Pintura y Niños: Una mezcla peligrosa

Sobre la autor: Brenda Reyes Tomassini se unió a la EPA en el 2002. Labora como especialista de relaciones públicas en la oficina de EPA en San Juan, Puerto Rico donde también maneja asuntos comunitarios para la División de Protección Ambiental del Caribe.

Es tiempo de pintar la casa, una tarea no muy fácil. Mientras discutía con mi esposo la posibilidad de contratar los servicios de un pintor para que pinte la parte exterior de la casa, mientras nosotros pintamos el interior, nos percatamos que esta vez tenemos que tomar en consideración a nuestro hijo de 3 años. La casa había sido pintada previamente en el 2005, al poco tiempo de su nacimiento, pero nosotros no vivíamos en la residencia ya que se encontraba en proceso de remodelación. Nuestro hijo es asmático y los olores fuertes agravan su condición al irritar sus vías respiratorias. La pintura y productos relacionados liberan al aire emisiones tóxicas aún años después de aplicarlas. Estas emisiones provienen de una variedad de compuestos orgánicos volátiles (VOC’s) que son producto de solventes a base de petróleo. La exposición a estos VOC pueden provocar un ataque de asma al igual que irritación de ojos, nariz y garganta, problemas respiratorios, nausea, reacciones alérgicas en la piel y mareos, entre otros síntomas. Como es de suponer, pintar nuestra casa conllevará mucha planificación, entre ellas una mudanza temporera.

Los estudios de EPA indican que cuando las personas utilizan y almacenan productos que contienen sustancias químicas orgánicas pueden exponerse a ellas y a otros altos niveles de contaminantes. Estas concentraciones elevadas pueden persistir en el aire una vez la actividad haya sido completada y deteriorar la calidad del aire interior.

Debido a nuestras preocupaciones, decidí iniciar una búsqueda en Internet sobre nuestras alternativas para pintar la casa sin afectar la salud de nuestro hijo. Esta es una lista de las sugerencias que encontré en varias páginas electrónicas, incluyendo la de EPA

  • Utilice pintura baja en VOC o que no contenga VOC. Estas son una excelente alternativa para las paredes interiores.
  • Mantener ventilación apropiada a la hora de pintar
  • Lea las etiquetas ya que estas están diseñadas para evitar el riesgo por exposición inadecuada.
  • Comprar pocas cantidades puede ahorrar algo más que dinero. Al comprar sólo lo que necesitamos no tenemos que preocuparnos por los gases tóxicos que estas pinturas puedan emitir al estar almacenadas. Los gases pueden escaparse inclusive en envases cerrados.
  • Al utilizar el equipo adecuado–incluyendo mascarillas–en cualquier proyecto casero podemos reducir nuestra exposición a sustancias tóxicas mientras completamos nuestras tareas

Así que antes que comience a mezclar esa pintura, tome las medidas adecuadas y proteja a su familia.