spanish

El Radón – ¿Por qué lo ignoramos?

Por El señor Shelly Ropsenblum

La psicología es fascinante, sobre todo, cuando la aplicamos a nosotros mismos; o en contra de nosotros mismos para ser más precisos. ¿Cuándo la usamos en nuestra contra? Cuando alguien nos dice que hagamos la prueba de radón y nos decimos a nosotros mismos que esto no es tan importante.

Aunque es difícil percibir cómo algo que no se puede ver ni oler puede hacernos daño, acaso ¿hay algo más que nos impida actuar? Después de todo, el Cirujano General y las organizaciones de salud pública como la Asociación Americana del Pulmón (ALA, por sus siglas en inglés) y la Agencia de Protección Ambiental  (EPA, por sus siglas en inglés) nos dicen que el radón es la causa principal de cáncer pulmonar, secundada solamente por el consumo de tabaco. Por lo general tomamos los mensajes de estas organizaciones en serio, entonces, ¿por qué ignoramos este peligro en nuestros hogares?

El doctor Peter M. Sandman es un experto en comunicación de riesgos. El ayuda a las personas a entender por qué le tenemos miedo a algunas cosas que conllevan poco riesgo y por qué pasamos por alto las que conllevan un gran riesgo – como el radón. Él describe este comportamiento con una fórmula: Riesgo = peligro + indignación. ¿Qué significa indignación en este caso? Supongamos que una empresa derrama una substancia toxica en el vecindario, creando un peligro para su salud. Nos enojaríamos. Suponga que no son sinceros sobre la cantidad derramada y el nivel de peligro. ¡¿Estaríamos más enojados o INDIGNADOS?!

Riesgo = peligro + indignación. Mientras más indignados estemos mayor será el riesgo percibido. Incluso aunque el peligro haya sido mínimo, pero la indignación era intensa percibiríamos un riesgo alto. Entonces aplique esto al radón ya que es un fenómeno natural, nadie debe estar enojado con él, ni tampoco indignado. Al no tener a nadie que culpar, nos convencernos a nosotros que el riesgo es mínimo. Es la falta de indignación la que nos hace que nos engañarnos a nosotros mismos y nos impide tomar acción. Considere lo siguiente: Si usted se entera que en la escuela de sus niños no han hecho la prueba de radón, o que encontraron niveles elevados, pero no se lo han dicho a nadie, estaría usted enojado, de repente percibiría el riesgo como inmenso, y usted demandaría acción. Examine más a fondo, un día sus niños podrían tener razones para estar enojados con USTED, por usted no haber hecho la prueba de radón en la casa donde ellos crecieron.

Haga la prueba, haga los arreglos necesarios, Salve una vida. Hacer la prueba de radón es simple y de bajo costo. Los arreglos a un hogar con niveles elevados de radón son comparables a otras reparaciones menores del hogar. Esto es un seguro barato en contra del cáncer pulmonar y en contra de tener a sus hijos indignados con usted. Conozca más sobre cómo hacer la prueba de radón en su hogar.

Acerca del autor: El señor Shelly Ropsenblum trabaja con el equipo de Radiación y el Medio Ambiente Interior en la región 9 ubicada en San Francisco, CA.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

¡A llenar las llantas!

Por Lina Younes

En casa, siempre tratamos de darle buen mantenimiento a nuestros automóviles. No tan sólo mejora el rendimiento del vehículo, aumenta la eficiencia del combustible y ahorra dinero, sino que protege el medio ambiente también. Por eso, pese a nuestros esfuerzos por llevar el auto al taller con regularidad para su mantenimiento, noté que el último auto que compramos parecía que empezaba a “dar problemas”. Noté como el panel de instrumentos encendía unas luces cuando prendía el auto por la mañana. Luego en la tarde, las luces desaparecían. Después de varios días, noté el patrón. Cuando las temperaturas bajaban a niveles menos de 40 grados Fahrenheit, se encendían dos luces en el tablero. Revisé el manual del vehículo y me di cuenta que las luces eran parte del sistema de monitoreo de presión de las llantas. El sistema está diseñado para alertar al conductor si la presión de aire de las llantas está muy baja y que éstas tienen que ser infladas conforme a las recomendaciones del fabricante. Aunque a mí me parecía que las llantas estaban bien, el sistema indicaba lo contrario. Necesitaban más aire. Con las temperaturas más bajas, era obvio que las llantas no estaban funcionando a niveles óptimos.

El tener la presión de las llantas al nivel correcto es muy importante para su seguridad. El conducir con llantas que no están infladas correctamente puede ocasionar que se calienten en exceso y hasta que exploten. Además, si conduce con las llantas con baja presión, el rendimiento de combustible de su auto disminuirá y, en fin de cuentas, le costara más dinero a su bolsillo.

Visite nuestra página Web para consejos adicionales acerca de lo que usted puede hacer para mejorar el rendimiento de su vehículo y reducir la contaminación. Es mucho más fácil de lo que piensa. ¿Tiene algunas sugerencias? Envíenos sus comentarios. Como siempre, nos encanta escuchar su opinión.

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la EPA desde el 2002 y se desempeña la persona encargada de alcance público y comunicaciones multilingües en la Oficina de Asuntos Externos y Educación Ambiental de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. Antes de integrarse a la labor de la EPA, trabajó como periodista dirigiendo la oficina en Washington de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

¿Acaso los negocios verdes atraen sus billetes verdes?

Por Lina Younes

Durante las fiestas, estaba en una tienda esperando en fila para pagar. Mientras esperaba, me di cuenta de que tenían varios carteles destacando el compromiso del detallista a favor de la protección ambiental. En efecto, mostraban cómo sus acciones apoyaban prácticas sostenibles como el reciclaje, la reducción de desechos, eficiencia energética, reducción de emisiones y valores ambientales. Me impresionó tanto ver el compromiso de la compañía por reducir su huella de carbono a nivel nacional que visité su página Web para aprender más acerca de sus prácticas verdes. Me alegró ver que la labor ambiental del detallista había sido galardonada por la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA, por sus siglas en inglés) durante los últimos años. El sitio cibernético destacaba algunos avances que la compañía había logrado en el número de tiendas con la certificación Energy Star, edificios con la certificación en diseño sostenible LEED, el uso de energía solar, el aumento en sus esfuerzos de conservación de agua y reciclaje, entre otros. Aprendí que el detallista también es un participante activo en varios programas de consorcio de EPA como Energy Star , el programa de energía llamado EPA Green Power Partnership,  el programa para reducir desechos EPA WasteWise,  y el programa de transporte EPA SmartWay Shipper.  También destacaban cómo alentaban a sus empleados a servir de voluntarios en actividades de protección ambiental durante el año. Toda esta información me hizo reconsiderar al detallista y verlo con nuevos ojos. Era evidente que la compañía estaba tratando de ser un buen ciudadano corporativo interesado en el medio ambiente. ¿Ha encontrado situaciones similares con algunas de las compañías donde compra o con las que hace negocios? ¿Acaso estas prácticas sostenibles tienen alguna influencia en su toma de decisiones? Nos encantaría saber su sentir.

Asimismo, mientras discutimos prácticas comerciales verdes, también hay muchas actividades verdes que puede adoptar a nivel personal. Al inicio del 2012, no es demasiado tarde para hacer una resolución. Si está interesado en comprometerse a tomar acción para ayudar al medio ambiente, visite nuestro sitio web.  Así se unirá a la labor de muchos que están trabajando a favor de un medio ambiente mejor.

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la EPA desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como directora asociada interina para educación ambiental. Como periodista, dirigió la oficina en Washington de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Los juguetes y el reciclaje

Por Lina Younes

Twitter en español

Durante las fiestas, mi hija menor y yo emprendimos el proyecto de limpiar el cuarto donde conservamos sus juguetes. Al parecer, era una tarea enorme recoger todos esos juguetes. Decidimos adoptar la siguiente estrategia para facilitar la labor. Dividiríamos los juguetes, libros, artefactos, y baratijas,  en tres grupos. El primero sería para los artículos que íbamos a conservar, el segundo para descartar y el tercer grupo era para aquellos que íbamos a reciclar.  En otras palabras, el tercer grupo era para juguetes que básicamente íbamos a donar.

Era un reto surtir todos los artículos y dividirlos en tres grupos. El proceso tomó varias horas. Muchos de los juguetes estaban llenos de recuerdos no tan sólo para ella, sino para mí también. Fue interesante ver cuáles artículos terminaron en la categoría de juguetes que teníamos que conservar y aquellos que íbamos a donar. Note cómo algunos de los artículos denominados como “valiosos e imprescindibles” en otroras fiestas ahora eran descartados con total desapego. Confieso que yo misma me aseguré de colocar algunos de los artículos en el montón de juguetes que íbamos a conservar, especialmente algunos peluches y juguetes de bebé. Me enterneció ver un par de pequeños guantes de jardinería de mi nena que indicaban cuanto habían crecido sus pequeñas manitos. ¡Cómo pasa el tiempo! Además, renuentemente coloqué algunos artículos en el montón que íbamos a reciclar/donar, independientemente de los gratos recuerdos y emociones que despertaban. Todos estaban en perfectas condiciones y otros niños podrían disfrutar.
Por lo tanto, el emprender un proyecto de reciclaje con sus hijos es una buena actividad para reducir los desechos y ayudar al medio ambiente. Admito que no fue una tarea fácil. ¿Cómo se deshace de juguetes viejos? Como siempre, me encantaría escuchar su sentir.

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la EPA desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como directora asociada interina para educación ambiental. Como periodista, dirigió la oficina en Washington de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Reduciendo el mercurio y protegiendo a los niños en Estados Unidos

Por la Administradora Lisa P. Jackson

Twitter en español

Desde los esfuerzos históricos por recortar la contaminación de los automóviles estadounidenses a fuertes medidas para prevenir que la contaminación de plantas energéticas cruce las fronteras estatales, el 2011 ha sido un año estelar para el aire limpio y la salud del pueblo estadounidense. Y en la EPA estamos cerrando el año habiendo alcanzado nuestra mayor protección del aire limpio hasta el momento.

La semana pasada, finalizamos los Estándares de Mercurio y Tóxicos de Aire, o los MATS, por sus siglas en inglés, una regla que protegerá a millones de familias, y especialmente a los niños de la contaminación del aire. Antes de esta regla, no habían estándares nacionales que limitaran la cantidad de mercurio, arsénico, cromo, níquel, y gases ácidos que las plantas eléctricas en todo el país podían emitir al aire que respiramos. El mercurio es una neurotoxina que es particularmente dañina a los niños y las emisiones de mercurio y otros tóxicos de aire están vinculados con daños al sistema nervioso en desarrollo, enfermedades respiratorias y otras enfermedades. Los estándares MATS requerirán que las centrales eléctricas instalen controles de emisiones que también reducirán contaminación particulada, que ha sido vinculada con muertes prematuras y enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

Como resultado, los MATS ofrecerán entre $37 mil millones y $90 mil millones en beneficios a la salud para el pueblo estadounidense. Una vez que esta regla sea implementada cabalmente en el 2016, prevendrá hasta 11,000 muertes prematuras, 4,700 ataques al corazón, y 130,000 casos agravados de asma entre niños de seis a 18 años.

El último punto es especialmente significativo para mí como madre. Yo entiendo la importancia del los MATS de maneras muy profundas ya que mis dos hijos han luchado con asma. Hace quince años, mi hijo menor pasó su primera Navidad en el hospital luchando por respirar. Como madre de un niño asmático, le puedo decir que los beneficios de las protecciones de aire limpio como el MATS ya no son tan sólo estadísticas y conceptos abstractos.

De lo que realmente estamos hablando con todos estos números que mencioné anteriormente es de las madres embarazadas que ahora pueden tener un poco de mayor tranquilidad al saber que sus niños no estarían expuestos a niveles dañinos de mercurio en las etapas críticas de desarrollo. Estamos hablando de reducir los niveles de mercurio en el pescado que nosotros y nuestros niños comen a diario. Estamos hablando de futuras generaciones que crecerán de manera más saludable porque hay menos contaminación tóxica en el aire que respiran.

Aprenda cómo los MATS protegen la salud en su estado.

De lo que realmente estamos hablando también acerca de los MATS son miles de nuevas oportunidades para trabajadores estadounidenses. Los MATS no tan sólo ofrecerán beneficios a la salud que sobrepasarán los costos de cumplimiento sino también apoyarán empleos e innovación en nuestra economía.

Para cumplir con las normas MATS durante los próximos años, muchas plantas energéticas tendrán que mejorar sus operaciones con tecnología moderna para el control de contaminación ampliamente disponible. Hay unas 1,100 unidades a base de la quema de carbón que están cubiertas por los MATS y cerca del 40 por ciento no utilizan controles avanzados de contaminación que limitan las emisiones. Una mayor demanda para los filtros y depuradores de aire y otros controles avanzados de contaminación conllevará a una mayor actividad económica para compañías estadounidenses que serán líderes en la producción de tecnología para el control de contaminación.

No obstante, esto es tan sólo el comienzo. Aquellas plantas eléctricas que efectúen estas mejoras necesitarán trabajadores para construir, instalar, operar, y dar mantenimiento a los controles de contaminación. Como dijo recientemente uno de los principales ejecutivos de una de las más grandes empresas públicas de energía basada en la quema de carbón en el país acerca de la reducción de emisiones mediante la instalación de tecnología para el control de contaminación, “se crean empleos en el proceso—no hay duda de ello”. La EPA estima que la demanda por trabajadores apoyará 46,000 empleos de construcción a corto plazo y 8,000 empleos a largo plazo.

Los Estándares de Mercurio y Tóxicos de Aire protegerán a millones de familias y niños de la contaminación de aire dañina y costosa, proveerán al pueblo estadounidense beneficios que ampliamente sobrepasarán los costos en cumplimiento, y apoyarán la creación de empleos e innovación que son buenas para nuestra economía. Las familias en todo el país, incluyendo la mía, se beneficiarán del mero hecho de poder respirar aire más limpio. De eso se trata la protección ambiental y la labor de la EPA.

En esta época de fiestas a medida que nos reunimos como amigos y familias, los estadounidenses nos podemos sentir orgullosos del regalo del aire limpio. Nuestros niños y las generaciones futuras tendrán un aire más limpio para respirar debido a los MATS y este año histórico para la protección del aire limpio.

Acerca de la autora: Lisa P. Jackson es la administradora de la agencia de Protección Ambiental de EE.UU.

Aprenda cómo trabajan los MATS:

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=twThtiQeltI[/youtube]

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Proteja su familia cuando encienda la chimenea

Por Lina Younes

Este pasado fin de semana, mis hijas decidieron colocar el árbol de Navidad.
Cuando terminaron de decorarlo, nos pidieron que alumbrásemos la chimenea para disfrutar del momento bebiendo chocolate caliente y comiendo malvaviscos. Aunque no hacía tanto frío, gustosamente accedimos a su pedido ya que queríamos compartir este momento familiar alrededor de la chimenea.

Aunque las imágenes de chimeneas encendidas nos traen bellos recuerdos de Navidades pasadas, tenemos que ser precavidos. No se debe usar la leña o papel que se nos antoje en una chimenea o una estufa a base de la quema de leña. La clave consiste en usar la madera debida, de la manera correcta, en la estufa indicada. Si no usa la leña adecuada o su estufa no es segura, el proceso de la quema de leña puede generar demasiado humo con una mezcla peligrosa de gases y partículas finas que podrían conducir a serios efectos de salud dañinos.

EPA tiene un programa de consorcios conocido como BurnWise (Queme de manera sabia) diseñado para crear conciencia acerca de los materiales y herramientas adecuados para proteger su salud, su hogar y el medio ambiente. Allí encontrará consejos útiles sobre la selección de estufas a base de la quema de madera y otros enseres certificados por EPA. Además de los materiales de alcance público, el sitio web también tiene información acerca de ciertas comunidades que tienen normas locales para reducir el humo producido por la madera.

El uso apropiado de estas estufas y enseres a base de la quema de leña y combustible ayudará a proteger a su familia y a evitar el envenenamiento por monóxido de carbono.  Síganos en Facebook l y Twitter para consejos semanales acerca de este programa. Envíenos sus comentarios. Nos encantaría escuchar su sentir sobre el tema.

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la EPA desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como directora asociada interina para educación ambiental. Como periodista, dirigió la oficina en Washington de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Fiestas Verdes

Por Lina Younes

¿No les parece que las tiendas están tratando de convencer a los consumidores que empiecen a comprar los regalos para las fiestas mucho más temprano que nunca antes? No se trata sólo del hecho que las tiendas ya han colocado decoraciones para las fiestas con meses en antelación al mismo Día de Acción de Gracias, sino que ahora estamos viendo los grandes almacenes con promociones y súper descuentos antes del Viernes Negro el comienzo extraoficial de las fiestas.

Hasta mi niña menor se ha entusiasmado con la idea de las súper ofertas y me está tratando de convencer para ir de comprar en este día de locura. Ella alega que quiere comprar regalos para sus familiares y amistades, pero sé que realmente esta cabildeando para que le compre algunos regalos como juegos electrónicos y ropa. No obstante, esa edad todavía puedo influir algunas de sus decisiones adquisitivas. Me alegra que durante los años he podido concientizarla ambientalmente acerca de las compras verdes y especialmente de evitar comprar las baratijas que pudieran contener plomo u otras sustancias toxicas.[http://blog.epa.gov/blog/2010/01/21/si-tiene-dudas-echelo-a-la-basura/] También disfruto de ver que ella todavía prefiere un buen libro en lugar de un juguete sin sentido.

Entretanto, antes de iniciar la jornada de compras, tomemos un momento para pensar en el verdadero significado de la época. Al inicio de la temporada, hay mucho por lo cual debemos de estar agradecidos—nuestra familia, nuestras amistades, nuestra salud y nuestro medio ambiente. Todos podemos poner de nuestra parte para hacer una diferencia en este mundo. Espero que hayan pasado un feliz Día de Acción de Gracias.

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la EPA desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como directora asociada interina para educación ambiental. Como periodista, dirigió la oficina en Washington de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Asegúrese de mantener las plagas lejos del hogar

Por Lina Younes

Recientemente, hubo una infestación de insectos en mi alacena. No se trataba de cucarachas, hormigas ni roedores. Numerosos insectos que parecían minúsculos escarabajos estaban atacando alimentos como las harinas, cereales secos y cajas de fideos. Me sorprendió ver la infestación dado al hecho que siempre he tratado usar prácticas preventivas para el manejo integrado de plagas. Nunca pensé que esto estaría ocurriendo en mi hogar!

La reacción inmediata de mi esposo fue sugerir que echara insecticida en la alacena para combatir el problema. Yo acepté echar a la basura los productos que parecían ser la fuente de la infestación, pero no quería echar insecticida en forma de aerosol en un área donde habría alimentos. No quería que los residuos de insecticidas permanecieran en esa zona muchos días después de haber echado el espray. Por eso, dediqué varias horas a vaciar la lacena completamente. Boté todos los productos farináceos que venían en cajas o bolsas. Limpié la alacena cabalmente para eliminar todas las migas o rastros de estos animalitos indeseables. Entonces, coloqué los productos enlatados primero. Luego, los nuevos cereales y productos farináceos lo puse en envases de cristal o plásticos sellados antes de colocarlos en la alacena.

Hay pasos sencillos para prevenir que las plagas invadan a su hogar.  Si elimina las fuentes de alimento, agua y refugio primero, es poco probable que busquen albergue en su hogar. Sin embargo, si después de tomar medidas preventivas, estas plagas todavía se convierten en fuerzas invasoras, entonces deberá aplicar plaguicidas de bajo riesgo adecuadamente para tratarlas. Recuerde que usar más no siempre es mejor.  La limpieza es fundamental y estos pasos sencillos pueden ayudarle a mantener su hogar libre de plagas.

Ahora que han pasado varias semanas de esta operación anti-plagas, me alegra poder reportar que la alacena sigue sin insectos. ¿Ha tenido una infestación similar? ¿Qué ha hecho para eliminar estas criaturas indeseables? Envíenos sus comentarios. Nos encantaría conocerlos.

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la EPA desde el 2002 Y se desempeña en la actualidad como la enlace de comunicaciones multilingües.  Como periodista, dirigió la oficina en Washington de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Los efectos electrónicos versus la naturaleza

Por Lina Younes

Recientemente, acompañé a mi hija menor al campamento de Girl Scouts. El área del campamento está ubicada en Maryland. Contrario al campamento Schmidt que se encontraba en las cercanías y que está equipado con cabañas y camas literas, éste era un área silvestre donde había que colocar nuestras propias tiendas.

Mi hija estaba muy entusiasmada de ir a su primer campamento. Su excitación comenzó durante el proceso de empacar para esta excursión. ¿Qué nos teníamos que llevar? Esos eran asuntos importantes que teníamos que discutir mientras nos preparábamos. Como sabíamos que dormiríamos en tiendas de campaña, era primordial llevar el saco de dormir. Ella también sabía que necesitaría una linterna y los efectos básicos como cepillos de diente, etc.  Una vez que había empacado lo necesario entonces quería llevar un sinnúmero de efectos electrónicos portátiles. Hasta ahí llegamos.  “Mami, pero qué voy hacer si no puedo dormir?” Era interesante ver cómo no se le había ocurrido disfrutar de los sonidos y aromas nocturnos sin el uso de efectos electrónicos. ¿Acaso nuestros niños están tan desconectados de la naturaleza que no pueden disfrutar de sus alrededores sin tener un juego portátil a la mano?

Por suerte tuvimos buen tiempo.  La noche fue algo fresca, pero agradable. La excursión al campamento fue un éxito.  Las niñas se divirtieron explorando el área, sentadas alrededor de la fogata, comiendo malvaviscos y otras golosinas, Algunas de las niñas temían que durante la noche se toparían con animales silvestres. Algunas esperaban ver osos y lobos.  Las criaturas más temibles que nos encontramos fueron algunas aves, ranas y numerosas arañitas.

Cuando nos despertamos por la mañana, algunas niñas se sorprendieron de descubrir el terreno húmedo fuera de la casa de campana. “¿Por qué está mojado el terreno si no llovió?” “Es el rocío matinal, mi vida.” Fue una gran oportunidad para enseñarles acerca del medio ambiente natural. Ahora no sé quién está más entusiasmada ansiando el próximo campamento—mi  hija o yo.

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la EPA desde el 2002 Y se desempeña en la actualidad como la enlace de comunicaciones multilingües.  Como periodista, dirigió la oficina en Washington de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

La dicha de presenciar un momento histórico

Por Lina Younes

Recientemente tuve la oportunidad singular de presenciar un evento histórico, el lanzamiento de la última misión del transbordador espacial Atlantis, STS-135.  Mi esposo, mi hija menor y yo viajamos a Florida para participar en varias actividades relacionadas al viaje final del transbordador espacial. Visitamos la instalación de aterrizaje, el enorme edificio donde se ensambla el transbordador, la instalación de procesamiento, y la pista de lanzamiento donde estaba el transbordador horas antes de partir. También hablamos con una astronauta y muchos individuos que habían trabajado en el Centro Espacial Kennedy desde los inicios de programa. Pese a los retos climatológicos, Atlantis pudo despegar el 8 de julio como planificado. El aterrizaje final se produjo el 21 de julio que el día siguiente del 42mo aniversario de la primera vez que el astronauta Neil Armstrong caminara en la luna.

Antes del lanzamiento, traté de ofrecerle a mi hija menor un recuento histórico del programa espacial a fin de que ella pudiera entender el significado del evento. Como alguien que se recuerda de haber visto por televisión el primer alunizaje, siempre me ha fascinado la exploración espacial. Sin embargo, rápidamente me di cuenta de que mi hija no parecía compartir mi entusiasmo. Ella no lo dijo exactamente, pero pese a mis explicaciones, ella me miraba como diciendo “bueno, ¿y qué?” Eso me hizo realizar cuánto tomamos por sentado la exploración espacial y tecnologías relacionadas.

Durante los treinta años del programa del transbordador espacial, Atlantis y las tres otras naves de NASA efectuaron numerosos experimentos en el espacio. Con estos transbordadores se ensambló y abasteció a la Estación Espacial Internacional. Se reparó el telescopio espacial Hubble. Se lanzaron y repararon satélites, incluso muchos que nos han ayudado a obtener un mejor entendimiento de nuestro Planeta Tierra y ambiente terrestre. Muchas personas no se dan cuenta de que la exploración espacial ha tenido repercusiones directas en nuestras vidas cotidianas y ha conducido a tecnologías beneficiosas para el medio ambiente debido a la exploración de NASA.

A medida que avanzamos hacia una nueva era en la exploración espacial, abrigo las esperanzas de que la juventud se entusiasme y curse estudios en las ciencias ambientales y espaciales para así proteger nuestro mundo hoy y en el futuro.

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la EPA desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como directora asociada interina para educación ambiental. Como periodista, dirigió la oficina en Washington de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.