Pequeños pasos pueden recorrer un largo trecho

Por Lina Younes

Por muchos años, he tratado de alentar a mi familia a ahorrar energía y agua. He aquí algunos pasos sencillos que todos podemos tomar en el hogar, en el trabajo o en nuestras comunidades que tendrán repercusiones positivas en nuestro esfuerzo por proteger nuestra salud y el medio ambiente.

Por ejemplo, ¿cuál es una de las maneras más fáciles de ahorrar energía en el hogar? ¡Simplemente apague la luz cuando deje el cuarto! ¿Cuántas veces dejamos las luces encendidas en una habitación por horas innecesariamente? Aseguro que ocurre con mayor frecuencia que quisiéramos. Otra manera de ahorrar energía en el alumbrado del hogar se puede lograr cambiando las bombillas incandescentes por las nuevas bombillas compactas fluorescentes (CFLs, por sus siglas en inglés). La bombilla tradicional fue inventada por Tomás Edison hace 125 de años atrás y produce 90 por ciento más de calor que las bombillas eficientes CFL. Las bombillas compactas fluorescentes son más eficientes al usar ¼ de la energía que las bombillas tradicionales y también duran diez veces más tiempo que las incandescentes. Además, cada CFL puede prevenir más de 400 libras de emisiones de gases de efecto invernadero al medio ambiente durante la vida del CFL. Por ende, al cambiar una bombilla fluorescente a una incandescente le ayuda a ahorrar dinero y energía.
Otra área donde con un pequeño esfuerzo se puede hacer mucho por el medio ambiente es mediante la conservación de agua.

Más del 50 por ciento del consumo de agua en el hogar ocurre en los baños. ¿Cómo puede ahorrar agua sin tener que invertir en ningún equipo especial? ¡Simplemente no deje el agua correr mientras se cepilla los dientes o se afeite! El tomar duchas cortas en vez de baños de tina también es otra manera de ahorrar.

La protección ambiental es responsabilidad de otros. ¿Tiene otros consejos ambientales que quisiera compartir con nosotros? Nos encantaría escuchar su opinión.

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la EPA desde el 2002 y se desempeña, en la actualidad, como directora asociada interina para educación ambiental. Como periodista, dirigió la oficina en Washington de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales.