Skip to content

La bienvenida del coquí

2012 October 18

Por Lina Younes

Para mí, hay muy pocas cosas que me dan un sentido más acogedor que cuando visito Puerto Rico y escucho el melodioso cantar de la pequeña ranita llamada coquí debido al sonido onomatopéyico que emite. Sea nostalgia o recuerdos idílicos, cuando escucho el cantar nocturno del coquí me transporto a mi juventud en Puerto Rico. Por lo tanto, cuando regresé recientemente a la Isla por primera vez en casi tres años, me entusiasmé al escuchar un coquí solitario dándome la bienvenida en la tarde de mi llegada.  Es difícil explicar a personas que no se han criado con esa sinfonía nocturna, pero el cantar de ese coquí me llenó de un sentido de paz pese al ruido de las actividades urbanas a mi alrededor en ese momento.  Me dije a mí misma: “Estoy en casa.”

Foto suministrada por Héctor Caolo Álvarez

Hay numerosas de especies de estos pequeños anfibios en las islas de Puerto Rico que pertenecen al género Eleuterodáctilus  que significa en griego “dedos libres”. Cuando me crié en Puerto Rico, se decía comúnmente que el coquí “solo podía vivir en Puerto Rico.  Sin embargo, con el tiempo me he enterado que existen sobre 700 diferentes especies de esta ranita en otras áreas incluyendo la Florida, América Central, Sud América y el Caribe, incluso en Hawái.  Sin embargo, en las islas de Hawaí, los coquís son una especie invasora a diferencia de sus primos caribeños.

A pesar de que el coquí en Puerto Rico parece haberse podido adaptar bien en las islas de Puerto Rico pese al desarrollo urbano, una de las especies, el coquí llanero fue identificada recientemente por el Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre (FWS, por sus siglas en inglés) como una especie amenazada en peligro de extinción. El FWS está tomando medidas para proteger el hábitat del coquí llanero, un humedal en Toa Baja, PR. A pesar de que no lo había notado por la aparente abundancia de los cantos nocturnos del coquí, la población en general del coquí ha ido mermando a lo largo de las décadas. Algunos coquís han sido adversamente afectados por cientos hongos que atacan su piel vulnerable.

Foto suministrada por Héctor Caolo Álvarez

El cantar del coquí ha inspirado numerosos poemas, canciones y expresiones artísticas en Puerto Rico. A mí me encanta escuchar su canto especialmente después de que llueve. De hecho, se pueden escuchar diferentes voces e intercambios entre los coquís como si realmente estuvieran teniendo una conversación. Todavía me recuerdo quedándome dormida con el arrullo del coquí. Espero que usted lo pueda disfrutar algún día.

 

 

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como portavoz hispana de la Agencia, así como enlace de asuntos multilingües de EPA. Además, ha laborado como la escritora y editora de los blogs en español de EPA durante los pasados cuatro años. Antes de unirse a la Agencia, dirigió la oficina en Washington, DC de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales a lo largo de su carrera profesional en la Capital Federal.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

No comments yet

Leave a Reply

Note: You can use basic XHTML in your comments. Your email address will never be published.

Subscribe to this comment feed via RSS