Libros infantiles con temas ambientales

Para la gran mayoría de los estudiantes a nivel nacional ya ha pasado la primera parte de sus vacaciones de verano. Juzgando por mis propias hijas, el júbilo generado por las actividades veraniegas ya ha comenzado a desvanecer. Ya no vemos el mismo entusiasmo cuando nos preparamos para ir a la piscina o al parque del vecindario que veíamos en los primeros días del verano.

¿Entonces, qué podemos hacer para mantener los niños entretenidos? La televisión, los juegos de video, las computadoras, el cine, son las opciones más fáciles. He aquí un concepto novel—no es tan innovador cuando uno lo piensa realmente—sin embargo, ¿qué pasaría si empezamos a leer un buen libro? Ese es mi pasatiempo predilecto independientemente de la edad. Como una alfombra mágica, un libro nos permite viajar a cualquier parte del globo en espacio y tiempo. Podemos explorar nuevos mundos, aprender cosas nuevas y vivir nuevas experiencias en el confort del hogar. Es una experiencia única para nuestros hijos.

Me alegra ver un mayor número de libros y materiales educativos disponibles para los niños y jóvenes hoy en día. Además de la literatura infantil clásica, hay numerosos libros con un valor literario y educativo singular. Muchos de estos libros están realmente inculcando valores medioambientales sin proyectar una seriedad didáctica. Por ejemplo, El Lorax, por Dr. Seuss, francamente, es uno con una visión ambientalista muy perceptiva para su época. Publicado en 1971, el libro relata como el progreso desmedido puede diezmar los recursos naturales del planeta si no tomamos los pasos necesarios para proteger a los árboles. También está el libro de Steve Jenkins y Robin Page, Veo un kookaburra (“I see a Kookaburra!”) el cual ayuda a explorar los hábitats de animales indígenas en varias regiones como el sudoeste estadounidense, la selva pluvial de la cuenca del Río Amazonas, las praderas del centro de África y los bosques australianos. Varias series infantiles populares también están explorando temas ambientales como los libros de Charlie y Lola y el reciclaje “Charlie and Lola: We Are Extremely Very Good Recyclers” y los Osos Berenstain que luchan en contra de la contaminación. “The Berenstain Bears Don’t Pollute (Anymore).” Otro libro que me encanta son los cuentos de los coquí Rafi y Rosi que visitan la bahía bioluminiscente de la Parguera en Puerto Rico escrito por la autora e ilustradora puertorriqueña Lulu Delacre.

Mientras navegaba por el ciberespacio buscando actividades educativas para niños, encontré esta bibliografía de literatura infantil con temas ambientales [http://teachers.net/archive/envirobks.html] que quisiera compartir con ustedes. Espero que encuentren algunos de sus favoritos en esta lista y les exhorto a emprender una aventura ambiental. ¡Que se diviertan!

Sobre la autor: Lina M. F. Younes ha trabajado en la EPA desde el 2002 y está a cargo del Grupo de Trabajo sobre Comunicaciones Multilingües. Como periodista, dirigió la oficina en Washington de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales.