Deja el auto!

bakeDurante el mes pasado, me puse como meta el reducir mi huella de carbón, lo que me llevó a trabajar con mi primer paso: superar mi dependencia al automóvil.  En la actualidad vivo en San Juan, área metropolitana, donde todo esta tan cerca que en ocasiones el utilizar el auto resulta ridículo.  Antes que nada, le realicé varios arreglos a mi bicicleta y patineta.  Luego empecé a ir a todos lados en ellas: al supermercado, a la farmacia, a la universidad, a conciertos y hasta para estar con mis amigos durante un viernes social.  Solo andaba usando mi auto para ir al trabajo por que la distancia entre el trabajo y mi apartamento es significativa.  Pero luego de analizar la situación, logré identificar que hay otras opciones disponibles, como el programa bici/tren, la cual me da la oportunidad de montar la bicicleta al tren y de esa forma reducir una carrera de aproximadamente 45 minutos a una de 10 minutos de camino al trabajo.  Desafortunadamente, no todo resulta ser fácil.  Acá en Puerto Rico la infraestructura para promover el uso de la bicicleta es casi nula.  Aunque existen muchos ciclistas recreacionales acá, nos queda mucho por aprender en cuanto a promover el uso de la bicicleta como un medio de transporte.  Mientras se tiene una Carta de Derechos del Ciclista local, no es aplicada todo el tiempo.  Los ciclistas, recreacionales o no, somos un gran grupo, y las agencias necesitan proveernos la infraestructura necesaria para garantizar nuestra seguridad.

Todos sabemos que los autos y camiones están entre las fuentes más grandes de contaminación de aire.  Los vehículos emiten aproximadamente un tercio de todos compuestos orgánicos volátiles y la mitad de los óxidos de nitrógeno y otros tóxicos que contribuyen a la pobre calidad del aire.  Estos descargan dióxidos de carbono, un gas de invernadero y conocido contribuidor del cambio climático.

Nuestra agencia ha tomado varios pasos para ayudar a sus empleados a reducir su impacto en el ambiente.  EPA ofrece a sus empleados un Subsidio al Tránsito, el cual es una excelente manera de promover el uso de los medios de transporte en masa.  También distintos programas que le permiten al empleado trabajar en su residencia los cuales limitan los días en que el empleado usa el transporte, reduciendo así nuestra huella de carbón.

Por ahora, me encuentro trabajando para lograr dejar el auto y ser algo independiente del mismo.  Seguiré esforzándome para seguir realizando esto y otros cambios en mi rutina diaria y así reducir mi huella.  Mientras cambio mi vida, estoy mejorando mi salud y contribuyendo a hacer de este mundo uno mejor.

Sobre la autor: Alex Rivera comenzó a trabajar en EPA en el año 2007.  Desde entonces trabaja como ingeniero ambiental para la División de Manejo de Aguas Municipales de la División para la Protección del Ambiente en el Caribe.