Skip to content

El miércoles de ciencia: El seminario de la ciencia del aire 40

2010 November 3

Each week we write about the science behind environmental protection. Previous Science Wednesdays.

Autora Maggie Sauerhage

Como promedio, las personas normalmente respiran 15 veces por minuto. Esto equivaldría unas 21,600 respiraciones por día y unas 7,884,400 respiraciones por año. Simplemente de pensarlo me quedo sin aliento.

Recientemente, asistí un seminario en Capitol Hill sobre “La calidad del aire en una clima cambiante: Lo que deparará el futuro para el aire que respiramos”, patrocinado por la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. y la Unión de Geofísica Estadounidense.
El enfoque principal del seminario consistió de las presentaciones de Dr. Darrell Winner de EPA, y Dr. Jonathan Samet, profesor y presidente del Departamento de Medicina Preventiva y director del Instituto de Salud Global de USC. Usualmente las presentaciones sobre los efectos del cambio climático me hacen sentir perpleja e insegura sobre el futuro de nuestro planeta.

Esto fue diferente.

Después que el doctor Winner explicó las consecuencias del cambio climático sobre el ozono- la relación entre ozono y la temperatura, él dijo que la investigación muestra que cuando se cumplen las normas sobre las reducciones de emisiones, la calidad del aire general también mejora.

También, él mencionó los malos efectos de las emisiones del carbón negro. Para combatir este problema, la EPA está uniendo fuerzas con la Alianza Mundial para Estufas Limpias para mejorar la calidad del aire y salud humana en todas partes del planeta. Completó su presentación diciendo que hay gran oportunidades para aminorar la velocidad de cambio climático mientras se mejora la salud pública a nivel mundial.

El doctor Samet ofreció ideas sobre los efectos de la contaminación del aire y cambio climático en la salud humana. Compartió una diapositiva interesante en particular: dos mapas del mundo, uno lado del otro. Un mapa mostraba los países con sus proporciones geográficas delineadas conforme a sus contribuciones a la contaminación del aire y del cambio climático. Los principales contribuyentes, como los Estados Unidos, aparecían con unas dimensiones mayores. Los contribuidores pequeños, como muchos países de África, aparecían encogidos en dimensiones menores. Al lado de ese mapa había un mapa ilustrando aquellos países que eran más vulnerables a los efectos de cambio climático causado por la contaminación del aire.

¡Los países no coinciden: los países que contribuyeron en menor escala al problema de la contaminación global fueron identificado como los más vulnerables!

Los dos hombres ofrecieron sus propias sugerencias sobre las acciones que puedan mejorar la calidad del aire que respiramos y posiblemente limitar los impactos ambientales del cambio climático. Pienso que siguiendo esas sugerencias y mejorando la calidad del aire nos ayudarían a respirar con mayor facilidad.

Para ver las presentaciones del seminario, favor hacer clic aquí.

Sobre la autora: Maggie Sauerhage cursa estudios en la Universidad de Indiana donde se especializa en español. En la actualidad, ella está pasando el semestre trabajando en la Oficina de Investigación y Desarrollo de EPA.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

No comments yet

Leave a Reply

Note: You can use basic XHTML in your comments. Your email address will never be published.

Subscribe to this comment feed via RSS