Skip to content

¡A lavarse las manos!

2011 January 6

Por Lina Younes

El invierno comúnmente se denomina como la temporada de los catarros y gripe. Dada las bajas temperaturas, la gente suele pasar más tiempo en entornos interiores donde pueden estar más expuestos a personas que ya tienen catarros. No hay duda que la calidad del aire interior es esencial para nuestra salud. Entonces, ¿cómo podemos prevenir los catarros y la gripe? El mantener distancia de las personas enfermas puede ayudar, pero qué podemos hacer si un familiar cercano está enfermo o si nos topamos con alguien enfermo aunque todavía no da señales te tener un catarro? Bueno, prevenir catarros podría ser más fácil de lo que pensamos. Un buen consejo: ¡lávese las manos frecuentemente!

El lavarse las manos es una de las mejores maneras de evitar la propagación de gérmenes incluyendo aquellos del catarro común. Es importante lavarse las manos antes, durante y después de preparar la comida, así como de comer. También debe lavarse las manos después de toser o estornudar para evitar propagar sus propios gérmenes. Aunque los gel desinfectantes para manos pueden reducir los microbios en algunos casos, la forma tradicional de lavarse las manos con agua y jabón continúa siendo el mejor método de limpieza.

De niña, recuerdo ser muy propensa a los catarros. Aunque no superé totalmente esa condición, he notado que en los pasados años han sido menos frecuentes. ¿Qué he hecho diferentemente? Bueno, después de ir al baño y lavarme las manos, llevo un papel de toalla limpio para abrir las puertas y evitar exposición a algunas superficies duras como picaportes de puertas o los botones del elevador que podrían estar contaminados con los microbios de catarros. Aunque no tengo evidencia científica si esa nueva práctica de lavarme las manos con mayor frecuencia y utilizar el papel toalla es la causa principal, definitivamente he visto los beneficios porque estoy sufriendo menos catarros.

Como los niños pequeños tienden a llevarse las manos y objetos a la boca, el enseñarle a lavarse las manos bien y frecuentemente es una buena medicina preventiva. El lavarse las manos con frecuencia es un buen hábito que aplica a las personas de todas las edades. ¡Que tengan un año saludable!

Sobre la autor: Lina M. F. Younes ha trabajado en la EPA desde el 2002 y está a cargo del Grupo de Trabajo sobre Comunicaciones Multilingües. Como periodista, dirigió la oficina en Washington de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

No comments yet

Leave a Reply

Note: You can use basic XHTML in your comments. Your email address will never be published.

Subscribe to this comment feed via RSS