No hay motivo para odiar la lluvia

Sobre la autor: Lina M. F. Younes ha trabajado en la EPA desde el 2002 y está a cargo del Grupo de Trabajo sobre Comunicaciones Multilingües. Como periodista, dirigió la oficina en Washington de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales.

Si reside en algún estado a lo largo de la costa este de los Estados Unidos, probablemente ha estado apesadumbrado por la incesante lluvia que experimentamos por las últimas dos semanas. Creo que muchas personas se sentían algo claustrofóbicas debido al tiempo sombrío. No obstante, la lluvia trae muchos beneficios que tan sólo ahora estamos disfrutando. Usted se preguntará ¿cuáles beneficios? Bueno, antes de que comenzaran las lluvias, algunas áreas de Maryland y otros estados del este tenían un déficit de precipitación en los primeros meses del 2009. Los niveles de agua subterránea estaban registrando niveles de sequía potencial que fueron borrados por las recientes lluvias. Además, antes de estas tormentas, una variedad de tonos marrón y verde nilo dominaban los paisajes de céspedes y jardines. En la actualidad, por dondequiera que miramos, los jardines están pintados de unos verdes brillantes, frondosos arbustos rebosantes de la florecida primaveral. Y, ¿otro beneficio adicional? Pues, al menos durante las lluvias, los niveles de polen habían disminuido—un alivio temporal para aquellas personas que padecen de alergias.

A pesar de los beneficios de las lluvias de primavera, tenemos que ser conscientes de reducir las escorrentías y la contaminación de fuentes difusas después de la lluvia.

He aquí algunos consejos útiles:

·    Considere la jardinería ecológica para proteger el medio ambiente.

·    Siembre arbustos y árboles nativos en su jardín para reducir la erosión.

·    Deje que pase la tormenta antes de fertilizar.

Y finalmente, el mejor beneficio después de la tormenta? Siempre podemos esperar que salga el sol. ¡Que tenga un buen día!