salud ambiental

Nuestras aguas no saben de fronteras

Por Allison Martin

En mi reciente visita al sur de Texas con nuestro programa de infraestructura de agua a lo largo de la frontera de EE.UU. y México, me reuní con residentes locales y me informé acerca de los retos a los cuales ellos se enfrentan debido a sistemas deficientes de tratamiento de aguas residuales. Una persona explicó cómo durante las lluvias torrenciales, ella prácticamente tiene que vadear a través de aguas contaminadas con aguas cloacales que le llegan hasta los muslos cuando  sale al patio de su casa. Una madre describió que su niño padece de problemas de la piel y estomacales debido al contacto con aguas residuales. Otra me enseñó un charco en su patio. Su hijo estaba de pie a cierta distancia. Debían haberle prohibido terminantemente que se acercara a esa charco siempre presente que se originaba de las aguas cloacales del sistema séptico deficiente. Al ver el pequeño recinto, temía que el permanecer lejos del charco no era suficiente para proteger a la familia del contacto con las aguas residuales contaminadas.

Muchas comunidades fronterizas son pobres y no pueden sufragar los gastos de construir o reparar su infraestructura de agua. Los sistemas deficientes pueden afectar significativamente el medio ambiente al derramar aguas residuales sin tratar en las carreteras, ríos y arroyos. Esto puede afectar seriamente la salud comunitaria, fomentando el riesgo de las enfermedades transmitidas por el agua como la cólera, la tifoidea, y enfermedades gastrointestinales. Desafortunadamente, estos asuntos no son aislados. Los Estados Unidos y México comparten muchos ríos y las aguas cloacales descargadas en ellos contaminan nuestros recursos hídricos compartidos.

Mi viaje reafirmó en mí la importancia de nuestro programa fronterizo EE.UU-México de infraestructura de agua. Dicho programa provee los fondos para la planificación, diseño, y construcción de sistemas de agua potable y tratamiento de aguas residuales de alta prioridad en comunidades fronterizas. Al reunirme con los residentes de la frontera pude apreciar mucho mejor la manera singular en la cual la asistencia técnica del programa ayuda a las comunidades la seleccionar el tipo de infraestructura que es mejor para ellos. El programa también enfatiza la participación comunitaria, apoderando a los residentes a involucrarse en el proceso. Más importantemente, los proyectos financiados por este programa ayudan a prevenir serios problemas de salud y medioambientales.

Para proteger la salud  y el medio ambiente de aquellas personas que consideran la frontera como su hogar, tenemos que continuar trabajando de manera colaborativa para tratar la contaminación en su fuente de origen. Nuestro programa de infraestructura de agua de la frontera entre Estados Unidos y México cumple ese cometido.

Acerca del autor: Allison Martin es una becaria de ORISE en la Oficina de Comunidades Sostenibles de la Oficina de Aguas Residuales de la EPA. Allison apoya el Programa de Infraestructura de Agua de la Frontera entre EE.UU. y México, el Programa de Agua Limpia de Territorios Indígenas y el Programa de Decentralización.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Colaborando para mejorar el uso seguro de plaguicidas entre trabajadores agrícolas

Por Ashley Nelsen

Los plaguicidas desempeñan un papel importante al proveernos la variedad de frutas y vegetales que esperamos. Es la labor de mi oficina asegurar que los plaguicidas funcionen debidamente en el campo y no representen riesgos de salud innecesarios para las personas.  Cuando los estudios demostraron que los hijos de los trabajadores agrícolas estaban expuestos a residuos de plaguicidas  encontrados en sus hogares, una colaboración de larga duración entre la Asociación de Programas de Oportunidades para Trabajadores Agrícolas (AFOP, por sus siglas en inglés) y la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA, por sus siglas en inglés) entró en acción.

El producto de este consorcio es el Proyecto LEAF (LEAF, Limitando la exposición alrededor de las familias, por sus siglas en inglés) y los materiales de capacitación. El Proyecto LEAF está diseñado para educar a los trabajadores agrícolas y sus familias acerca de los peligros, la prevención y mitigación de la exposición a residuos de pesticidas que los trabajadores se llevan consigo a sus hogares. Mensajes elaborados cuidadosamente mediante la capacitación y los materiales de entrenamiento están diseñados para crear un cambio permanente en su comportamiento, tal como el lavar la ropa familiar por separado a la ropa del trabajo, así reducirá los residuos de plaguicidas dentro del hogar.

El educar a los trabajadores agrícolas, sus familias y otras comunidades de justicia ambiental sobre el manejo seguro de plaguicidas representa retos singulares. Los trabajadores agrícolas migran con frecuencia conforme a los cambios en las temporadas de cultivo, lo cual dificulta el localizarlos para ofrecerles entrenamiento sobre temas de seguridad.  En la actualidad, los trabajadores agrícolas son predominantemente hispanos y en muchos casos tienen tasas bajas de alfabetización. Por lo tanto, los materiales de capacitación y apoyo como los folletos, tarjetas para llevar en el bolsillo, carteles, imanes, anuncios de servicio público, están diseñados para ofrecer la información de manera bilingüe, culturalmente apropiados y para personas de alfabetismo limitado.

Además de desarrollar los cursos de capacitación y material educativo de apoyo, AFOP ofrece el entrenamiento del Proyecto LEAF de manera gratuita en todo el país. Ellos son una de las pocas organizaciones capaces de llegar a la población agrícola migrante, logrando cultivar así una importante relación entre los trabajadores agrícolas y granjeros y ayudando a localizar importantes recursos tales como clínicas, extensión agrícola, e iglesias para los trabajadores agrícolas.

El consorcio entre EPA y AFOP también ha permitido a la EPA a obtener acceso de manera costo efectiva a la red nacional de trabajadores agrícolas de AFOP.  Estamos muy entusiasmados por el impacto que este entrenamiento tiene en la población agrícola al permitirles protegerse y a sus hijos. Lea más acerca de los programas gratuitos de capacitación del proyecto LEAF.

Acerca de la autora: Ashley Nelsen ha trabajado en las oficinas centrales de EPA en Washington, DC en mayo del 2008 como una becaria. Luego regresó como empleada permanente en septiembre de 2009.  Ella obtuvo su maestría en política ambiental internacional y en español del Instituto de Estudios Internacionales de Monterey.  En la actualidad, Ashley trabaja en asuntos relacionados al alcance público para trabajadores agrícolas, seguridad de los plaguicidas, y la normativa de EPA en materia de protección laboral y la política internacional de plaguicidas.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Pensando en los seres queridos

Por Aaron Ferster
Como marido y padre de dos hijas, soy gran admirador del día de San Valentín. Las tarjetas. Las cajas de chocolates en forma de corazón. Las flores. Y quizás una copa de champán (o dos) por la tarde cuando mis hijas están en cama. Mirando el metro lleno de gente en camino al trabajo esta mañana, era obvio que no era la única persona que se sentía así. Una buena cantidad de personas cargaban ramilletes, o cajas llenas de pastelitos cubiertos en crema. Y todos vestidos de color rojo.

No cabe duda que las organizaciones públicas de salud en todo el país han escogido el mes de febrero – el mes marcado por el día de San Valentín – como el día de lucir el color rojo para recordar la importancia de la salud del corazón. El mes nacional del corazón es una llamada a la acción para crear consciencia acerca de lo que podemos hacer para prevenir las enfermedades cardíacas, la causa principal de muerte en mujeres y hombres en los Estado Unidos.

Hay un conocimiento creciente acerca de los pasos básicos e importantes que podemos tomar con respecto a la prevención: no fumar, hacer ejercicio regularmente y vigilar nuestras dietas.

Los investigadores de EPA y sus colaboradores han descubierto conexiones entre los factores ambientales, específicamente con la contaminación del aire, y las enfermedades cardíacas. Sus estudios y varios más muestran que la exposición a la contaminación en el aire puede provocar ataques cardíacos y las apoplejías, especialmente para las personas con enfermedades cardíacas.

Para ayudar a correr la voz sobre estos descubrimientos y las acciones que se pueden tomar para bajar los riesgos a su salud, EPA recientemente lanzó la Iniciativa del Corazón Verde. Por ejemplo, una acción importante es verificar con frecuencia los pronósticos del Índice de la Calidad del Aire (AQI, por sus siglas en inglés) en su comunidad. El AQI es una herramienta codificada por color para mostrar la calidad del aire, ilustrando cuán limpio o contaminado está el aire local. También, provee recomendaciones de los pasos que pueden tomar para reducir su exposición, como:
•    Si tiene alguna enfermedad cardíaca, es de la tercera edad, o tiene otros riesgos a las enfermedades cardíacas, tome los pasos recomendados para bajar su exposición cuando los pronósticos del AQI estén en el código anaranjado o más grave. Las medidas a tomar pueden incluir bajar su nivel de actividad (por ejemplo, caminar en lugar de correr), hacer ejercicio adentro de su casa en vez de al aire libre, o esperar a hacer el ejercicio u otra actividad hasta que la calidad del aire mejore.
•    Si es posible, evite el ejercicio cerca de carreteras concurridas (esto siempre es una buena idea).
•    ¡Y lo más crucial, si tiene síntomas de un ataque cardiaco o apoplejía, pare y busque ayuda médica inmediatamente!

Aunque EPA, los estados y tribus nativo-americanas están tomando acciones para reducir la contaminación del aire, creando controles de emisiones más estrictas para los vehículos y la industria y normas de calidad de aire que exigen más proteccion, hay pasos que pueden tomar para reducir su propio riesgo a la contaminación del aire.

El ayudar a correr la voz sobre lo que podemos hacer para promocionar un medio ambiente más sano para nuestros corazones y los de nuestros seres queridos es una manera perfecta para celebrar el día de San Valentín. ¡Y aunque no se me pasará comprar una caja de chocolates en camino a casa, el año que viene pienso que luciré el color verde!

Sobre el autor: Aaron Ferster es escritor científico para la Oficina de Investigación y Desarrollo de EPA, y el editor de “Todo empieza con la ciencia.”

¡Aprenda más! (en inglés):  El esfuerzo de Corazón Verde: http://www.epa.gov/greenheart/

Esta entrada en el blog en español de EPA (Conversando acerca de nuestro medio ambiente) es una traducción del reportaje publicado en una reciente edición del blog “Todo empieza con la ciencia.”

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Mes Nacional del Corazón: Tome acción para proteger su salud

¡Febrero es el Mes Nacional del Corazón! Para ayudar a correr la voz sobre la salud del corazón, los científicos y empleados de EPA escribirán cada semana sobre el esfuerzo del Corazón Verde por la Agencia con el fin de educar al público sobre la conexión entre la contaminación del aire y el corazón. ¡Asegúrese de consultar nuestro blog cada semana para aprender más, y ver los consejos acerca de lo que puede hacer para mantenerse saludable!

Por Wayne E. Cascio, MD

Febrero es el Mes Nacional del Corazón. Aprovechamos esta oportunidad para hacer un recordatorio para pensar en lo que podemos hacer para mantenernos saludable y mantener la salud de nuestros corazones. Como cardiólogo, el enfoque del mes sobre el corazón me da una gran oportunidad para compartir información con mis pacientes – y ahora con suerte con cualquier persona quien lea este blog – sobre cómo pueden proteger su corazón. También, me hace pensar en las cosas que hago que pueden hacer daño o ayudar mi propio corazón.

Las enfermedades cardíacas siguen siendo la principal causa de muertes en los EE.UU. para los hombres y las mujeres. Menos del uno por ciento de los estadounidenses tienen un estado de salud ideal del corazón y unas 26.5 millones de personas tienen algún tipo de la cardiopatía.

Pero hay cosas que podemos hacer tanto como individuos como colectivamente para ayudar los corazones. El estudio La carga global de enfermedades 2010 recientemente publicado en la revista médica El Lancet describe los 67 factores que afectan la incapacidad y la muerte en América del Norte. Entre los 20 factores de riesgo principales, 19 están relacionados directamente a las decisiones que tomamos referente a nuestro comportamiento o estilo de vida como la dieta, el ejercicio, o el fumar; o las consecuencias de estas elecciones.

El principal factor de riesgo restante no está relacionado con las elecciones del estilo de vida, pero es mayormente una consecuencia de nuestras acciones colectivas, específicamente lo que hacemos como sociedad que ocasiona la contaminación del aire. La contaminación de partículas de materia del aire (también conocida como hollín) en particular está clasificada como el factor número 14 más importante.

En general, nosotros mismos no tenemos mucho control sobre la contaminación del aire donde vivimos, trabajamos, y nos divertimos, hay acciones que tomamos como sociedad que pueden tener impactos positivos de larga duración. La Ley del Aire Limpio, por ejemplo.

La Ley se esfuerza en asegurar que todos los estadounidenses respiren aire saludable. Una investigación realizada por parte de EPA y otros muestra que una mejor calidad de aire conduce a vidas más largas y saludables. Y gracias en gran parte a esta investigación, la Agencia recientemente fortaleció la norma de salud anual referente a la contaminación de partículas finas (PM 2.5) (de 15 a 12 microgramos por  metro cúbico) para hacer nuestro aire más saludable y limpio.

Mientras la EPA sigue trabajando para mantener el aire limpio, hay pasos que puede tomar para reducir su exposición personal a los contaminantes del aire. Primero, no fume y evite respirar el humo de los demás. Segundo, si tiene cardiopatía consulta el Índice de la calidad de aire (AQI, por sus siglas en inglés) como una parte de su rutina cotidiana. El índice provee información sobre la calidad de aire y cómo puede evitar las exposiciones dañinas cuando los contaminantes estén a niveles altos. Cosas sencillas como limitar o evitar ejercicios al aire libre durante los días en los cuales la contaminación esté elevada puede ayudar en proteger su salud y su corazón.

Por lo tanto, durante este mes del corazón, acuérdese de tomar decisiones saludables en su estilo de vida incluyendo una dieta sana y ejercicios regularmente, estando pendiente del reportaje local de la calidad de aire, y apoyando las acciones para apoyar el aire limpio son muchas de las cosas que todos podemos hacer para una corazón saludable.

Para más información (en inglés):
•    www.epa.gov/airscience/air-cardiovascular.htm
•    http://www.epa.gov/greenheart/
•    http://millionhearts.hhs.gov/index.html

Sobre el autor: El cardiólogo Wayne E. Cascio, MD es el director de la División de la Sanidad Pública y Ambiental de EPA, un profesor clínico de medicina en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, y un miembro de la Asociación del Corazón de América y el Colegio Estadounidense de Cardiología. Dr. Cascio investiga los efectos de la contaminación del aire sobre el corazón y los vasos sanguíneos.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

¿Planifica nuevos proyectos para el nuevo año?

Por Lina Younes

Ahora que el 2012 está llegando a su fin y el 2013 está por comenzar, quisiera compartir algunas ideas con ustedes para el nuevo año. No quisiera considerarlas como resoluciones para el nuevo año ya que éstas no suelen sobrevivir más allá del mes de enero. ¿Qué tal si nos referimos a ellas como algunas selecciones más saludables o proyectos verdes? Esencialmente, estoy pensando en acciones que conducirán a un estilo de vida más saludable a nivel personal como para todo el Planeta.

    ¿Qué le parece si dedicamos más tiempo a las cosas importantes en la vida como nuestra familia y amistades? Con demasiada frecuencia dejamos que nuestro trabajo domine nuestras vidas y estamos siempre corriendo de un lado para otro que nos olvidamos de lo que realmente tiene valor y significado en nuestras vidas.
    ¡Disfruten de las actividades al aire libre! No tenemos que vivir en un gran espacio abierto para disfrutar de la naturaleza. Dejemos por un momento todos esos efectos electrónicos que parecen dominar cada momento de nuestra vida cotidiana. Demos un paseo, visitemos un parque en nuestra comunidad, o dediquémonos a la jardinería.
    Eliminemos el desorden y cosas amontonadas de nuestras vidas. Miremos a nuestro alrededor. ¿Realmente necesitamos todas esas cosas acumuladas que tenemos en casa o en la oficina que nunca usamos? Tenemos un sitio Web con valiosos consejos acerca de qué puede hacer para en el hogar, de paseo, en la oficina o en el colegio para practicar las tres R’s: reducir, reutilizar y reciclar.
    ¿Qué tal le parece si conservamos uno de nuestros recursos más valiosos—el agua? Pasos sencillos como cerrar el grifo mientras se cepilla los dientes o tomar duchas más cortas ayudan a conservar agua.
    ¿Qué le parece ahorrar energía?  Es tan sencillo como apagar la luz cada vez que abandona la habitación. Son pasos sencillos que le permiten ahorrar dinero y proteger el medio ambiente.
    ¿Quisiera más sugerencias sobre como proteger nuestros recursos naturales y lograr una mayor participación en acciones de civismo ambiental? Recomiendo nuestro sitio Web www.epa.gov/pick5 que ofrece numerosos consejos que puede adoptar para llevar un estilo de vida más ecológico hoy y todo los días del año.

Y para cerrar, les dejo con el dicho popular de que nuestras acciones son más elocuentes que nuestras palabras. Seamos un ejemplo para nuestros hijos mediante nuestras acciones para que ellos también aprendan a ser más saludables y protectores del Planeta en los años venideros. Finalmente, les deseo de todo corazón un muy feliz año nuevo.

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como portavoz hispana de la Agencia, así como enlace de asuntos multilingües de EPA. Además, ha laborado como la escritora y editora de los blogs en español de EPA durante los pasados cuatro años. Antes de unirse a la Agencia, dirigió la oficina en Washington, DC de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales a lo largo de su carrera profesional en la Capital Federal.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Consejos para el invierno: Un hogar saludable para las fiestas

Por Lina Younes

A medida que las fiestas se avecinan, muchos de nosotros estamos decorando la casa para recibir a familiares y amigos. No tan solo estamos colocando las decoraciones de la temporada, sino también estamos rediseñando o remodelando la casa en anticipación de las festividades. Una manera sencilla de hacer un cambio en la casa consiste en pintar.

Recientemente decidimos pintar algunas habitaciones en nuestra casa. Dejé que mi esposo e hija seleccionaran los colores. Para mi sorpresa optaron por colores brillantes y llamativos a cambio de los pasteles que antes engalanaban las paredes. Tengo que confesar que tomó algún tiempo habituarme, pero en fin de cuentas, me gusta el nuevo “look.”

Si vive en una casa o apartamento construido antes de 1978, es posible que su residencia tenga pintura a base de plomo. Si la pintura existente no está pelada o agrietada, la pintura a base de plomo no debería ser un problema.  Sin embargo, si no está en buenas condiciones y la pintura se está descascarando, hay pasos que puede tomar para proteger a su familia de los peligros del plomo a fin de prevenir el envenenamiento por plomo. Si decide hacer reparaciones, remodelar o pintar por su cuenta, visite este sitio Web para aprender más acerca de lo que tiene que hacer para hacer su casa segura y libre de plomo.

Además, cuando esté manejando productos caseros como pintura, despintadores, y otros solventes, tenga cuidado porque algunos podrían tener compuestos orgánicos volátiles (COV) que podrían ocasionar reacciones alérgicas, dolores de cabeza y otros efectos a su salud. Cuando vaya a pintar, asegúrese de ventilar bien las habitaciones y seguir las direcciones del fabricante de estos productos al pie de la letra. De hecho, muchas ferreterías y centros para la remodelación del hogar ahora venden pinturas con bajos niveles de COV. Considere comprarlos para asegurar una calidad de aire interior más saludable en su hogar.

Además, cuando haga mejoras en su hogar, considere enseres eléctricos de mayor rendimiento energético con la etiqueta Energy Star para reducir sus facturas de electricidad y calefacción, mejorar el confort en su hogar mientras protege el medio ambiente. Discutiremos esto en mayor detalle en un próximo blog.

¿Tiene algunos consejos para el invierno que quisiera compartir con nosotros? Como siempre, esperamos su insumo con mucho interés. Saludos.

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como portavoz hispana de la Agencia, así como enlace de asuntos multilingües de EPA. Además, ha laborado como la escritora y editora de los blogs en español de EPA durante los pasados cuatro años. Antes de unirse a la Agencia, dirigió la oficina en Washington, DC de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales a lo largo de su carrera profesional en la Capital Federal.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

El vínculo entre el medio ambiente y la salud infantil

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC en sus siglas en ingles), aproximadamente uno de cada 33 bebes nacido en los Estados Unidos nace con un defecto de nacimiento.  Los defectos de nacimiento o congénitos pueden intensificar el riesgo de discapacidad prolongada así como aumentar el riesgo de enfermedad, potencialmente impactando un niño para el resto de su vida.  Desgraciadamente las causas de la mayoría de los defectos congénitos son desconocidas.

Los investigadores de EPA están usando poderosos sistemas informáticos y modelos de alta tecnología para determinar mejor cómo la exposición prenatal a los factores ambientales pueden afectar el desarrollo del feto y el embrión.  Ellos usan un proyecto llamado “Embrión Virtual (v-Embryo™)” para crear modelos informáticos de los sistemas del cuerpo en desarrollo y combinarlos con datos de una serie de estudios de EPA y las bases de datos de toxicidad para “virtualmente” examinar los efectos de una variedad de exposiciones prenatales.

El Embrión Virtual simula cómo los productos químicos y plaguicidas, incluidos los que perturban el sistema endocrino, interactuar con importantes procesos biológicos que podrían alterar el desarrollo fetal.  Los productos químicos utilizados en las simulaciones son identificados mediante un modelo para pronosticar el impacto potencial de la toxicidad en el desarrollo del embrión llamado en inglés “Toxicity Forecaster”.

Las predicciones de las simulaciones computarizadas necesitan realizar más pruebas contra las observaciones no-virtuales.  Sin embargo, los modelos proporcionan a los científicos un instrumento poderoso para la selección y priorización de los productos químicos que necesitan ser examinados más detenidamente, lo que reduce el costo y el número de estudios específicos necesarios.

“Hemos construido sistemas prototipos pequeños, ahora lo que queremos hacer es pasar a modelos de sistemas complejos que sean más relevantes para las predicciones ambientales”, dijo Thomas B. Knudsen, el biólogo de sistemas que dirige el proyecto.

Modelos del Embrión Virtual se han centrado en el desarrollo de los vasos sanguíneos y el desarrollo de las extremidades, pero se están expandiendo para incluir el desarrollo temprano del sistema reproductivo masculino, que es conocido por ser particularmente sensible a los alteradores endocrinos.  Knudsen dice que el tener más modelos es importante porque diferentes productos químicos pueden afectar los sistemas biológicos de diversas maneras. Por suerte, el tiempo que se necesita para desarrollar nuevos modelos disminuye a medida que el conocimiento de los investigadores acerca de estos modelos aumenta.

“El reto para nosotros es tratar de integrar algunos de estos trabajos con otros temas de importancia general para la salud de los niños”, dijo Knudsen.  “Estamos enfocados principalmente en el desarrollo del embrión, pero una persona no deja de crecer y desarrollarse al momento de nacer. Tenemos que tomar lo que estamos aprendiendo del embrión y ampliar la información a lo largo de las diferentes etapas de la vida más allá del nacimiento.”

Para aprender más sobre los esfuerzos de EPA para proteger la salud de los niños, visite: www.epa.gov/ochp.
Esta entrada en el blog en español de EPA (Conversando acerca de nuestro medio ambiente) es una traducción del reportaje publicado en la reciente edición de “Science Matters“.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Cerrando la brecha del asma para los niños pobres y minoritarios

Los científicos de EPA y sus colaboradores están trabajando para comprender mejor por qué el asma afecta desproporcionadamente a los niños pobres y minoritarios.

Casi 26 millones de estadounidenses, incluyendo siete millones de niños, están afectados por el asma. Pero cuando se abren de golpe las puertas a la sala de emergencias debido a alguien que esté sufriendo de un ataque de asma, lo más probable es que el paciente sea un niño pobre y minoritario.
Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC en sus siglas en ingles), los niños minoritarios que viven en las condiciones socioeconómicamente más pobres están en el riesgo mayor. Por ejemplo, el 16% de los niños africanos-americanos padecieron de asma en 2010 en comparación con 8.2% de los niños blancos, y son dos veces más probable a estar hospitalizados como consecuencia de un ataque de asma y tienen cuatro veces más probabilidades de morir a causa del asma que los niños blancos. El índice de asma entre los niños quienes vivieron en la pobreza fue del 12.2% en 2010 en comparación con 8.2% entre los niños quienes vivieron en niveles socioeconómicos por encima del índice de pobreza.

  
“Alrededor de los Estados Unidos vemos que los niños y las familias pobres y de bajos ingresos tienen desproporcionadamente un riesgo mayor de padecer de asma y otras enfermedades respiratorias. La polución del aire y otros desafíos están teniendo efectos serios a la salud que agravan los desafíos económicos a través de las facturas medicas y las ausencias a la escuela y el trabajo,” dijo la administradora de EPA Lisa P. Jackson. “Como madre de un niño asmático, yo sé lo que significa para nuestros niños tener aire limpio y saludable para respirar.”

La administradora Jackson dijo estas palabras durante la inauguración del Plan Coordinado de Acción Federal para Reducir las Disparidades Raciales y Étnicas del Asma que es un plan de acción que representa cómo EPA y otras agencias federales pueden colaborar para reducir las disparidades asmáticas.  

Una parte importante de este esfuerzo consiste en el trabajo realizado por científicos de EPA y sus colaboradores explorando las causas y desencadenantes de asma incluyendo cómo los factores socioeconómicos contribuyen al asma infantil. La meta general consiste en iluminar los factores subyacentes del asma para apoyar el trabajo de estrategias de prevención e intervención. 

¿Qué aumenta el riesgo en contraer el asma? Aunque una parte de la respuesta con certeza estriba en factores genéticos, ya que más de la mitad de todos los niños quienes padecen de asma también tienen familiares asmáticos, el medio ambiente también juega un papel clave. Los contaminantes del aire, alérgenos, moho, y otros agentes ambientales puede provocar reacciones asmáticas. 

Los investigadores de EPA y sus colaboradores están dirigiendo los esfuerzos para desarrollar nuevos métodos científicos, modelos, y datos para evaluar cómo los desencadenantes aumentan el riesgo del asma y los ataques de asma. El impacto de esta investigación ya ha contribuido a los estándares reguladores actuales para dos de los principales contaminantes del aire que están regulados bajo los Estándares Nacionales de la Calidad del Aire Ambiental (NAAQS por sus siglas en ingles): ozono y material particulado (PM, por sus siglas en ingles). La investigación de EPA acerca del asma también ha figurado como parte de las evaluaciones de salud para las emisiones de diesel.

 

El próximo paso consiste en aprender los métodos para proteger mejor aquellos que están en mayor riesgo. 

“Ahora estamos empezando a enfocarnos en el problema del asma que tiene que ver con las disparidades,” dijo Martha Carraway, MD, una investigadora de EPA. “Los niños con el asma mal controlado tienen más probabilidades de tener que recurrir a las salas de emergencia que aquellos niños con el asma controlado. Entonces para razones de salud pública tenemos que entender cómo los factores ambientales, incluyendo la contaminación del aire, afectan el control de asma en las poblaciones vulnerables.” 

Para avanzar este trabajo, los investigadores de EPA y sus colaboradores se aprovecharon del incidente en el cual un relámpago cayó en el Refugio Nacional de Flora y Fauna de los Lagos Pocosin en Carolina del Norte en el 2008. El relámpago provocó que la turba cogiera fuego y que el incendio se extendiera unos 40,000 acres (16,000 hectáreas) despidiendo una espesa humareda. 

En colaboración con los científicos del Centro de Medicina Ambiental, Asma y Biología Pulmonar de la Universidad de Carolina del Norte, un grupo de investigadores de EPA encabezado por David Diaz-Sanchez, PhD compararon las visitas a la sala de emergencia a causa de asma con los reportajes de la calidad del aire. Al mirar los resultados geográficamente, ellos descubrieron que los condados de bajos ingresos tuvieron mucho más visitas que los condados más prósperos aunque la calidad del aire y los niveles de exposición fueron iguales.. “Las investigaciones de EPA sugieren que los niños y otros viviendo en los condados de bajos ingresos podrían ser menos resistentes a la polución del aire, posiblemente a causa de los factores sociales como la nutrición insuficiente. Por ejemplo, si eres pobre y no está comiendo bien, puede ser que tu asma sea más grave,” dijo Nsedu Obot Witherspoon, MPH, Director Ejecutivo de la Red de Salud Medioambiental de Niños, una organización nacional y multidisciplinaria con la misión de proteger a los niños en desarrollo de los riesgos ambientales a la salud y promover un ambiente más saludable. “Por supuesto, también podrían haber otros factores involucrados, como si los niños toman los medicamentos correctamente y si tienen  acceso a buena asistencia médica.”

La investigación de EPA acerca de las disparidades de asma puede ayudar a dirigir los esfuerzos de intervención de maneras innovadoras y mejores a fin de reducir la exposición a los desencadenantes de asma y limitar los impactos de la enfermedad, ayudando así a cerrar la brecha para los niños pobres y minoritarios y mejorar la salud de los niños en todas partes.

Esta entrada en el blog es una traducción del reportaje publicado en la reciente edición de “Science Matters“.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Rachel Carson y la expansión de la conversación acerca del ambientalismo

(Esta entrada fue publicada inicialmente en inglés en el blog de la Administradora)

Por la administradora Lisa P. Jackson

Esta semana se conmemora el 50mo aniversario de la publicación del innovador libro de la ecóloga Rachel Carson, Primavera Silenciosa, en el 1962. Para el 1970, se había establecido la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU.

Eso no fue una casualidad.

La Primavera Silenciosa de Rachel Carson lanzó el movimiento ambientalista de hoy en día y cambió el mundo en el cual vivimos.

En su libro, Carson discutió el uso amplio y perjudicial de ciertos plaguicidas, especialmente el DDT, una sustancia tóxica que por poco elimina nuestro símbolo nacional, el águila calva. EPA prohibió el uso de ese plaguicida en 1972.

La obra de Rachel Carson ayudó a los estadounidenses a hacer las conexiones entre su salud y la salud del medio ambiente.  Sus esfuerzos ayudaron a encender la conversación acerca del ambientalismo en Estados Unidos.

Una de mis prioridades como administradora de EPA ha sido el continuar lo que Rachel comenzó al trabajar para expandir la conversación acerca del ambientalismo. El acercar a las personas a dialogar acerca de asuntos ambientales es esencial. Queremos que las madres y los padres sepan cuán importante es el aire, agua y tierra limpia para su salud y la salud de sus hijos.  Queremos continuar  fomentando la participación de áfrico-americanos y latinos para ampliar la conversación acerca de los retos ambientales para que podamos abordar las disparidades de salud que resultan de la contaminación que afecta a las comunidades de bajos ingresos y minoritarias. Se logrará la justica ambiental cuando todo el mundo disfrute del mismo grado de protección de los riesgos ambientales y a la salud y tengan el mismo acceso al proceso de toma de decisiones para tener un medio ambiente saludable donde viven, aprenden y trabajan.

A pesar de que hemos alcanzado un gran progreso desde la publicación de la Primavera Silenciosa, todavía tenemos mucho trabajo por hacer.  Las enfermedades del corazón, el cáncer y enfermedades respiratorias son tres de las cuatro amenazas fatales a la salud en los Estados Unidos. Estas representan más de la mitad de las muertes en la nación y las tres están vinculados a causas ambientales.  Los asuntos ambientales son asuntos críticos para la salud y necesitamos que todos los estadounidenses participen en esta conversación.

Rachel Carson ayudó a enseñarles a muchos estadounidenses que, aunque quizás no se consideren como ambientalistas, los asuntos ambientales sin lugar a duda juegan un papel importante en su salud y el futuro de la nación.

Su mensaje permanece tan cierto y tan crítico en la actualidad como lo fuera hace 50 años atrás.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

No son pequeños adultos

Por Lina Younes

Cuando miro a los niños de hoy en día, me parece que son mucho más avanzados que cuando teníamos su edad. Así lo he visto en mis propios hijos. Aun juzgando por mi hija menor que ahora tiene casi once años, muchas veces me deja asombrada por las cosas perspicaces que dice que denotan una sabiduría que va mucho más allá de su edad cronológica.  Además, muchas veces me quedo maravillada cuando veo cómo los niños de hoy en día son adeptos entusiastas de la tecnología.  Mientras yo todavía estoy en el primer paso tratando de descifrar el último avance o artefacto tecnológico, mis hijos normalmente ya se encuentran diez pasos más adelantados que yo.  No exagero.

Mientras frecuentemente vemos a los niños demasiado precoces para su edad, esto no significa que los debemos tratar como “pequeños adultos”. De hecho, sus cuerpos todavía están en pleno desarrollo. Consecuentemente, son más vulnerables a los riesgos medioambientales. Por lo tanto, cualquier exposición a sustancias químicas y contaminantes tendrá un impacto mayor en sus órganos y cuerpos.  Esto aplica al aire que respiran, el agua que toman, y las áreas donde juegan y aprenden.

Durante el mes de octubre celebramos el Mes de la Salud Infantil para concientizar a los padres acerca de cómo mejor proteger a sus niños de los factores de riesgos ambientales donde viven, juegan y aprenden. ¿Qué puede hacer para proteger a los niños de los riesgos ambientales?

Comencemos con algunos consejos para proteger a los niños en el área donde tenemos mayor control, nuestro hogar.

• Mantenga las sustancias químicas caseras fuera del alcance de los niños para prevenir envenenamientos.
• Lea la etiqueta antes de aplicar plaguicidas, usar productos caseros, e incluso tomar medicamentos
• Si vive en una casa construida antes de 1978, haga la prueba del plomo en su hogar
• Laven las manos de sus hijos, sus botellas y juguetes con frecuencia

Cuando sus niños salgan afuera a jugar o ir a la escuela, protéjalos del sol con sombreros o gorras o ropa protectora. Los bebés mayores de seis meses pueden usar crema protectora solar con SPF de 15 o más. Aplíquelo generosamente y con frecuencia. Si su hijo padece de asma, consulte el índice de calidad de aire en www.airnow.gov antes de salir afuera. Aprenda cuáles son sus factores ambientales desencadenantes de asma para reducir sus ataques de asma. También tenga un plan de acción para el manejo del asma.

Con estos pasos sencillos podrá asegurar que sus hijos tengan un medio ambiente más saludable durante el Mes de la Salud Infantil y todo el año.

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como portavoz hispana de la Agencia, así como enlace de asuntos multilingües de EPA. Además, ha laborado como la escritora y editora de los blogs en español de EPA durante los pasados cuatro años. Antes de unirse a la Agencia, dirigió la oficina en Washington, DC de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales a lo largo de su carrera profesional en la Capital Federal.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.