huella de carbono

Bregando con la primera “erre”

Por Lina Younes

Siempre he alentado a mi familia a cumplir con los principios de las tres erres: reducir, reutilizar y reciclar.  Personalmente, siempre me he esforzado por reciclar sea en mi casa, el trabajo o cuando voy por la carretera. Si no encuentro un receptáculo para reciclar disponible para echar la lata o botella de refresco, me quedo con la lata y dispongo de ella cuando llego a casa.  Lo mismo hago con el periódico gratuito que normalmente leo en el metro.

Francamente, el reciclaje parece ser la más fácil de las tres erres. En mi opinión, la más difícil de implementar es la primera: el reducir los desechos desde el inicio. Es irónico que el principio más difícil que acatar, la reducción de desechos y basura, es el que tiene mayor impacto en el medio ambiente

¿Cuáles son algunos de los beneficios de reducir los desechos? Bueno, estos incluyen el prevenir la contaminación, ahorrar energía, el usar menos recursos naturales en el ámbito global. ¡Sin embargo, uno de los beneficios que todos podemos entender al nivel personal es que el reducir desechos en realidad nos ahorra dinero!

¿Cómo puede ahorrar dinero y tener menos cosas para botar en la basura? Bueno, compre productos con menos envolturas y empaques. Sé que los artículos que están envueltos individualmente parecen ser prácticos, pero a la larga, cuánta envoltura de papel o plástico termina en la basura? Me parece como un desperdicio innecesario de materiales y dinero.  Se me ocurre otra idea: por qué no optamos por platos, tazas, vasos, utensilios reutilizables para la casa y en el trabajo.

¿Antes de ir al supermercado, por qué no mira su nevera o alacena para ver qué realmente necesita? ¿Está seguro que esos vegetales en la nevera hay que echarlos a la basura? ¿Acaso no podría usarlos para hacer un guisado o quizás congelarlos para así no tener que echarlos a la basura? Recuerde: Deberíamos alimentar a las personas en lugar de alimentar los rellenos sanitarios.

Si planificamos bien, todos podemos colaborar para hacer una diferencia ¿Tiene algunos consejos para compartir con nosotros? ¿Ha hecho algo especial para reducir su huella de carbono? Nos encantaría escuchar su opinión.

 

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como portavoz hispana de la Agencia, así como enlace de asuntos multilingües de EPA. Además, ha laborado como la escritora y editora de los blogs en español de EPA durante los pasados cuatro años. Antes de unirse a la Agencia, dirigió la oficina en Washington, DC de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales a lo largo de su carrera profesional en la Capital Federal.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Los vehículos eléctricos

Por Neftalí (Nef) Hernández

Tecnologías que hacen la vida más sencilla suelen ganar cuota en el mercado, obtener la aceptación del público y finalmente prevalecer sobre otras. Un ejemplo, es la tecnología inalámbrica Wi-Fi. Cuando comenzó, no era más rápida que una conexión de cable.  Sin embargo, era conveniente y permitió que la gente tuviera la libertad de separarse de su escritorio u oficina.  Ahora el Wi-Fi es ampliamente utilizado para acceder el Internet en muchos de los lugares visitados en nuestro diario vivir.  Lo mismo ocurrió con las cámaras digitales. Al principio, me acostumbré a la expresión “las cámaras digitales nunca podrán reemplazar a las cámaras de película, porque nunca tendrán una resolución comparable”. ¿Y sabe que pasó? Las cámaras han sustituido casi por completo a las cámaras de película.

En mi opinión las tecnologías ambientalmente amigables que harán de nuestra vida una más sencilla, no serán la excepción.  Esto incluye a los vehículos eléctricos. Para más información sobre vehículos eléctricos y ecológicos visite el siguiente enlace “EPA’s Green Vehicle Guide”.

Estoy seguro de que muchas de las limitaciones (falta de infraestructura para conectar vehículos eléctricos, las restricciones de distancia recorrida con una batería completamente cargada y la vida útil de la batería) con el tiempo serán superadas. Hoy en día algunos vehículos eléctricos experimentales pueden recorrer 300 millas por carga y tiene la opción de cargar completamente la batería en menos de 4 horas. ¿Cuatro horas? ¡Eso es un mucho tiempo! Sí, lo es. Pero si mantiene el hábito de recargar su auto cada vez que lo estaciona en su casa, nunca tendrá que esperar 4 horas.

Los fabricantes de automóviles estadounidenses están utilizando innovaciones para adaptarse a la fabricación vehículos eléctricos en los últimos años, incluso convenciendo a la EPA en el desarrollo de una nueva etiqueta.

Esto está creando una sana competencia que hará más accesibles los vehículos eléctricos al público en general y probablemente aumentará la confianza en los mismos. ¿Es un vehículo eléctrico una mejor alternativa para usted que los vehículos de combustión de hoy? Responder a esto es algo muy subjetivo porque depende de sus necesidades únicas. Sé que mi respuesta no es nada clara. Sin embargo, los beneficios ambientales del vehículo eléctrico están creciendo (cero emisiones de contaminación y menores niveles de ruido).  Pero si por el contrario usted me pregunta… ¿Cree usted que un vehículo eléctrico sustituirá al vehículo de combustión interna?  Mi respuesta es simple “Sí, algún día”.

El siguiente adelanto para los vehículos eléctricos podría ser el diseñarlos de tal manera en el cual todos sus componentes pudieran ser desmantelados y reutilizados o reciclados cuando la vida útil del vehículo termine, eliminando los desperdicios que pudieran afectar a futuras generaciones. Este enfoque podría aplicarse a todas las muchas cosas que producimos, pero voy a dejar ese tema para otro blog.

Sobre el autor: Neftalí Hernández creció en Puerto Rico y es un científico ambiental con el programa de agua potable de la EPA en la Región 7. Es un miembro del grupo encargado del manejo de emergencia en agua potable de la EPA. Tiene un bachillerato en ciencias en biología y una maestría en ciencias de la salud ambiental de la Universidad de Puerto Rico.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

El reciclaje de productos electrónicos

Por Lina Younes

Los productos electrónicos son regalos populares entre los padres y jóvenes que recién se han graduado. Artículos como computadoras, televisores, estaciones de videojuegos, cámaras de video, lectores de libros electrónicos, y teléfonos móviles son tan solo algunos de los regalos ideales para esa persona especial.  Personalmente, a mi me encanta ver los anuncios de los efectos electrónicos en el periódico dominical para ver los últimos productos en el mercado. Me resulta fascinante ver los avances en la electrónica.  A veces es difícil resistir comprar la última computadora que es más rápida, más liviana y tiene una batería de larga duración, o el celular con mayores aplicaciones móviles.

¿Sin embargo, si ha decidido comprar el último modelo de sistemas de video juegos, computadoras, o celulares, ha pensado qué va hacer con el modelo viejo? ¿Ha escuchado del reciclaje electrónico conocido también como el e-ciclaje? Es cierto que usted puede donar productos electrónicos como computadoras, televisores y teléfonos móviles para extender la vida útil de estos productos. Estoy segura que la gran mayoría de los artículos tienen muchos años de buen uso. Sin embargo, hay otra opción que es todavía más favorable para el medio ambiente.  ¿Qué le parece reciclar esos productos electrónicos que ya no interesa? Eso se llama e-Ciclaje.

El proceso de e-Ciclaje permite que la mayoría de los metales valiosos y componentes en esos efectos electrónicos pueden ser reutilizados en otros productos de utilidad.  ¿Sabía que la mayoría de los productos electrónicos contienen recursos valiosos tales como metales preciosos y plásticos elaborados que requieren la producción de grandes cantidades de energía durante el proceso de manufactura? Al reciclarlos, estos materiales valiosos son recuperados para ser utilizados en el futuro.  Durante ese proceso, los recursos naturales son conservados y se reduce el impacto ambiental en general.  Para darle una idea de la magnitud del impacto ambiental, hay que poner estos números en contexto.  ¿Sabía usted que en los Estados Unidos al reciclar aproximadamente 414,000 toneladas de efectos electrónicos en el 2007, se evitó la emisión de gases de efecto invernadero que eran el equivalente de las emisiones anuales de más de 178,000 automóviles?

O sea, independientemente de si va a reciclar una computadora o un teléfono celular http://www.epa.gov/osw/partnerships/plugin/cellphone/spanish/index.htm o un televisor,  consulte con la tienda donde vaya comprar los nuevos productos electrónicos. Es muy probable que tengan un programa de e-Ciclaje disponible para que usted pueda dejar sus productos electrónicos usados. Además, hay muchos programas de acopio en estados, municipios y escuelas para que residentes puedan llevar sus efectos electrónicos usados y así ayudar a proteger el medio ambiente.

Estas son tan solo algunas ideas de cómo usar los efectos electrónicos de manera más verde.  ¿Tiene algunas sugerencias? Nos encantaría escuchar su opinión.

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como portavoz hispana de la Agencia, así como enlace de asuntos multilingües de EPA. Además, ha laborado como la escritora y editora de los blogs en español de EPA durante los pasados cuatro años. Antes de unirse a la Agencia, dirigió la oficina en Washington, DC de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales a lo largo de su carrera profesional en la Capital Federal.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Las ciencias dentro y fuera del laboratorio

Por Lina Younes

Este pasado fin de semana asistí al segundo Festival de Ciencias e Ingeniería de EE.UU. en el centro de convenciones de Washington, DC. El primer día serví de voluntaria en el pabellón de la EPA y el segundo día llevé la tropa de niñas Girl Scouts de mi hija menor. Había tanto que hacer y tanto que ver que me hubiese gustado poder dedicar toda una jornada adicional para ver todos los pabellones en el centro de convenciones.

El Festival de Ciencias e Ingeniería de EE.UU. tenía representantes de diferentes agencias federales, universidades, el sector privado, y organizaciones sin fines de lucro presentando talleres e información de numerosas disciplinas científicas.  Desde las ciencias ambientales a la robótica, la medicina, medicina forense, ingeniería aeroespacial y mucho más, todas las ramas de las ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas estaban bien representadas.  Era fascinante ver a los auspiciadores y representantes del festival compartiendo con los niños y adultos y participando en actividades y experimentos científicos que eran tanto educativos como entretenidos.  En la EPA, teníamos la Rueda de las Ciencias para poner a prueba los conocimientos científicos de los niños.  También teníamos otra actividad para que los niños pudieran “pescar” y aprender acerca de la condición de los humedales. También teníamos un juego que demostraba cómo se ven diferentes partículas bajo un microscopio electrónico de rastreo y mucho más.

Un área que atrajo nuestra atención abordaba el tema de la sostenibilidad en la agricultura.  Mediante diferentes pruebas y demostraciones, pudimos ver todos los elementos que deben ser considerados al fijar los precios para la producción de alimentos así como su impacto en el medio ambiente.  ¿Cuánto terreno necesita para los cultivos? ¿Cuánta agua se necesita para las cosechas y/o animales? ¿Se usarán plaguicidas?  ¿Prefiere las opciones orgánicas? ¿Cuáles son las opciones para producir un mayor rendimiento del cultivo a un costo favorable sin un impacto adverso en el medio ambiente?  La respuesta no siempre es tan sencilla. Siempre hay que sopesar varios factores  antes de tomar la decisión final

Las niñas de la tropa de Girl Scouts de mi hija exploraron los diferentes pabellones de manera entusiasta.  Había tanto que hacer en tan corto tiempo.  Dado la gran cantidad de gente, tratamos de ver el máximo de pabellones posibles.  Las niñas lograron conseguir un parcho de Girl Scouts por haber participado en las actividades del festival.  Estoy segura que tendrán una nueva apreciación por las clases de ciencias.  Todas aprendimos algo nuevo de cómo las ciencias afectan a nuestras vidas cotidianas.  Yo sé que aprendí mucho.  ¿Ha tenido algunas experiencias con las ciencias que quisiera compartir con nosotros?

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como portavoz hispana de la Agencia, así como enlace de asuntos multilingües de EPA. Además, ha laborado como la escritora y editora de los blogs en español de EPA durante los pasados cuatro años. Antes de unirse a la Agencia, dirigió la oficina en Washington, DC de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales a lo largo de su carrera profesional en la Capital Federal.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

No nos deberíamos conformar con el término medio

Por Lina Younes

Este pasado fin de semana fui a las actividades en conmemoración del Día del Planeta Tierra en el Mall Nacional con mi hija menor y una de sus amiguitas. Visitamos la Exposición Nacional de Diseño Sostenible P3 , y las exhibiciones y actividades de la NASA y otros quioscos en el área. Mientras participamos en los eventos, una de las actividades me dejó algo confundida. Me refiero a la actividad para calcular mi huella de carbono.

En honor al Día del Planeta Tierra en el Mall Nacional y por la Red, encontré varias variaciones de la misma pregunta: ¿Cuál es su huella de carbono?” Mientras me da mucha satisfacción el tratar de hacer el mejor trabajo posible para ahorrar energía, ahorrar agua, reducir desechos y reciclar, al tomar estas pruebas repetidamente a lo largo del fin de semana obtuve calificaciones similares. ¿Qué indicaba el medidor de mis acciones verdes? ¿Cuán verde soy? ¿Respuesta? Soy una ciudadana promedio.  Vaya, eso no es un resultado para vanagloriarme.

¿Cuáles fueron mis áreas más deficientes? Básicamente, las diferentes pruebas y actividades revelaron que mi área de mayor deficiencia fue en el consumo de alimentos. Creo que ese es un renglón que frecuentemente ignoramos cuando estamos pensando en acciones verdes, o sea, acciones favorables al medio ambiente. ¿Con qué frecuencia ingerimos comidas procesadas, congeladas, o que ya vienen empaquetadas? ¿Con qué frecuencia ingerimos alimentos que no son producidos localmente? ¿Acaso ingerimos suficientes frutos y legumbres cultivados localmente? En mi caso, este fue uno de los hábitos menos verdes de mis actividades cotidianas.
 
Ahora que estoy consciente de mi debilidad, definitivamente haré un esfuerzo deliberado por mejorar.  Avances en este hábito beneficiarán al medio ambiente, así como mi salud y la de mi familia.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Deja el auto!

bakeDurante el mes pasado, me puse como meta el reducir mi huella de carbón, lo que me llevó a trabajar con mi primer paso: superar mi dependencia al automóvil.  En la actualidad vivo en San Juan, área metropolitana, donde todo esta tan cerca que en ocasiones el utilizar el auto resulta ridículo.  Antes que nada, le realicé varios arreglos a mi bicicleta y patineta.  Luego empecé a ir a todos lados en ellas: al supermercado, a la farmacia, a la universidad, a conciertos y hasta para estar con mis amigos durante un viernes social.  Solo andaba usando mi auto para ir al trabajo por que la distancia entre el trabajo y mi apartamento es significativa.  Pero luego de analizar la situación, logré identificar que hay otras opciones disponibles, como el programa bici/tren, la cual me da la oportunidad de montar la bicicleta al tren y de esa forma reducir una carrera de aproximadamente 45 minutos a una de 10 minutos de camino al trabajo.  Desafortunadamente, no todo resulta ser fácil.  Acá en Puerto Rico la infraestructura para promover el uso de la bicicleta es casi nula.  Aunque existen muchos ciclistas recreacionales acá, nos queda mucho por aprender en cuanto a promover el uso de la bicicleta como un medio de transporte.  Mientras se tiene una Carta de Derechos del Ciclista local, no es aplicada todo el tiempo.  Los ciclistas, recreacionales o no, somos un gran grupo, y las agencias necesitan proveernos la infraestructura necesaria para garantizar nuestra seguridad.

Todos sabemos que los autos y camiones están entre las fuentes más grandes de contaminación de aire.  Los vehículos emiten aproximadamente un tercio de todos compuestos orgánicos volátiles y la mitad de los óxidos de nitrógeno y otros tóxicos que contribuyen a la pobre calidad del aire.  Estos descargan dióxidos de carbono, un gas de invernadero y conocido contribuidor del cambio climático.

Nuestra agencia ha tomado varios pasos para ayudar a sus empleados a reducir su impacto en el ambiente.  EPA ofrece a sus empleados un Subsidio al Tránsito, el cual es una excelente manera de promover el uso de los medios de transporte en masa.  También distintos programas que le permiten al empleado trabajar en su residencia los cuales limitan los días en que el empleado usa el transporte, reduciendo así nuestra huella de carbón.

Por ahora, me encuentro trabajando para lograr dejar el auto y ser algo independiente del mismo.  Seguiré esforzándome para seguir realizando esto y otros cambios en mi rutina diaria y así reducir mi huella.  Mientras cambio mi vida, estoy mejorando mi salud y contribuyendo a hacer de este mundo uno mejor.

Sobre la autor: Alex Rivera comenzó a trabajar en EPA en el año 2007.  Desde entonces trabaja como ingeniero ambiental para la División de Manejo de Aguas Municipales de la División para la Protección del Ambiente en el Caribe.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Pregunta de la Semana: ¿Acaso piensa que su huella de carbono es menor que la de sus padres o sus abuelos?

Hay cosas son mucho más eficientes del punto de vista energético que en el pasado, cosas como vehículos, bombillas, y ahora muchos practicamos las tres R’s como reducir, reciclar y reutilizar. Sin embargo, ahora tenemos muchos más cosas, más vehículos, más tecnología, mayor cantidad de todo…Para empezar esto parecía una pregunta sencilla, pero piense por un minuto y comparta con nosotros sus ideas.

¿Acaso piensa que su huella de carbono es menor que la de sus padres o sus abuelos?

Cada semana hacemos una pregunta relacionada al medio ambiente. Por favor comparta con nosotros sus pensamientos y comentarios. Siéntase en libertad de responder a comentarios anteriores o plantear nuevas ideas. Preguntas previas.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.