Skip to content

Una colaboración saludable para mejorar la salud infantil

2013 October 31

Por Gina McCarthy y Dra. Elena Ríos

Cuando viajamos a ciudades y comunidades grandes y pequeñas, vemos de primera mano el vínculo directo entre un medio ambiente saludable y vidas saludables, especialmente, para los niños del país. Sin embargo mientras conmemoramos el Mes de la Hispanidad, vale la pena recordar que hay demasiados de nuestros niños, especialmente en comunidades minoritarias, que viven en medio ambientes malsanos que conducen a vidas no saludables.

Estudios científicos indican que los niños minoritarios que viven, aprenden y juegan en comunidades de bajos ingresos tienen mayores riesgos de tener problemas de salud ambiental como el asma, el envenenamiento por plomo, la exposición a plaguicidas, entre otros.

En el 2009, aproximadamente el 70 por ciento de los niños hispanos viven en áreas que no cumplen con las normas de calidad de aire, contribuyendo así a mayores incidencias de asma y otras enfermedades respiratorias. De hecho, los niños de origen puertorriqueño tienen entre los niveles más altos de incidencia de asma reportada en la actualidad en comparación con todos los demás grupos raciales y étnicos.  En los Estados Unidos, aproximadamente 1 de cada 10 niños de edad escolar tienen que batallar con el asma día a día y aquellos más afectados viven en comunidades de color de bajos ingresos.

Estas disparidades de salud representan mucho más que las visitas al hospital o más medicamentos. También significan más ausencias escolares, y una mayor incidencia de obesidad debido a menos ejercicios.

Es por eso que el mejorar la salud infantil y luchar por la justicia ambiental son críticos para la labor que realizamos. Y eso es por qué nos enorgullece el que la EPA y la Asociación Nacional Médica Hispana (NHMA, por sus siglas en inglés) han colaborado con socios federales, estatales y comunitarios para concientizar acerca de asuntos claves de salud ambiental, particularmente entre las poblaciones minoritarias más vulnerables.

Justo el año pasado, la EPA y la NHMA participaron activamente en el Grupo del Trabajo del Presidente Obama sobre los Riesgos a la Salud Ambiental y los Riesgos de Seguridad para los Niños que lanzó el Plan Coordinado de Acción Federal para reducir las disparidades raciales y étnicas del asma. Este plan ahora provee un marco para agencias federales con objetivos y resultados medibles para mejorar la salud ambiental de los niños de nuestra nación en consorcio con nuestros profesionales de cuidado de salud.

Otra manera clave en la cual combatir las disparidades de salud consiste en aumentar el acceso al cuidado de salud. La Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio ayudará a conectar al pueblo con seguros de salud asequibles de alta calidad mediante el nuevo Mercado de Seguros de Salud, una expansión de Medicaid, y protecciones al consumidor como el prohibir la discriminación en base a condiciones preexistentes, tales como la diabetes o el asma que afectan desproporcionadamente a las comunidades minoritarias.

Sin embargo, si vamos a abordar las disparidades de salud pública a gran escala con seriedad, especialmente para nuestros niños—tenemos que abordar con la misma seriedad la reducción de la contaminación de carbono y luchar en contra del cambio climático.

El cambio climático se trata de mucho más que el tiempo extremo. También se trata de la salud infantil. Tiene que ver con el aire limpio y saludable que respiramos. La contaminación de carbono que propulsa el cambio climático conlleva un tiempo más caliente—empeorando así los niveles de polen y smog y conduce a temporadas más largas de alergias y aumentos en el número de muertes relacionadas al calor especialmente entre los niños.

La urgencia de actuar sobre el cambio climático nunca ha sido más evidente que ahora. Es por eso que nos enorgullece poder seguir el liderazgo del Presidente Obama para unir a las comunidades para que podamos tomar pasos sencillos en el hogar y nuestros vecindarios para reducir el impacto adverso al clima cambiante y hacer lo que es correcto para nuestros niños.

A medida que viajamos por el país, vemos que el medio ambiente saludable significa niños saludables. Y a medida que conmemoramos el Mes de la Hispanidad, es nuestra promesa al pueblo estadounidense de seguir luchando por agua más limpia, aire más limpio y estándares de salud pública más firmes para todos nuestros niños y familias—independientemente de quienes sean, de donde provengan, y donde vivan.

Acerca de las autoras:

Gina McCarthy es la administradora de la Agencia de Protección Ambiental. La Dra. Elena Ríos es la presidenta y principal executiva de la Asociación Nacional Médica Hispana, (NHMA, por sus siglas en inglés) representa 45,000 médicos hispanos en los Estados Unidos. También sirve como la presidenta de la Fundación Nacional Médica Hispana de la NHMA afiliada con la Escuela Graduada de Servicio Público de Robert F. Wagner, de la Universidad de Nueva York, para dirigir actividades educativas y de investigación.

Editor's Note: The opinions expressed in Greenversations are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

No comments yet

Leave a Reply

Note: You can use basic XHTML in your comments. Your email address will never be published.

Subscribe to this comment feed via RSS