niños

Nadando de manera segura este verano

070314 pool photo blog

Por Jennie Saxe

 

Como muchos de ustedes, parte de mis planes para este fin de semana largo incluirán un viaje a la piscina local para nadar, refrescarme y divertirme. Sin embargo, la seguridad es importante también. Todo el mundo conoce las normas de protección estándar para las piscinas: el no correr, el no usar vasos de cristal cerca de la piscina y el no zambullirse en las áreas llanas. Su piscina local también toma medidas para su seguridad: el tener salvavidas capacitados, darle buen mantenimiento al equipo; y hacer las pruebas de agua necesarias.
Además de prestar atención a su piel mientras disfruta del sol, usted y su familia también tienen otros roles importantes que desempeñar para asegurarse de que todos naden de manera segura. La EPA y los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) tienen algunos recursos valiosos en inglés y español para tener un verano sano y saludable en la piscina.
Una de las cosas más importantes que debe recordar cuando nade es no tragar el agua. A pesar de que el agua está clorada, algunos microorganismos son más resistentes al cloro que otros. Por lo tanto, existe aún una posibilidad de enfermarse si bebe el agua aun cuando los niveles de cloro han sido mantenidos adecuadamente. Es especialmente importante para los niños pequeños que son más propensos a beber agua de la piscina accidentalmente cuando están chapaleando. Para ayudar a minimizar el riesgo de enfermedades en actividades acuáticas recreativas, nunca nade mientras esté enfermo y asegúrese de que los nadadores más pequeños tengan pañales adecuados para nadar, como se requiere en la mayoría de las piscinas y verifíquelos frecuentemente. Los CDC también tienen recursos específicos para los estados sobre las enfermedades en aguas de recreo e información sobre la natación saludable.
Si usted tiene su propia piscina, sea cauteloso al añadir sustancias químicas, como cloro y alguicidas, al tratar el agua de la piscina. Estas sustancias químicas son muy concentradas y tienen que ser manejadas de manera adecuada. El drenar el agua clorinada en un cuerpo de agua local puede ser nocivo a los organismos acuáticos. Cuando sea el momento de drenar el agua de su piscina, debe hacerlo responsablemente en conformidad con las leyes locales aplicables. Consulte su agencia ambiental estatal si tiene alguna pregunta sobre los requisitos en su área.

Trabajando juntos, todos podemos tener un verano seguro y divertido en la piscina.

 
Acerca del autor: Dr. Jennie Saxe se integró a la EPA en el 2003 y en la actualidad se desempeña como analista de política de agua en la División de Protección de Agua en la Región 3 de la EPA en Filadelfia. Cuando no está en la oficina, Jennie disfruta de nadar y ocuparse de su huerto.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

¡Mujeres embarazadas, padres y todos deberían leer esto!

Por Jessica Orquina

 

Nunca había pensado mucho acerca del mercurio en el pescado. Me gustan los mariscos y quizás había escuchado algo acerca de algunas preocupaciones de salud, pero nunca le había prestado mucha atención. Sin embargo, cuando estaba embarazada empecé a leer toda la información que podía encontrar acerca de la salud y nutrición para mujeres embarazadas, incluyendo sobre el mercurio en el pescado.

Aprendí que el comer pescado alto en niveles de mercurio puede hacerle daño al bebé por nacer o al sistema nervioso de los niños pequeños. También aprendí acerca de qué peces tienen niveles más elevados o más bajos de mercurio para así poder enfocar mi régimen alimenticio en aquellos pescados que son más seguros para comer.

El otoño pasado, mi hijo nació y ahora estoy de regreso al trabajo. Me interesó aprender que la EPA ha estado trabajando con la FDA para recomendar nuevos consejos sobre el Pescado: Lo que las mujeres embarazadas y padres deben saber. Comparta sus ideas con nosotros y ajuste el regimen alimenticio de su familia conforme a la nueva información. Mientras el consumo de mercurio es de especial preocupación para las mujeres embarazadas y los niños pequeños, puede afectar la salud de todos.

Entonces, tome un breve momento de su tiempo y lea este documento. Yo lo hice.

Acerca de la autora: Jessica Orquina trabaja en la Oficina de Asuntos Externos y Educación Ambiental como la principal encargada de los medios sociales para la agencia. Antes de unirse a la EPA, sirvió como piloto militar y de aerolíneas comerciales. Ella vive, trabaja y escribe en Washington, DC.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

La incognita del asma entre los hispanos

Por Elias Rodríguez,

Fue un día brumoso y caliente cuando me senté en el salón de clases de mi escuela primaria en la ciudad de Nueva York. De pronto, la atención de todos se fijó en el sonido sibilante y las dificultades respiratorias de mi compañero de clase. Ángel era uno de los chicos más altos de nuestra clase, pero estaba claramente en apuros y la imagen de su dolor es memorable. Ahora entiendo que mi amigo estaba teniendo un ataque de asma. Afortunadamente, nuestra maestra sabía exactamente qué hacer y el inhalador que tenía dentro de su escritorio y listo.

Nuestra escuela pública se encontraba adyacente a una carretera principal conocida como el FDR Drive la cual serpentea por el lado este de Manhattan y cerca del puente de Williamsburg. La combinación de alta densidad de población, autos, camiones y la actividad industrial formaba una receta para pobre calidad del aire.

Ángel y muchos de mis vecinos compartíamos una ascendencia puertorriqueña. Al día de hoy, me quedo perplejo por la tasa desproporcionadamente alta de asma entre los latinos. Los hispanos tienen 30 por ciento más probables de ir al hospital por casusa del asma en comparación con los blancos no hispanos. Por razones que no se entienden completamente, los puertorriqueños tienen el doble de la tasa de asma en comparación con la población latina en general.

Sabemos que la incidencia del asma ha aumentado en la población general en los últimos dos decenios – ¿Pero qué explica estas disparidades alarmantes? ¿Serán las razones económicas? Los grupos en los estratos de menores ingresos demuestran efectos en la salud más adversos como resultado de la escasez de recursos y menor acceso a la atención médica de calidad. ¿Sera la explicación ligada a la localización? ¿Sera que la propensión de ciertos grupos para buscar empleo en los centros metropolitanos conlleva a una mayor incidencia en conglomerados geográficos? ¿Podrá la cultura ser una clave? El español fue el primer idioma de mis padres y hay vínculos entre la limitada competencia en el inglés y barreras a la atención de calidad médica. Nos encantaría escuchar vuestras teorías. Hallar la solución a este misterio médico y socioeconómico es imprescindible para todos nosotros ya que se estima que los gastos médicos asociados con el asma sobrepasan un asombroso $50 mil millones anualmente.

La explicación de estas tasas de asma entre los grupos demográficos es compleja y multidisciplinaria. La buena noticia es que tenemos el poder para tomar medidas preventivas. Mayo es el Mes de Concienciación sobre el Asma y es una gran oportunidad para recordarle a la gente que tener un Plan de Acción para el asma es uno de los consejos claves que la EPA ofrece a las personas que viven con el asma.

La EPA también anima a la gente a saber la calidad del aire local en Air Now. El sitio en la red utiliza un sistema de códigos con colores para mostrar si los contaminantes atmosféricos superan los estándares de calidad del aire e indica el impacto del aire en las diferentes poblaciones. Pruébalo en airnow.gov  Utilice los recursos. ¡Obtenga un plan y Adelante!

Sobre el autor: Elías sirve como portavoz de la EPA en la Región 2. Antes de unirse a la EPA, el nuyorican trabajó en Time Inc. para las revistas Time, Life, Fortune y People. Es un graduado de Hunter College, Baruch College y el Instituto Teológico de la Asamblea de Iglesias Cristianas en Nueva York.

 

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

La EPA, las escuelas y las comunidades colaboran para reducir el asma

Por la Dra. Teresa Lipsett-Ruiz


Las personas que visitan Puerto Rico a menudo vienen a disfrutar del calor y las playas de la isla. Pero nuestro ambiente tropical también contribuye a un problema de asma que afecta a aproximadamente uno de cada 10 habitantes aquí.


En estrecha colaboración con la EPA, nuestro programa de calidad del aire en interiores con sede en la Universidad establece alianzas con los estudiantes, las escuelas y la comunidad para mejorar las condiciones ambientales en las escuelas y reducir las ausencias de los estudiantes causadas por el asma. ¡Ha dado resultados! Durante los últimos 6 años, las escuelas con las que hemos trabajado han visto una disminución considerable en el número de días escolares perdidos.

Las regiones montañosas de Puerto Rico, como los municipios de Caguas y Gurabo, están rodeadas de valles húmedos conocidos como puntos activos de asma“, sin embargo la educación sobre el asma no siempre está disponible en estas zonas. En respuesta, hemos creado un programa con la EPA que se centra en tres elementos claves: (1) recursos de información y listas de control, (2) “recorridos” en la escuela, y (3) alianzas con funcionarios de la escuela y la comunidad para retirar físicamente los desencadenantes ambientales del asma en interiores.

Nuestro programa se basa en las Herramientas de Calidad del Aire Interior de la EPA y en las listas de control en español de interiores de escuelas para educar a la comunidad y a las escuelas sobre cómo manejar los desencadenantes ambientales del asma. En colaboración con el Departamento de Educacion de Puerto Rico, llevamos a cabo Talleres de Calidad del Aire Interior (IAQ) sobre los desencadenantes del asma.

Durante los recorridos de las escuelas, a menudo nos encontramos con problemas de plagascucarachas, ratas y ratones, así como, cajas de cartón mojado con moho llenas de papeles.  De ahí formulamos un plan para hacer frente a estos desencadenantes del asma.

Al principio, algunos maestros se mostraron escépticos. Ellos estaban preocupados de que esto fuera una carga más en sus apretadas agendas. Sin embargo, el entusiasmo creció  cuando los estudiantes y la comunidad comenzaron a ayudar. Como dice el viejo refrán, Muchas manos hacen ligero el trabajo.” La comunidad escolar se congregó para una “mega limpieza verde” de la escuela. Para comprobar nuestra eficacia, se recogieron muestras de moho antes y después de que nuestros planes fueron puestos en marcha y notamos que los conteos de moho disminuyeron considerablemente.

Con el apoyo de las autoridades escolares, implementamos nuestro programa en 32 escuelas lo cual condujo a una reducción del 38 por ciento en el ausentismo por asma de los estudiantes. Basado en estos resultados impresionantes, ahora estamos ampliando el programa en colaboración con la EPA. Para aprender más sobre el tema, escuche mi presentación en el seminario cibernético de la EPA Regreso a la Escuela: El Control del Asma en las Escuelas. Nuestras comunidades están orgullosas de haber mejorado la salud y la asistencia de los estudiantes. Le invitamos a seguir programas similares en sus escuelas y comunidades.

 

Acerca de la autora: La Dra. Lipsett-Ruiz es Decana de la Facultad de Ciencia y Tecnología en la Universidad del Turabo en Puerto Rico. Su asociación con la EPA ha capacitado a más de 150 maestros de 100 escuelas sobre medidas prácticas para el manejo del asma. El programa influye en los clubes escolares, blogs, conferencias, obra de teatro, y ejercicios de modelos a seguir, junto con los recursos de información de la EPA para reducir el absentismo estudiantil debido al asma.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

“¿Cómo se reciclan las cosas?” Únase a Reading Rainbow y se enterará.

Por Jeffrey Levy

Es importante reducir la cantidad de basura que creamos y entonces reutilizar esas cosas en la manera que sea posible. Sin embargo, hay algunas cosas que simplemente no se pueden reutilizar, por ende, reciclarlas es mucho mejor que echarlas a la basura. El reciclaje conserva recursos naturales y ahorra energía, ayudando así a proteger nuestro clima.

¡Entonces, cuando vea una botella o lata en el piso, o si terminó de usar un pedazo de papel, recíclelo! No lo eche a la basura.

¿Ahora, se ha preguntado qué sucede con las cosas que echó en el receptáculo de reciclaje después que las recogen? Para el Día del Planeta Tierra este año, Reading Rainbow creó un gran video que nos da la respuesta a esa pregunta. Siga el video y verá como LeVar Burton explora cómo el reciclaje transforma un viejo papel, envase de cristal y metal en otras cosas que podemos usar. Después de ver el video, aprenda más sobre el tema en nuestro sitio web sobre las tres eres: reducir, reutilizar y reciclar. (Chicos, también encontrarán divertidos juegos y actividades.)

 

Acerca del autor: Jeffrey Levy es el director de la Oficina de Comunicaciones en la Red de la EPA.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Las madres toman acción en favor del clima

Por Gina McCarthy

Participé recientemente en la charla Twitter de Madres por un Aire Limpio (#CleanAirMoms Twitter chat) con Moms Clean Air Force, un gran grupo de madres que se están asegurando de mantener nuestro medio ambiente seguro y saludable para todos nuestros hijos.

Como madre, estaba muy emocionada por el entusiasmo de la charla y la energía que la gente demostró, por la red y otros medios luego de la charla, para hacer una diferencia en sus comunidades. Algunas madres me preguntaron el por qué el Presidente Obama se interesa tanto por el cambio climático.

Es una pregunta fácil de contestar. Cuando el Presidente reveló su Plan de Acción para Afrontar el Cambio Climático en junio pasado a jóvenes en la Universidad de Georgetown, él subrayó que no hablaba como nuestro presidente, sino como un padre. Como las personas que cuidamos a nuestros niños, tenemos la responsabilidad primordial de asegurarnos de que el mundo a su alrededor sea seguro y saludable. El Presidente cree en eso y yo también.

Otras madres hicieron preguntas acerca del vínculo entre el cambio climático y la salud infantil.

Está claro que la contaminación de carbono conduce a condiciones del tiempo más calurosas, las cuales conllevan a aumentos en los niveles del smog, los que a su vez conducen a tasas más elevadas de incidencias de asma y temporadas de alergias más largas. Si su hijo no necesita un inhalador, considérese como un padre afortunado, porque uno de cada diez niños en los Estados Unidos padece asma y vive con esta enfermedad todos los días, la cual se agrava cuando hay contaminación de carbono en nuestros cielos.

Es por eso que estamos colaborando para asegurarnos de implementar pasos de sentido común para asegurarnos de reducir la contaminación de carbono—como el que proviene de nuestros vehículos y las plantas de energía eléctrica—para proteger la salud de nuestros niños  y el medio ambiente que nos rodea.

Y muchas de las madres querían saber cómo podían participar en estos esfuerzos y comunicar su sentir. El hablar con otras compañeras madres es un buen comienzo para difundir el mensaje. La voz de los padres, especialmente de nosotras las madres, es un recurso crítico. No hay nadie más creíble para hablar acerca de nuestras obligaciones como padres responsables.

Mis tres hijos, Daniel, Maggie y Julie, me recuerdan todos los días acerca del por qué realizo mi labor. Ellos me dan el valor de actuar de la misma manera que lo hacen los hijos de madres a través de América.

Gracias a todas las madres de #MadresAireLimpio (#CleanAirMoms) por una excelente charla. Espero impacientemente por recibir noticias de ustedes nuevamente.

Acerca de la autora: Gina McCarthy es la administradora de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Una colaboración saludable para mejorar la salud infantil

Por Gina McCarthy y Dra. Elena Ríos

Cuando viajamos a ciudades y comunidades grandes y pequeñas, vemos de primera mano el vínculo directo entre un medio ambiente saludable y vidas saludables, especialmente, para los niños del país. Sin embargo mientras conmemoramos el Mes de la Hispanidad, vale la pena recordar que hay demasiados de nuestros niños, especialmente en comunidades minoritarias, que viven en medio ambientes malsanos que conducen a vidas no saludables.

Estudios científicos indican que los niños minoritarios que viven, aprenden y juegan en comunidades de bajos ingresos tienen mayores riesgos de tener problemas de salud ambiental como el asma, el envenenamiento por plomo, la exposición a plaguicidas, entre otros.

En el 2009, aproximadamente el 70 por ciento de los niños hispanos viven en áreas que no cumplen con las normas de calidad de aire, contribuyendo así a mayores incidencias de asma y otras enfermedades respiratorias. De hecho, los niños de origen puertorriqueño tienen entre los niveles más altos de incidencia de asma reportada en la actualidad en comparación con todos los demás grupos raciales y étnicos.  En los Estados Unidos, aproximadamente 1 de cada 10 niños de edad escolar tienen que batallar con el asma día a día y aquellos más afectados viven en comunidades de color de bajos ingresos.

Estas disparidades de salud representan mucho más que las visitas al hospital o más medicamentos. También significan más ausencias escolares, y una mayor incidencia de obesidad debido a menos ejercicios.

Es por eso que el mejorar la salud infantil y luchar por la justicia ambiental son críticos para la labor que realizamos. Y eso es por qué nos enorgullece el que la EPA y la Asociación Nacional Médica Hispana (NHMA, por sus siglas en inglés) han colaborado con socios federales, estatales y comunitarios para concientizar acerca de asuntos claves de salud ambiental, particularmente entre las poblaciones minoritarias más vulnerables.

Justo el año pasado, la EPA y la NHMA participaron activamente en el Grupo del Trabajo del Presidente Obama sobre los Riesgos a la Salud Ambiental y los Riesgos de Seguridad para los Niños que lanzó el Plan Coordinado de Acción Federal para reducir las disparidades raciales y étnicas del asma. Este plan ahora provee un marco para agencias federales con objetivos y resultados medibles para mejorar la salud ambiental de los niños de nuestra nación en consorcio con nuestros profesionales de cuidado de salud.

Otra manera clave en la cual combatir las disparidades de salud consiste en aumentar el acceso al cuidado de salud. La Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio ayudará a conectar al pueblo con seguros de salud asequibles de alta calidad mediante el nuevo Mercado de Seguros de Salud, una expansión de Medicaid, y protecciones al consumidor como el prohibir la discriminación en base a condiciones preexistentes, tales como la diabetes o el asma que afectan desproporcionadamente a las comunidades minoritarias.

Sin embargo, si vamos a abordar las disparidades de salud pública a gran escala con seriedad, especialmente para nuestros niños—tenemos que abordar con la misma seriedad la reducción de la contaminación de carbono y luchar en contra del cambio climático.

El cambio climático se trata de mucho más que el tiempo extremo. También se trata de la salud infantil. Tiene que ver con el aire limpio y saludable que respiramos. La contaminación de carbono que propulsa el cambio climático conlleva un tiempo más caliente—empeorando así los niveles de polen y smog y conduce a temporadas más largas de alergias y aumentos en el número de muertes relacionadas al calor especialmente entre los niños.

La urgencia de actuar sobre el cambio climático nunca ha sido más evidente que ahora. Es por eso que nos enorgullece poder seguir el liderazgo del Presidente Obama para unir a las comunidades para que podamos tomar pasos sencillos en el hogar y nuestros vecindarios para reducir el impacto adverso al clima cambiante y hacer lo que es correcto para nuestros niños.

A medida que viajamos por el país, vemos que el medio ambiente saludable significa niños saludables. Y a medida que conmemoramos el Mes de la Hispanidad, es nuestra promesa al pueblo estadounidense de seguir luchando por agua más limpia, aire más limpio y estándares de salud pública más firmes para todos nuestros niños y familias—independientemente de quienes sean, de donde provengan, y donde vivan.

Acerca de las autoras:

Gina McCarthy es la administradora de la Agencia de Protección Ambiental. La Dra. Elena Ríos es la presidenta y principal executiva de la Asociación Nacional Médica Hispana, (NHMA, por sus siglas en inglés) representa 45,000 médicos hispanos en los Estados Unidos. También sirve como la presidenta de la Fundación Nacional Médica Hispana de la NHMA afiliada con la Escuela Graduada de Servicio Público de Robert F. Wagner, de la Universidad de Nueva York, para dirigir actividades educativas y de investigación.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Protegiendo a nuestros hijos del envenenamiento por plomo

Por Lina Younes

El otro día, mi esposo y yo nos reunimos con un contratista potencial para discutir algunos proyectos de reparación en el hogar. Durante nuestra conversación, él preguntó si nuestra casa fue construida antes del 1978.  Mientras le dije con mucha satisfacción que ese no era el caso, sabía exactamente por qué el hizo la pregunta: La regla para la Renovación, Reparación y Pintura de la EPA  requiere a los contratistas a seguir prácticas laborales seguras para el manejo de plomo cuando trabajan en hogares e instalaciones de guarderías infantiles construidos antes del 1978. Mientras los Estados Unidos prohibieron la venta de pintura a base de plomo en el 1978, la pintura y el polvo de plomo todavía es problemático en edificios construidos antes de esa fecha.

El plomo es un metal altamente tóxico que puede perjudicar seriamente a las personas, especialmente a los niños. Niveles elevados de plomo en la sangre de los niños afecta casi todos los órganos en su cuerpo.  En casos extremos hasta puede ser letal. ¿Entonces, qué puede hacer para proteger a sus hijos y a su familia?

·         Limpie su casa regularmente y preste especial atención a aquellas áreas donde podría haber pintura a base de plomo que se esté descascarando, o pedazos de pintura o polvo.

·         Lave las manos de sus hijos, así como los biberones, chupetes y juguetes frecuentemente.

·         Asegúrese de que sus hijos limpien sus zapatos y se los quiten al entrar a la casa y que se laven las manos después de estar jugando afuera.

·         Alimente a sus hijos con una dieta saludable para que sus cuerpos absorben menos plomo.

·         Si piensa que su niño está bajo riesgo, consulte a su médico para determinar se le debe hacer la prueba de sangre para el plomo a su hijo.

El número de casos de envenenamiento por plomo continúan bajando desde que la EPA prohibió el plomo en la gasolina y la pintura residencial. No obstante, estamos tratando de reducirla aún más. Este año, estamos trabajando con nuestros socios federales, estatales e internacionales mediante la Alianza Global para Eliminar el Uso del Plomo.

Tenemos que emprender esfuerzos especiales para proteger la salud de nuestros hijos: ellos son más vulnerables que los adultos debido a su tamaño y comportamiento. Por ejemplo, ellos ingieren más alimentos y líquido en proporción a su peso. Esto intensifica los efectos de exposición al plomo y otros contaminantes.  Además, su hábito de llevarse las manos y a la boca los pone en un riesgo mayor de tragar plomo de pintura o partículas de polvo.  ¿Como el envenenamiento por plomo es totalmente prevenible, por qué no pone de su parte para proteger a su hijo?

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como portavoz hispana de la Agencia, así como enlace de asuntos multilingües de EPA. Además, ha laborado como la escritora y editora de los blogs en español de EPA durante los pasados cuatro años. Antes de unirse a la Agencia, dirigió la oficina en Washington, DC de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales a lo largo de su carrera profesional en la Capital Federal.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

El ser madre=nuevas preocupaciones y hábitos

Por Jessica Orquina

 

Los cambios en la vida conducen a nuevos hábitos o preocupaciones. Siempre he estado interesada en el medio ambiente y prefiero comprar productos que no sean tóxicos para mí, mi familia, o el planeta.  Por ejemplo, reciclo cuando puedo hacerlo y prefiero caminar o usar transportación pública en vez de manejar.  Sin embargo, tengo que admitir que no estoy obsesionada por a estos asuntos y he optado por la conveniencia en vez de sostenibilidad en más de una ocasión.

Este año, mi esposo y yo estamos esperando la llegada de nuestro primer hijo. Me he dado cuenta que este nuevo capítulo de mi vida está cambiando mis hábitos y me ha hecho pensar más en mi impacto en el planeta.

Como una mujer embarazada, mi preocupación por la seguridad de los productos que compro se está convirtiendo casi en una obsesión. Las decisiones que tomo ya no tan solo me afectan a mí, a mi esposo y a nuestro hogar, sino también ahora tienen un impacto en nuestro hijo. Esta nueva perspectiva me ha motivado a investigar y a leer las etiquetas con mayor frecuencia. Como trabajo en la EPA, conozco nuestro programa de Diseño para el Medio Ambiente (Design for the Environment –DfE, por sus siglas en inglés) y siempre busco productos que tengan la etiqueta de certificación del DfE. Esto me hace sentirme bien de que no estoy exponiendo a mi familia—incluyendo a mi hijo que pronto nacerá—a sustancias químicas no seguras.

Al comprar otros productos, también pienso acerca de las tres Rs. Como Lina escribió en un blog recientemente, la primera erre es, con frecuencia, la más difícil para abordar, pero es la más importante. Por eso, existen en ese orden. Como vivo en la ciudad y tengo espacio limitado, es tan importante para mí considerarla. A medida que me preparo para la llegada de nuestro bebé estoy un poco abrumada con la cantidad de cosas que, según los anuncios, son esenciales para una mujer embarazada.  He tratado de concentrarme en conseguir solo aquellas cosas que el bebé y yo realmente vamos a necesitar. Aun así, tengo que deshacerme de muchas cosas viejas que tengo para tener espacio para el bebé y todo aquello que traerá consigo. Ahí sí que tenemos que atender a las dos otras erres: Reutilizar y Reciclar. Para hacer espacio para el bebé, he empezado a regalar cosas que ya no necesito para que la gente las pueda reutilizar o las estoy donando. He reciclado el resto.

¿Qué ha hecho para proteger a nuestro planeta para sus hijos?

 

Acerca de la autora: Jessica Orquina trabaja para la oficina de Asuntos Externos y Educación Ambiental como las persona encargada de dirigir los esfuerzos en los medios sociales de la agencia. Antes de laborar en la EPA, ha servido en las fuerzas armadas y como piloto de líneas aéreas comerciales.  Ella vive, trabaja y escribe en Washington, DC.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Desarrollemos nuestro Lórax interior

Por Isabel Long

“You’re in charge of the last of the Truffula Seeds.
And Truffula Trees are what everyone needs.
Plant a new Truffula Tree. Treat it with care.
Give it clean water.  And feed it fresh air.
Grow a forest. Protect it from axes that hack.
Then the Lorax
And all of his friends
May come back.”

Dr. Seuss, The Lorax

Traducción de la cita del libro El Lórax por Dr. Seuss:

“Estás a cargo de la última de las semillas de los Truffula.

Y los árboles Truffulla son lo que todos necesitan.

Siembra un nuevo árbol Truffula. Trátalo con cariño.

Dale agua limpia. Y aliméntalo con aire fresco.

Siembra un busque. Protégelo de las hachas que talan.

Entonces el Lórax.

Y todos sus amigos.

Podrían regresar.”

 

El idioma inglés no es mi lengua materna, por lo que no crecí escuchando las rimas de los libros de Dr. Seuss.  Pero  algunos meses atrás, mi marido le compró el libro “El Lorax” a nuestro hijo de tres años   Un día, entré en la habitación cuando leían las últimas páginas que mostraban la destrucción de los espectaculares árboles  “Truffula .”  Mi hijo tenía una mirada seria.  Llegamos a la última página, cuando el “Once-Ler” lanza su llamado a la acción. La escena me cautivó. Sin un vocabulario científico, en una forma bien gráfica, este cuento exponía la historia que hemos visto reiteradas muchas veces, el  daño producido por el uso ilimitado de los recursos naturales.

La historia toca un tema que ha estado en mi mente por algún tiempo, especialmente después de ser madre: cómo y cuándo la ética medioambiental comienza a desarrollarse.  El famoso naturalista, Aldo Leopoldo en una de mis citas favoritas dice: “La evolución de una ética medioambiental  es tanto un proceso intelectual, como emocional.”  En mi caso, la relación emocional con la naturaleza ha estado conmigo por mucho tiempo  como un visitante silencioso, sin conocimiento de la discusión intelectual.  En mi niñez  las conversaciones de sobremesa eran sobre temas políticos, sobre arte o literatura, nunca sobre ciencia.

No fue hasta que trabajé para una de las organizaciones medioambientales más grandes del país que mi ética medioambiental se conectó con el proceso intelectual.  Y clic, el círculo se completo.  Obviamente  trabajando en Washington DC  me informé de la discusión política,  pero lo más importante fue que aprendí la relación personal que existe entre esos maravillosos paisajes naturales  que adoro y nuestra responsabilidad que nos cabe como sociedad, no solo por estas tierras, sino también por el agua que bebemos y el aire que respiramos. 090313 Blog PHOTO NPLD Isabel

Y fue unos meses atrás que escuché el mismo mensaje en la Conferencia de La Casa Blanca, “Mujeres y Medio Ambiente.”  En un discurso convincente, la administradora de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA en sus siglas en inglés), Gina McCarthy,  nos llamaba a conectar a nuestros niños  con la naturaleza, más aún, McCarthy, recalcaba la importancia de la relación visceral que tenemos que tener con la naturaleza.  McCarthy precisaba que  solo así nos daremos cuenta de lo que está en peligro si no protegemos nuestro medio ambiente.

Es por esto que una vez más, defenderé la importancia de la conexión emocional con la tierra y la naturaleza que Aldo Leopoldo y Gina McCarthy reflexionaron.  La ética intelectual sobre el tema naturalmente se desarrollará si la parte emocional está en nosotros.  Pero si carecemos de esta última, seremos sólo individuos discutiendo, no líderes.  Seamos más como el Lorax, defendamos los árboles Truffula, protejamos esos maravillosos paisajes vírgenes esparcidos por el mundo, demandemos aire y agua pura para nuestras familias y las generaciones futuras. 

 

Acerca de la autora: Isabel Long es originalmente de Chile. Labora en la Oficina de Administración de Terrenos (BLM, por sus siglas en inglés)—Estados del Este en el Departamento del Interior de EE.UU. Ella es la co-fundadora del Proyecto de Excursiones de Diversidad Juvenil de los Estados del Este en consorcio con el Sierra Club, la Coalición Nacional de Cambio Climático (NLCCC, por sus siglas en inglés), el Consejo Nacional Hispano Ambiental (NHEC, por sus siglas en inglés), y la Escuela Charter César Chávez en Washington, D.C.

 

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.