¡A llenar las llantas!

Por Lina Younes

En casa, siempre tratamos de darle buen mantenimiento a nuestros automóviles. No tan sólo mejora el rendimiento del vehículo, aumenta la eficiencia del combustible y ahorra dinero, sino que protege el medio ambiente también. Por eso, pese a nuestros esfuerzos por llevar el auto al taller con regularidad para su mantenimiento, noté que el último auto que compramos parecía que empezaba a “dar problemas”. Noté como el panel de instrumentos encendía unas luces cuando prendía el auto por la mañana. Luego en la tarde, las luces desaparecían. Después de varios días, noté el patrón. Cuando las temperaturas bajaban a niveles menos de 40 grados Fahrenheit, se encendían dos luces en el tablero. Revisé el manual del vehículo y me di cuenta que las luces eran parte del sistema de monitoreo de presión de las llantas. El sistema está diseñado para alertar al conductor si la presión de aire de las llantas está muy baja y que éstas tienen que ser infladas conforme a las recomendaciones del fabricante. Aunque a mí me parecía que las llantas estaban bien, el sistema indicaba lo contrario. Necesitaban más aire. Con las temperaturas más bajas, era obvio que las llantas no estaban funcionando a niveles óptimos.

El tener la presión de las llantas al nivel correcto es muy importante para su seguridad. El conducir con llantas que no están infladas correctamente puede ocasionar que se calienten en exceso y hasta que exploten. Además, si conduce con las llantas con baja presión, el rendimiento de combustible de su auto disminuirá y, en fin de cuentas, le costara más dinero a su bolsillo.

Visite nuestra página Web para consejos adicionales acerca de lo que usted puede hacer para mejorar el rendimiento de su vehículo y reducir la contaminación. Es mucho más fácil de lo que piensa. ¿Tiene algunas sugerencias? Envíenos sus comentarios. Como siempre, nos encanta escuchar su opinión.

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la EPA desde el 2002 y se desempeña la persona encargada de alcance público y comunicaciones multilingües en la Oficina de Asuntos Externos y Educación Ambiental de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. Antes de integrarse a la labor de la EPA, trabajó como periodista dirigiendo la oficina en Washington de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales.

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.