Un paso adelante: Protegiendo a los trabajadores agrícolas de Estados Unidos Administradora Gina McCarthy

 

 

Hay más de 2 millones de trabajadores agrícolas en Estados Unidos hoy día. Los trabajadores agrícolas desempeñan un papel esencial en una vigorosa economía estadounidense y ponen alimentos en nuestras mesas. Cada año, entre 1,200 y 1,400 incidentes de exposición a pesticidas se reportan en las granjas, los campos, los viveros o los bosques regidos por el Estándar de Protección del Trabajador.

La propuesta de la EPA busca elevar a los trabajadores agrícolas al mismo nivel de protección de los peligros ambientales y a la salud que otras profesiones han tenido por décadas. Estas actualizaciones ayudarían a proteger a millones de trabajadores agrícolas y a sus familias de la exposición a pesticidas mediante un mejor adiestramiento, un mayor acceso a la información, el mejoramiento de las medidas de seguridad y la modernización de los estándares de cumplimiento. Los beneficios obtenidos por prevenir las enfermedades agudas en los trabajadores agrícolas equivalen de unos $10 millones a unos $15 millones al año.

En esta propuesta se incluyeron revisiones que harían los adiestramientos laborales más frecuentes y de más alta calidad para que así los trabajadores comprendan completamente el conjunto de protecciones que se le brindan.

Además, se revisarían las protecciones básicas de los trabajadores agrícolas que estén obsoletas. Para los pesticidas más peligrosos, se requerirían rótulos de “Prohibida la entrada” para denotar los campos tratados con pesticidas. Ninguna persona de menos de 16 años podría aplicar pesticidas, con la excención de las granjas familiares. Y un área de “amortiguamiento a la entrada prohibida” sería obligatoria alrededor de los campos tratados con pesticidas para escudar a los trabajadores del exceso de rociado y de los gases.

El borrador de esta propuesta es el resultado de más de una década de una amplia contribución que toma en cuenta las preocupaciones de todos. Desde los asociados estatales y locales, la comunidad de trabajadores agrícolas, a los granjeros, ganaderos y agricultores—los reunimos a todos en un proceso abierto y transparente.

Por eso pensamos que también las granjas estarán complacidas con estas revisiones porque estas protegen a los trabajadores a la vez que protegen la productividad agrícola y las tradiciones de las granjas familiares. Por ejemplo, un mantenimiento más vigoroso de los registros de la aplicación específica de los pesticidas y los adiestramientos puede en realidad reducir los costos administrativos. Y no olvidemos los costos asociados con la fuerza laboral enfermiza; es del interés de todos que los trabajadores mantengan un salud de alta calidad. Los cambios propuestos modernizan la norma de una manera que la hace más práctica y más fácil de cumplir por los granjeros y los otros empleados. Y, aún más importante, las granjas familiares continuarán siendo exentas.  

El presidente Obama llamó a la eliminación de estas discrepancias en oportunidades un reto definitivo de nuestra época. El cumplir con este reto significa aire más limpio, agua más limpia, y medio ambientes laborales más seguros y saludables. El sentido de la justicia social está en el corazón de nuestra misión en la EPA de proteger la salud pública—especialmente para las comunidades vulnerables que tienen que bregar con los riesgos asociados con la exposición a pesticidas.

Estas revisiones al Estándar de Protección del Trabajador nos acercarán a la meta de corregir las disparidades y asegurar protecciones que sean fuertes y sensatas para los trabajadores agrícolas, sus familias, y la comunidad agrícola a través de Estados Unidos.

 

Acerca de la autora: Gina McCarthy es la administradora de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA, por sus siglas en inglés)

Editor's Note: The views expressed here are intended to explain EPA policy. They do not change anyone's rights or obligations. You may share this post. However, please do not change the title or the content, or remove EPA’s identity as the author. If you do make substantive changes, please do not attribute the edited title or content to EPA or the author.

EPA's official web site is www.epa.gov. Some links on this page may redirect users from the EPA website to specific content on a non-EPA, third-party site. In doing so, EPA is directing you only to the specific content referenced at the time of publication, not to any other content that may appear on the same webpage or elsewhere on the third-party site, or be added at a later date.

EPA is providing this link for informational purposes only. EPA cannot attest to the accuracy of non-EPA information provided by any third-party sites or any other linked site. EPA does not endorse any non-government websites, companies, internet applications or any policies or information expressed therein.