Skip to content

Si tiene dudas, échelo a la basura de manera segura—Cuarta parte

2010 May 20

Hace varias semanas, mi hija menor estaba tratando de persuadirme de llevarla a su tienda favorita para comprar unas pulseras o cadenas con “charms” que dicen “mejores amigas” para regalarle a sus amistades al final del año escolar. Llevo algún tiempo posponiendo el viaje simplemente porque sabía que se convertiría en un viaje costoso. A pesar de que la excursión de compras estaría diseñada a visitar una tienda específica para comprar estríctamente los regalitos para sus amigas, sabía que una vez que entráramos por esa puerta mi hija identificaría varios artículos “esenciales” que “tendríamos” que comprar. En otras palabras, el viaje que originalmente debía costar unos $25 podría convertirse en una compra de tres dígitos de valor si la dejo salirse con las suyas.

En este caso, mi inacción tuvo resultados positives. ¿Por qué? Bueno, recientemente vi el blog de la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de los Estados Unidos (CPSC, por sus siglas en inglés) anunciando la retirada del mercado de pulseras con los “charms” que dicen “mejores amigas” del mercado debido a altos niveles de cadmio! A pesar de que yo no estaba planeando ir a la tienda específica que vende las pulseras retiradas del mercado, ahora definitivamente no iba a comprar esos artículos. Como madre, me pregunto qué certeza tengo de que pulseras infantiles similares no tengan el mismo problema de contaminación de cadmio u otros metales tóxicos?!

En febrero, escribí varios blogs sobre este mismo tema—el uso del cadmio y plomo en joyería infantil barata. El problema es que parece que el uso de estos metales tóxicos, aunque ilegal, se está expandiendo a otra joyería para niños que no tiene esa apariencia de “baratijas.” De hecho, algunas de estas prendas para niños lucen bastante atractivas. Es difícil explicarle a un niño que el último grito de la moda es tóxico para su salud.

En fin de cuentas, los consejos son los mismos. El plomo y el cadmio son perjudiciales a la salud infantil. Como los niños se llevan muchas cosas a la boca, no nos podemos gastar el lujo de dejar estos artículos tóxicos a su alrededor. Hay que eliminarlos de su medio ambiente. Monitoree las notificaciones de productos retirados del mercado regularmente. Con mayor concienciación, podemos proteger mejor a nuestros niños.

Sobre la autor: Lina M. F. Younes ha trabajado en la EPA desde el 2002 y está a cargo del Grupo de Trabajo sobre Comunicaciones Multilingües. Como periodista, dirigió la oficina en Washington de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales.

Editor's Note: The opinions expressed here are those of the author. They do not reflect EPA policy, endorsement, or action, and EPA does not verify the accuracy or science of the contents of the blog.

Please share this post. However, please don't change the title or the content. If you do make changes, don't attribute the edited title or content to EPA or the author.

Tags:
No comments yet

Leave a Reply

Note: You can use basic XHTML in your comments. Your email address will never be published.

Subscribe to this comment feed via RSS