El plomo en la cerámica

Siempre me han gustado las cerámicas y vasijas hechas de cristal vidriado. Las vasijas coloridas vendidas por artesanos en mercados en Estados Unidos y el exterior siempre me han atraído. Incluso hay algunas recetas especiales que requieren estas cazuelas de cerámica como las cazuelas de mariscos, por ejemplo, entre otras.

Mientras algunas de estas cerámicas y vajillas se encuentran en muchas cocinas, existe el riesgo de que algunas de estas piezas de cerámica pueden contener un elemento peligroso—el plomo [http://www.epa.gov/espanol/saludhispana/plomo.htm] Sí, el plomo es un metal pesado que tiene efectos de salud dañinos especialmente en los bebés y niños pequeños. El plomo puede ocasionar daño al cerebro y al sistema nervioso en niños pequeños. También ocasiona problemas de comportamiento y aprendizaje y sordera. En adultos, puede ocasionar problemas en el sistema reproductivo o hipertensión. A pesar de que el polvo y pedazos de la pintura vieja a base de plomo son las principales fuentes de exposición, este metal tóxico puede provenir de otras fuentes también. El plomo ocasionalmente se utiliza en el barro terra cotta o el barniz colorido que decora envases de cristal vidriado. Si no se hornea adecuadamente, puede contaminar los alimentos o líquidos contenidos en estas vasijas o cerámicas. Además, como parte del uso y desgaste diario, estas vasijas se pueden descascarar o agrietar lo cual facilitaría el contacto del plomo con los alimentos. Muchos de los alfareros, aún los que trabajan en el exterior, están empezando a tomar mayores medidas de seguridad para eliminar el plomo de los barnices, pero todavía pueden existir riesgos a la salud.

Por lo tanto, no estamos insistiendo en disponer de todas esas cerámicas y vasijas del tiempo de nuestras abuelas o que compramos en el extranjero. [http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?artid=1247400] Sin embargo, recomendamos que no utilice estas cazuelas para cocinar ni guardar alimentos. Sólo utilícelos para propósitos decorativos.

Si usted vive en una residencia construida antes de 1978 cuando el gobierno federal prohibió el uso de la pintura a ase de plomo en residencias privadas o si usted teme otras vías de exposición, usted puede pedirle a su médico que le haga la prueba de sangre para el plomo para calmar su preocupación. El envenenamiento por plomo en niños se puede prevenir. [http://www.cdc.gov/nceh/lead/spanish/sp_plomo.htm] Una prueba de sangre es el primer paso.

Sobre la autor: Lina M. F. Younes ha trabajado en la EPA desde el 2002 y está a cargo del Grupo de Trabajo sobre Comunicaciones Multilingües. Como periodista, dirigió la oficina en Washington de dos periódicos puertorriqueños y ha laborado en varias agencias gubernamentales.