Skip to content

Los efectos electrónicos versus la naturaleza

2011 November 3

Por Lina Younes

Recientemente, acompañé a mi hija menor al campamento de Girl Scouts. El área del campamento está ubicada en Maryland. Contrario al campamento Schmidt que se encontraba en las cercanías y que está equipado con cabañas y camas literas, éste era un área silvestre donde había que colocar nuestras propias tiendas.

Mi hija estaba muy entusiasmada de ir a su primer campamento. Su excitación comenzó durante el proceso de empacar para esta excursión. ¿Qué nos teníamos que llevar? Esos eran asuntos importantes que teníamos que discutir mientras nos preparábamos. Como sabíamos que dormiríamos en tiendas de campaña, era primordial llevar el saco de dormir. Ella también sabía que necesitaría una linterna y los efectos básicos como cepillos de diente, etc.  Una vez que había empacado lo necesario entonces quería llevar un sinnúmero de efectos electrónicos portátiles. Hasta ahí llegamos.  “Mami, pero qué voy hacer si no puedo dormir?” Era interesante ver cómo no se le había ocurrido disfrutar de los sonidos y aromas nocturnos sin el uso de efectos electrónicos. ¿Acaso nuestros niños están tan desconectados de la naturaleza que no pueden disfrutar de sus alrededores sin tener un juego portátil a la mano?

Por suerte tuvimos buen tiempo.  La noche fue algo fresca, pero agradable. La excursión al campamento fue un éxito.  Las niñas se divirtieron explorando el área, sentadas alrededor de la fogata, comiendo malvaviscos y otras golosinas, Algunas de las niñas temían que durante la noche se toparían con animales silvestres. Algunas esperaban ver osos y lobos.  Las criaturas más temibles que nos encontramos fueron algunas aves, ranas y numerosas arañitas.

Cuando nos despertamos por la mañana, algunas niñas se sorprendieron de descubrir el terreno húmedo fuera de la casa de campana. “¿Por qué está mojado el terreno si no llovió?” “Es el rocío matinal, mi vida.” Fue una gran oportunidad para enseñarles acerca del medio ambiente natural. Ahora no sé quién está más entusiasmada ansiando el próximo campamento—mi  hija o yo.

Acerca de la autora: Lina M. F. Younes ha trabajado en la EPA desde el 2002 Y se desempeña en la actualidad como la enlace de comunicaciones multilingües.  Como periodista, dirigió la oficina en Washington de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales.

Editor's Note: The opinions expressed in Greenversations are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Tags:
8 Responses leave one →
  1. cristian permalink
    November 7, 2011

    me parece una buena experiencia, es una realidad que cada vez los jóvenes están más alejados de la naturaleza, es una lástima en mi opinión, yo soy informático pero me gusta disfrutar mucho de la naturaleza, no hay nada mejor.
    http://tierrasinai.com

  2. Jordi Pons permalink
    November 24, 2011

    Creo que los pequeños detalles son los que llenan la vida de las personas. Esto es vivir la vida: saber disfrutar de los pequeños momentos.

    Jordi Pons
    wwww.barcelonapsicologo.net

  3. Victor permalink
    January 9, 2012

    Una cosa es segura, la naturaleza siempre prevalece contra los avances tecnologicos, nada se puede hacer contra huracanes, maremotos, etc…
    Saludos y gracias por el aporte
    http://multireformashogar.es

  4. eduardo permalink
    February 20, 2012

    estoy de acuerdo con Jordi, hay que saber vivir la vida en los pequeños momentos, además, los pequeños momentos luego son los que a menudo más recordamos y los más importantes, saludos.
    http://exportaconsulting.com

  5. yangel permalink
    March 25, 2012

    Buena info amigos, estoy con ustedes hay que saber vivir cada momento :)

  6. guillermo- franquicias permalink
    March 29, 2012

    Me ha parecido una anecdota preciosa, es muy imoprtante acercar a los jovenes a la naturaleza, en estos tiempo que corren de tecnologia, videojuegos y television. Recuerdo los domingos en el campo jugando con mis primos entre los arboles, haciendo casas con las ramas y demas aventuras que desarrolaba la imaginacion, como dias super felices.
    Guillermo- franquicias

  7. Lina-EPA permalink
    March 29, 2012

    Guillermo,
    Gracias por sus comentarios. Definitivamente la naturaleza nos ofrece infinitas posibilidades para desarrollar nuestra imaginación. Definitivamente son bellos recuerdos.
    Saludos,
    Lina

  8. Lina-EPA permalink
    March 29, 2012

    Definitivamente,
    Saludos,
    Lina

Leave a Reply

Note: You can use basic XHTML in your comments. Your email address will never be published.

Subscribe to this comment feed via RSS