días con smog son particularmente difíciles para las personas con condiciones respiratorias como el asma así como para los niños y los ancianos. La exposición a elevados niveles de ozono puede causar problemas respiratorios graves, agravar el asma y otras enfermedades pre-existentes de pulmón, y hacer las personas más susceptibles a las infecciones respiratorias.

La EPA está animando a los estadounidenses a tomar acción contra el asma, aprendiendo más sobre la enfermedad y cómo afecta a sus familias y comunidades. Cerca de 26 millones de estadounidenses, incluyendo más de 7 millones de niños, se ven afectados por esta enfermedad respiratoria crónica, incluyendo personas de bajos ingresos y las poblaciones minoritarias tienen las tasas más altas de la enfermedad. El costo económico del asma, incluyendo los costos médicos directos de las estancias hospitalarias y los costos indirectos, tales como días perdidos de asistencia a la escuela o al trabajo resultan en la cantidad de aproximadamente $56 mil millones.

A través de la Ley de Aire Limpio, la EPA ha ayudado a prevenir millones de ataques de asma en todo el país y continúa trabajando junto con socios federales, estatales y locales para combatir este problema a nivel nacional. Sólo en el 2010, las normas de prevención de la contaminación en el marco de la Ley de Aire Limpio pudo conducir a reducciones en la materia de partículas finas y la contaminación por ozono que impidió más de 1.7 millones de casos de ataques de asma.

Como boricua y nativo de Nueva York me preocupa el alto nivel de asma, en particular entre los latinos. Aproximadamente 2 millones de hispanos en los EE.UU. tienen asma y el efecto en los puertorriqueños es desproporcionado: La incidencia de asma entre los puertorriqueños es 125% más elevada que entre las personas blancas no-hispanas y 80% mayor entre las personas negras no-hispanas.

En Nueva York, la tasa de hospitalización por asma  por cada 1,000 personas  (de edades de 0 a 14 años) es de 9.2 en el Bronx, en Brooklyn 4.1, en Manhattan 4.0, en Queens 3.9, en Staten Island 2.0 y en para la ciudad de Nueva York 5.0. En algunas aéreas en particular la tasa aumenta de manera dramática. Hunts Point-Mott Haven en el Bronx tiene una tasa de 11.5 y el este de Harlem en Manhattan tiene una tasa de 11.2.

Durante mi niñez recuerdo haber visto mi compañero de clase sufrir un ataque intenso de asma. Afortunadamente, la maestra sabía precisamente qué hacer y tenía su inhalador a mano. Tener un plan de acción para el asma es uno de los consejos que la EPA ofrece para las personas que sufren de asma. La gente puede aprender a controlar sus síntomas y mantener un estilo de vida activo.

La EPA recomienda que las personas sigan estos cinco pasos principales para prevenir ataques de asma:

• Llévelo afuera. Uno de los desencadenantes de ataques de asma más comunes en el hogar es el tabaquismo pasivo. Hasta que las personas no dejen de fumar, los fumadores deben fumar al aire libre, no en el hogar ni en el auto.

• Juegue a lo seguro. La contaminación de ozono y partículas puede ocasionar ataques de asma. Las personas deben vigilar el Índice de Calidad de Aire (AQI, por sus siglas en inglés) durante su informe meteorológico local. Cuando el ÁQI indique que los niveles son malsanos, debería limitar sus actividades al aire libre.

• Los ácaros de polvo también desencadenan ataques de asma. Para controlar los ácaros, debería cubrir el colchón y las almohadas con cobertores a prueba de alergenos. También debería lavar las sábanas y mantas semanalmente con agua caliente.

• Establezca su territorio. Las mascotas caseras pueden provocar el asma. Debería mantener las mascotas fuera de la habitación y no dejar que se suban a los muebles.

• Elimine el moho. El moho es otro desencadenante de asma. la clave para controlar el moho consiste en controlar la humedad. Las personas deberían lavar y secar las superficies duras para prevenir y remover el moho. También sustituya las baldosas de techo y alfombras que estén mohosas.

Con mayor conocimiento y vigilancia todos podremos respirar más tranquilamente.

Sobre el autor: Elías sirve como portavoz de la EPA en la Región 2. Antes de unirse a la EPA, el nuyorican trabajó en Time Inc. para las revistas Time, Life, Fortune y People. Es un graduado de Hunter College, Baruch College y el Instituto Teológico de la Asamblea de Iglesias Cristianas en Nueva York.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.